Ex empleada del Distrito de Agua de Las Vegas se declara culpable por fraude de 6.7 MDD

Una ex empleada del Distrito de Agua del Valle de Las Vegas se declaró culpable el martes de fraude postal y evasión fiscal en un plan para robar y vender más de 6.7 mdd en cartuchos de tinta y tóner de la empresa pública.

Jennifer J. McCain-Bray, de 43 años, de Las Vegas, se declaró culpable ante el Juez de Distrito Kent Dawson por un cargo de fraude de correo y un cargo por presentar una declaración de impuestos falsa, según un comunicado de prensa de la oficina del Fiscal de Estados Unidos, Dayle Elieson.

La sentencia se fijó para el 29 de enero.

La pena máxima por fraude postal es de 20 años en prisión y una multa de $250 mil, y la pena máxima por presentar una declaración de impuestos falsa es de tres años de prisión y una multa de $250 mil. McCain-Bray también enfrenta una sentencia penal de dinero por decomiso de $6 millones 715 mil 531, según el comunicado.

Como parte de su acuerdo por escrito, McCain-Bray admitió que entre enero de 2007 y diciembre de 2015 gastó los fondos del distrito en tinta y cartuchos de tóner y luego los envió a un comprador en Nueva Jersey a cambio de “dinero y otras cosas de valor”.

Los registros financieros indican que usó los fondos del fraude para gastos personales y compras, incluidas remodelaciones y mejoras para el hogar, viajes, regalos a familiares y amigos y otros gastos de estilo de vida.

Otros $2.3 millones no fueron declarados

Entre 2011 y 2015, ganó más de $2.3 millones que nunca declaró como ingresos en sus declaraciones de impuestos, según muestran los documentos del tribunal.

McCain-Bray fue contratada por el distrito de agua como asistente de oficina en el departamento de ingeniería en 2001 y se unió al departamento de compras como asistente en 2004. Una empleada muy conocida en la oficina como JJ, fue promovida a analista de compras en octubre 2007, un trabajo que pagaba $97 mil 880 al año e involucraba tratar con vendedores y comprar suministros y materiales para la empresa de agua más grande del valle.

Según los funcionarios del distrito, McCain-Bray compró y vendió fraudulentamente “fácil” decenas de miles de cartuchos de tinta y tóner, utilizando el sistema de correo de la empresa de servicios públicos para enviar cajas de ellos a una compañía aparentemente falsa de Nueva Jersey llamada Symm Distributors Inc.

La operación comenzó a desmoronarse en diciembre de 2015, después de que un compañero de trabajo informó una actividad sospechosa y el distrito recuperó una caja de tóner dirigida a Symm Distributors pero destinada a una residencia en Carteret, Nueva Jersey.

“A lo largo de este proceso, hemos cooperado con el FBI, brindando acceso total y completo a toda la información que tenemos”, indicó el martes el portavoz del distrito de agua, Bronson Mack, en un correo electrónico. “El distrito ha seguido y sigue buscando todas las vías disponibles para recuperar todos los activos que se perdieron como resultado de las compras fraudulentas”.

Los funcionarios del distrito explicaron que estaban en el proceso de despedir a McCain-Bray cuando ella renunció el 16 de diciembre de 2015, 13 días después de que afirmaran que admitió “compras fraudulentas que resultaron en ganancias personales”.

Otros tres trabajadores relacionados

El gerente de compras del distrito, el supervisor contable y uno de sus analistas financieros fueron puestos en licencia pagada por no haber notado el esquema. Todos dejaron la agencia pública a principios de 2016 antes de que pudieran ser despedidos.

Los funcionarios del distrito se han negado a identificar a los tres, pero comentaron que no había pruebas que los relacionaran, ni a ningún otro empleado actual o anterior del distrito, con el fraude.

Desde entonces, Mack aseveró que el distrito ha realizado “cambios significativos en sus procesos de compra de suministros de oficina que están diseñados para evitar cualquier repetición de tal actividad fraudulenta”.

Incluyen una mayor información y documentación, nuevas reglas que requieren la aprobación de un supervisor para todas las compras de suministros de oficina y el uso de un almacén central donde se deben enviar todos los envíos para su verificación y distribución.

Cuando se conoció el crimen en primavera de 2016, McCain-Bray estaba trabajando en el departamento de compras de la UNLV, pero poco después abandonó la universidad.

En ese momento, los funcionarios universitarios se negaron a decir si ella renunció o fue despedida.

Nadie más ha sido acusado en relación con el caso.

Según el comunicado de los fiscales federales, el caso todavía está siendo investigado por el FBI y el IRS.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like