Entrenan para “lo impensable” en una escuela de Las Vegas

Una espeluznante nube de humo verde estalló cerca de un automóvil la madrugada del miércoles en el estacionamiento de Shadow Ridge High School, obligando a salir al oficial de policía cuando los bomberos acudieron para apagarlo.

Luego, el crujido de los disparos sonó desde el interior de la escuela.

El frenesí resultante de la actividad policial formó parte de un ejercicio de entrenamiento masivo destinado a asegurar que el Departamento de la Policía Metropolitana (LVMPD) y otras agencias encargadas de hacer cumplir la ley estén preparados para lo que podría haber sido llamado “lo impensable” en un tiempo más simple.

El departamento frecuentemente realiza tales simulacros de “tirador activo”, y las escuelas a menudo se utilizan para el entrenamiento, ya que normalmente son instalaciones extensas que requieren tiempo y una cuidadosa atención para buscar y despejar.

Pero el simulacro en Shadow Ridge adquirió una relevancia especial en un año que ha visto 22 tiroteos escolares hasta ahora, reconoció el alguacil del condado de Clark, Joe Lombardo.

“Entonces, ¿es una coincidencia que estemos en el estacionamiento de una escuela haciendo un ejercicio de manejo de emergencias? En algunos aspectos lo es, en otros no”, dijo.

Uno de los entrenamientos más grandes

El ejercicio del miércoles fue uno de los entrenamientos más importantes que la Policía Metropolitana ha llevado a cabo con otras agencias de aplicación de la ley, con la participación de los departamentos de bomberos de Henderson y North Las Vegas, el FBI, el Condado de Clark, Las Vegas y las compañías de ambulancias. Los funcionarios de LVMPD no pudieron confirmar de inmediato cuántos elementos o primeros auxilios participaron.

Los que sí lo hicieron no fueron informados de antemano de los detalles del escenario, pero luego se explicó que el ataque imaginario involucró a dos tiradores, uno con barricadas en el teatro de la escuela y el otro en la biblioteca. En un momento dado, la persona que jugaba al tirador en el teatro se subió al techo y tiró disparos falsos hacia los miembros de los medios reunidos en el estacionamiento y luego hacia un helicóptero de la policía que pasaba sobre sus cabezas.

Desde el punto de vista de los reporteros en el estacionamiento, la respuesta parecía bastante eficiente.

El oficial del campus entró en acción tan pronto como el estallido inicial de disparos disminuyó, corriendo de regreso a la escuela desde donde estaba el fuego para enfrentar la amenaza a medida que llegaban más vehículos policiales. Esos oficiales también se formaron rápidamente en equipos de ataque y se dirigieron a la escuela.

Mientras lo hacían, algunos estudiantes que se ofrecieron como voluntarios para participar en el ejercicio, corrían saliendo del edificio, unos con manchas de sangre falsas o cojeando.

Los oficiales que fueron entrenados primero para enfrentar la amenaza pasaron junto a ellos, aunque otros dieron unas palmaditas a algunos de los estudiantes o registraron sus mochilas cuando salieron.

Falso pero atemorizante al mismo tiempo

Amanda Davis, una joven de 16 años que acaba de terminar su segundo año en Faith Lutheran, confesó que pensó que sería divertido participar en el simulacro. Pero pese a que sabía que era un ejercicio, los disparos sonaban terriblemente reales cuando ella y sus amigos corrieron de la cafetería a la entrada principal de la escuela.

“Fue bastante ruidoso, y se hizo eco en las paredes de ladrillo”, detalló.

El campus Faith Lutheran está abierto y Davis mencionó que ha pensado en lo fácil que podría ser para un asaltante ingresar a la escuela. Pero dijo que tener guardias de seguridad en su campus ayudó a calmar sus temores.

El entrenamiento, que comenzó alrededor de las 10 a.m., concluyó a las 11 a.m., aunque los técnicos de emergencias médicas siguieron ayudando a los estudiantes a interpretar a los “heridos” y los agentes llevaron a los “muertos”, que eran muñecos, fuera del edificio.

En un tiroteo real, la escuela habría estado cerrada todo el día para que la policía pudiera controlar metódicamente el área en busca de otras posibles amenazas y asegurarse de que nadie se escondiera en el edificio. Luego vendría el largo proceso de recopilación de pruebas. Los tiroteos escolares más recientes han resultado en que las escuelas estén cerradas por al menos una semana.

En cambio, las agencias participantes debían mantener una “discusión caliente” para revisar lo que presenciaron y discutir qué podría mejorarse, indicó el subjefe del Departamento de Bomberos del Condado de Clark, John Steinbeck, quien también se desempeña como gerente de emergencias del condado.

En última instancia, se producirá un informe en profundidad que ayudará a informar las capacitaciones futuras, afirmó.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like