37°F
weather icon Clear

¿Estantes vacíos otra vez? Ómicron ataca a las tiendas de Las Vegas

Los estantes de muchas tiendas del valle de Las Vegas y de todo el país pueden parecer vacíos con más frecuencia de lo habitual, eso gracias a que la oleada más reciente de COVID-19 está perturbando las operaciones de los principales minoristas.

Los compradores pueden ver menos opciones de queso crema, medicamentos para resfriados, carne y una serie de otros productos que no están a la venta en sus niveles habituales o tienen pocas existencias. Las interrupciones de la cadena de suministro que se producen en múltiples puntos de la línea logística están detrás del problema, dicen los responsables del sector.

Es algo que Brian Nelson, de 77 años y residente en Las Vegas, dijo haber notado en el último mes.

“He notado muchas estanterías vacías o semivacías, y he tenido que cambiar una marca de comida para perros”, dijo mientras compraba el jueves en un Smith’s del centro de Las Vegas. “Hay que cambiar de plan de vez en cuando. Si no hay Aquafina, está Dasani. A veces es peor que otras, pero no ha sido realmente problemático para mí”.

Las interrupciones en la cadena de suministro pueden empezar tan pronto como en el cierre de plantas de fabricantes en el extranjero, dijo Bryan Wachter, portavoz de la Asociación de Minoristas de Nevada. La escasez de mano de obra, los efectos del clima invernal en algunas partes del país y el hecho de que los propios trabajadores de las tiendas hayan contraído el virus han contribuido a los “cortes intermitentes” de los productos.

“Todo ello está provocando pequeños cortes de productos puntuales”, dijo Wachter. “Hay productos en las estanterías. Estamos recibiendo productos todos los días. Puede que tu marca favorita esté agotada, que tus variedades favoritas estén agotadas, pero confiamos en que aún podrás encontrar lo que necesitas en la estantería si puedes ser flexible en esos puntos clave”.

La mano de obra es un factor clave en las interrupciones, según la asociación comercial National Grocers Association. El portavoz de la asociación, Jim Dudlicek, dijo que una encuesta reciente entre los miembros del grupo mostró que algunas tiendas estaban operando con menos de la mitad de los niveles normales de personal durante la última ola.

La asociación quiere aliviar el problema consiguiendo prioridad para los suministros de pruebas del gobierno estatal y federal, y más flexibilidad frente a cualquier “mandato oneroso” en un área concreta, escribió Dudlicek en un correo electrónico.

A lo largo del año pasado se produjeron desabastecimientos de productos en todos los sectores por motivos similares. Además, la mayoría de las tiendas están abastecidas y reciben nuevos envíos de forma constante. Pero sigue siendo un obstáculo que algunas grandes cadenas de supermercados pensaban que ya habrían superado. En Estados Unidos, las tiendas de abarrotes suelen tener un 10 por ciento o menos de productos agotados en cualquier momento, según informó The Associated Press. La tasa de falta de existencias es ahora de alrededor del 15 por ciento.

El martes, en una declaración de ingresos del tercer trimestre, el director general de Albertsons, Vivek Sankaran, dijo que la empresa esperaba tener menos problemas de abastecimiento para este trimestre, pero el aumento más reciente solo ha agravado el problema.

“Ómicron ha provocado algo de eso”, dijo Sankaran en la declaración. “Así que hay más problemas de suministro, y esperaríamos más problemas de suministro en las próximas cuatro a seis semanas”.

Para algunos, los cortes son frustrantes. El jueves, mientras compraban en Smith’s, Nikkie Glickman y Donna Kraft, residentes de Las Vegas, dijeron que no podían encontrar agua destilada, utilizada para una máquina de CPAP, ni una marca especial de comida para gatos que necesitaban para sus gatos sin pelo. Han notado la escasez de existencias en varias tiendas desde la época de Navidad, dijeron.

“Cuando encuentras lo que necesitas, tienes que abastecerte porque puede que no esté allí mañana”, dijo Kraft.

Aun así, los responsables de los comercios minoristas instan a los compradores a no entrar en pánico y aumentar artificialmente la escasez, como en la primavera de 2020.

“Mientras todos compremos cantidades razonables de cosas que vayamos a utilizar en la próxima semana, sabemos que habrá más entregas mañana y más artículos en las estanterías cada día”, dijo Wachter. “La forma de aliviar (los problemas) es no cambiar nuestros hábitos de compra. Podemos evitar esas ausencias a gran escala que experimentamos al principio de la pandemia”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
 
Mejoró el turismo en Las Vegas en 2021, pero no al nivel prepandémico

El turismo a Las Vegas mejoró en 2021, pero siguió siendo inferior a las cifras previas a la pandemia de 2019, según informó el jueves la Autoridad de Convenciones y Visitantes de Las Vegas.

The Center tiene previsto ofrecer servicios de atención a la salud en Las Vegas

La reciente contratación de una ejecutiva en The Center, una organización sin ánimo de lucro que presta servicios a la comunidad LGBTQ+, forma parte de un plan más amplio para ampliar significativamente sus servicios de salud en el centro de Las Vegas.

 
La junta del CCSD nombra a una miembro al grupo de reorganización de Nevada

La Junta Escolar del Condado Clark decidió el jueves por la noche nombrar a una administradora para un subcomité estatal que está estudiando el cumplimiento de la ley de reorganización de los distritos escolares.

Buscarán profesores de emergencia con títulos de preparatoria

El Estado estudiará de nuevo la posibilidad de permitir a los distritos escolares de los Condados Clark y Washoe contratar a profesores sustitutos de emergencia que solo tengan un título de preparatoria.

“Lo peor de la ola de ómicron ya pasó”

Tras una semana de descensos en las principales métricas del COVID-19, una funcionaria de salud pública dijo el jueves que la actual oleada de ómicron ha alcanzado su punto máximo en el Condado Clark.

La fe atraviesa los muros de la prisión

La pandemia ocasionada por el coronavirus (COVID-19) cerró el acceso a la mayoría de las prisiones de EE.UU., incluido el Centro Correccional de Lovelock, localizado en Lovelock (Nevada), donde Joe Arcero se ofrece como voluntario con un grupo de ministros testigos de Jehová. Sin previo aviso, los reclusos fueron privados de un sólido programa de educación bíblica que incluía discursos semanales basados en la Biblia, discusiones con la audiencia, cursos bíblicos individuales y presentaciones en video.