Escuela de Nevada resulta en recuerdos de cuando solo eran un solo salón de clases

GABBS – Dos adolescentes han entablado una amistad que podría tener lugar en solamente unas pocas escuelas en el oeste de Estados Unidos.

Dave Jim es un boxeador de 15 años de edad, un chico de pecho alto, que pronto se convertirá en un estudiante de onceavo grado y pesa 220 libras. Su mejor amigo Devin Gaither es un valiente de 13 años que apenas inclina la balanza a las 110 libras.

Tanto los productos de las familias rancheras locales, como los niños se sientan uno junto al otro en esta pequeña escuela rural, ubicada en el extremo norte del condado de Nye, a lo largo de un tramo desolado de la ruta estatal 361.

Gaither, por su parte, está sorprendido por su cercanía.

“Es bueno tener un amigo como Dave”, dijo. “Si fuéramos a una escuela normal, probablemente sería uno de los niños que sería malo conmigo”.

Pero la Escuela Gabbs no es regular, ni remotamente. Es uno de los pocos entornos académicos en Nevada con un método de enseñanza inusual: Jim y Gaither se encuentran entre una docena de estudiantes entre el séptimo y el doceavo grado con un solo instructor, en este caso el veterano retirado de la Fuerza Aérea y convertido en educador Tom Lyman. Al final del pasillo, otro maestro enseña a los estudiantes de kínder a sexto grado.

El nuevo año escolar comienza el 13 de agosto, y la compra de ropa y suministros nuevos suele ser un desafío para los residentes de Gabbs. Para Crystal Howell, quien tiene tres hijos que asisten a la escuela, significa poner rumbo a la carretera: ella y su familia deben hacer un viaje redondo de 320 millas a Reno, no solo para encontrar los últimos estilos, sino para todo.

“Son muchos viajes”, afirmó. “Así que tomamos un día para hacer todo eso”.

Y los viajes por carretera no se detienen allí. “Una vez que comienza la temporada de baloncesto”, dijo Jim, “tenemos que recorrer un largo camino solo para encontrar tennis”.

Summers invirtió en una ciudad aislada en el interior del centro de Nevada, sin centros comerciales o cines, lo que significa que el aburrimiento es una constante.

Para Timothy Howell, un joven de 14 años que ingresa al décimo grado, agosto no pudo llegar lo suficientemente rápido. “Te cansas de andar en bicicleta”, dijo.

Eso está bien con su madre. “La ventaja es que no hay muchas chicas en la ciudad, así que no tengo que preocuparme por eso”, detalló Crystal Howell.

Retroceso a una era anterior

El acuerdo educativo en Gabbs es un primo cercano a las escuelas de una habitación donde generaciones de pioneros de Nevada recibieron su educación.

La disminución de la población en las comunidades rurales y mineras de Nevada genera que no siempre haya suficientes estudiantes para completar cada grado. Eso ha dado lugar a lo que se conoce como escuelas rurales remotas.

“Pese a que las poblaciones caen en estas comunidades rurales, tenemos que evolucionar y mantener el ritmo”, señaló el Superintendente de Escuelas del Condado de Humboldt, Dave Jensen, quien supervisa un puñado de tales escuelas en el estado. “Tenemos que asegurarnos de que nuestros niños, incluso en los lugares más remotos, estén expuestos a una educación del siglo XXI”.

Para los estudiantes, eso significa tomar cursos a través de Internet, pasar sus días mirando a la pantalla de una computadora. Su aula se asemeja a una colección de estudiantes tomando clases en hogar que se han reunido en un solo lugar.

El superintendente escolar del condado de Nye, Dale Norton, puntualizó que la escuela Gabbs está haciendo su trabajo. “Los padres dijeron que querían que sus hijos se graduaran allí mismo en la ciudad”, dijo. “No los querían en un autobús durante una hora y 40 minutos a otra escuela secundaria”.

