Falta de acuerdos legislattivos afectarían a niños con autismo

Durante una sesión legislativa en el edificio Grant Sawyer, los miembros del Comité Legislativo de Cuidados de Salud de Nevada escucharon las peticiones de la comunidad en torno a las nuevas regulaciones que se implementarán, ya que Medicaid ofrecerá fondos para el tratamiento del autismo, sustituyendo a ATAP. Esta sesión se realizó simultáneamente en la capital Carson City y se enlazó a Las Vegas vía audiovisual.

Al respecto, la presidenta de la organización Azul Blue, Olivia Espinoza declaró que, “Tenemos mucha suerte de que en Nevada tengamos la cobertura de ