“Es mejor educar sin gritos”: Regina Salinas

“Ahora que escuché lo que dijo la señora Regina pensé que hubiera querido saber eso cuando eduqué a mis hijos que ya son grandes. Pero soy abuela y creo que todavía puedo ayudar con mis nietos”. Así se expresó Catalina Martínez al final de la conferencia “Educar sin gritos”, ofrecida por Regina Salinas, directora del “Colegio para Padres Saber Decirlo”, el 3 de mayo.

“Si recordamos cómo nos educaron, con las costumbres de México, fue con gritos y castigos. Pero ya es otra época y vivimos en otro país. No podemos seguir con lo de antes, como acabamos de escuchar”, dijo Martínez en plática con El Tiempo.

Por su parte Sery Arévalo, quien es madre primeriza con un bebé de 14 meses comentó a este semanario que la educación que tuvo con sus padres no fue la adecuada y no le gustaría repetir eso con su hijo. “Me interesa mucho lo dicho en esta conferencia porque tengo la responsabilidad de educar a mi hijo de la mejor manera. Me interesa mucho cómo aprender a controlarme para no gritar cuando mi hijo hace berrinches”.

Al contrario de Martínez, Siry parece estar a tiempo de aprender y poner en práctica la “Educación sin gritos” delineada por Regina Salinas momentos antes en su conferencia.

Resulta muy curioso –afirmó Salinas- ver que para muchas cosas la gente tiene que prepararse, capacitarse y hasta pasar pruebas para tener un empleo, una licencia, pero no para tener y educar hijos.

“Vivimos una época en la que las tabletas y los celulares parecen tener más importancia que los mismos padres en la educación de los hijos –afirmó Salinas—. Ser padre es una gran responsabilidad, muy bonita pero muy difícil también. Entonces nosotros lo que hacemos es ayudar a que se entienda que sí se puede educar bien. Primero desaprender lo malo que se tiene y luego obtener el conocimiento y las herramientas para educar bien”.

La educación empieza en casa –siguió hablando Salinas—entonces por qué no prepararse para ello y sobre todo pensando que sin gritos es mejor.

“Los padres se quejan que los niños no obedecen, son indisciplinados, mentirosos, etcétera. Les decimos que seguramente la reacción de ellos es imponerse con gritos, a lo que contestan que sí, por desesperación. Ahí está el punto, resaltó Salinas. ¿Cómo se puede resolver una situación cuando no se sabe abordarla, cuando no se sabe qué hacer, cuando no hay confianza ni los hijos escuchan?”

El primer paso es darse cuenta de lo que no ha funcionado y decidirse a cambiar, a mejorar. ¿Cómo saber que algo no funciona bien en la educación de los hijos? Pues con los problemas que no se resuelven; cuando con celular y tableta se aislan en la misma casa.

Al final lo que se busca es la felicidad de la familia, entonces todo lo que se haga para conseguirla valdrá la pena, concluyó Salinas quien se especializa en pedagogía y comunicación con experiencia de treinta años. Para contacto: saberdecirlo.com

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like