Hay inconvenientes en una educación tan sencilla: no hay baile, no hay pasillos llenos de adolescentes, ni juegos de fútbol los viernes por la noche ni clases de arte o música.

‘Puedo ser yo mismo’

Pero eso se adapta bien a algunos estudiantes rurales.

“No soy bueno con extraños, no soy exactamente locuaz”, afirmó J.J. Thompson, de 16 años quien está tomando algunos cursos de nivel universitario. “En la escuela regular, tienes que ser sociable, lo que me gusta de mi escuela es que conozco a todos. Puedo ser yo mismo y somos más que compañeros de clase, somos familia.”

Su padre, Jim McKinnon, se graduó de la Escuela Secundaria Gabbs en 1997 en la clase de 10 y ahora trabaja como custodio de la escuela. (Su esposa, Crystal Howell, es la asistente de Lyman).

McKinnon asistió a una escuela secundaria regular con todos los deportes principales. Ahora él y su esposa deben llenar los vacíos para asegurarse de que J.J., el mayor de tres hijos, tenga la vida normal de un adolescente. Lo llevan a bailes en la escuela secundaria en Tonopah. “Como padres, tienes que intervenir”, aseguró.

Le gusta la configuración en Gabbs. “Esta escuela es lo que tú haces de ella”, expresó. “Si quieres tener éxito, es la configuración perfecta. Los niños que no se motivan a sí mismos se pierden en las grandes escuelas. Pero no aquí. En Gabbs, los maestros están aquí para empujarte”.

El aula puede ser caótica. Todos los días, Lyman, vestido con camisa y corbata, lanza una andanada de preguntas. “Tengo una docena de estudiantes, cada uno tomando un curso diferente, así que estoy lidiando con matemáticas de séptimo grado, gramática de octavo grado y gobierno de 12° grado”, explicó. “La geometría no es mi fuerte, así que termino tomando cursos así junto con muchos estudiantes”.

Soldados de la ciudad

Gabbs, llamado así por el paleontólogo William Gabb, se fundó a principios de la década de 1940 cuando las minas locales competían para satisfacer la demanda de combustible de magnesio de la Segunda Guerra Mundial. En 1943, Gabbs se convirtió en un municipio con una población de 426 y contó con una biblioteca, un ayuntamiento, varios parques y un periódico local. Se incorporó como ciudad en 1955.

En la década de 1980, la población alcanzó su pico de casi mil 600, gracias a la afluencia de trabajadores mineros. En ese momento, las escuelas primarias, intermedias y secundarias atraían a 175 estudiantes, y algunas clases presentaban casi dos docenas de graduados.

Entonces la economía minera colapsó. En 2001, la población de Gabbs cayó por debajo del nivel necesario para mantener su estado incorporado. A medida que las personas se mudaron, las escuelas intermedias y secundarias cerraron y las secciones de la escuela secundaria clausuraron.

Hoy, 150 personas residen en Gabbs, que ofrece un bar, una tienda de conveniencia, una estación de servicio y un motel. La clase de graduación de la escuela en el 2015 presentó a cuatro estudiantes. La clase 2016 tuvo dos, y en 2017 y 2018, cada clase que se graduó tuvo solo una. Cuando Lyman comenzó en la escuela en 2011, recién llegado a obtener su título de maestro, la escuela secundaria tenía cuatro maestros y la escuela primaria tres. Ahora están en una sola pieza, con un asistente para ayudar.

“Esta aula podría abrumar a un maestro de 23 años recién salido de la universidad”, señaló Lyman. “Pero soy un viejestorio que ha visto un poco del mundo. Aún así, no doy mucha enseñanza per se, solo los ayudo a entender lo que hay en las pantallas de las computadoras”.

Una mañana de la primavera pasada, el grupo K-6 se reunió con los estudiantes mayores en el pasillo frente a la oficina para recitar el Juramento a la Bandera. Mientras un asistente ayudó a enrollar la bandera, los estudiantes cantaron la canción estatal, “Home Means Nevada”, que comienza, “Salida en la tierra del sol poniente / Donde el viento sopla salvaje y libre / Hay un lugar encantador, solo el único / Eso significa hogar dulce hogar para mí”.

Luego, los estudiantes de secundaria volvieron a entrar en su salón de clases, más allá de un letrero en la pared que se remonta a los días anteriores: “Prohibidos los teléfonos celulares: cualquier dispositivo que sea visible se considera en uso”.

Pero los tiempos han cambiado. “Simplemente nunca lo quité”, agregó Lyman sobre el letrero. Las nuevas reglas prohíben enviar mensajes de texto a las redes sociales, pero permiten que los estudiantes escuchen música a través de auriculares una vez que terminen sus clases.

Enseñando independencia

Lyman camina en una línea muy fina con su estrategia disciplinaria.

Con un GPA promedio de 3.1, la mayoría de sus estudiantes se desempeñan en niveles superiores a los de sus pares estatales. Cada uno debe completar varias lecciones al día, los objetivos se dividen en sesiones de mañana y tarde. Si no obtienen una calificación C, deben repetir la clase. Debido a que trabajan independientemente, algunos terminan sus lecciones temprano.

“Estoy tratando de enseñarles la independencia”, aseguró. “Y sé que si hubiera demasiadas reglas, se rebelarían, los estudiantes dirán, ‘He hecho mi trabajo ¿por qué no puedo hablar? Y diría, ‘Bien, pero con voz baja.’ Está funcionando bien, los niños están muy bien. Así que dejo las cosas pasar, mientras no se pongan muy locas”.

Con dinero del distrito, Lyman compró incentivos tales como un telescopio para observar las estrellas fuera de horas escolares y un sistema de videojuegos Xbox para estudiantes con tiempo libre. Pagó muchos juegos de su propio bolsillo. Dos veces al día, los estudiantes hacen una pausa para una sesión de gimnasio de media hora para jugar baloncesto y desahogarse.

En esta clase, no hay pases de pasillo. Los estudiantes se mueven libremente. Si tienen que usar el baño, simplemente se levantan y se van. Pero Lyman a veces tiene que establecer la ley.

“¡Hey chicos, nada de papas fritas!”, vociferó este día en respuesta al sonido de las envolturas de bocadillos. “Guárdenlos, y no me refiero a en su boca”.

Después de un descanso en el gimnasio, el estudiante de primer año Louis Afraid-of-Hawk, un indio americano de 15 años, tomó asiento en una computadora de estudio en la sala de juegos Xbox.

“Rregresa acá”, le ordenó Lyman.

“Nah, voy a trabajar desde aquí”.

“No”, respondió el maestro con paciencia, “debes volver al aula”.

De vuelta en la habitación, Christa Gentry, de 16 años, levantó la mano.

“¿Señor Lyman?” preguntó. “He cambiado de opinion, necesito su ayuda”.

Gentry es una de las dos chicas de la clase. Hace un año, jugó en el equipo de básquetbol de junior varsity, las Gabbs Tarántulas. Ella es segura de sí misma: “No fui muy buena anotadora, yo era más como un muro para los contrincantes”.

Lyman se inclinó sobre su computadora y la asistió a través de algunas preguntas científicas. Más tarde, Gentry le dijo: “Odio la biología”.

“Ya lo tienes todo hecho de todos modos”, le respondió.

Gaither es el estudiante más joven aquí. Con su sombrero de vaquero a un lado, apoya sus botas en un escritorio y escucha música en su teléfono, todavía vestido con su chaqueta de trabajo Carhartt. Detrás de él, en la pared, cuelgan carteles de un esqueleto humano y fases de la luna.

Él ha hecho su tarea escolar. Ahora es el momento de ser un adolescente. Cuando termine la clase, montará su minibike a una milla hacia su rancho cercano.

Tal vez salga con su mejor amigo, Jim, es un vínculo poco probable que podría no ocurrir en ningún otro lugar, sino en una escuela rural en una remota ciudad de Nevada como Gabbs.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like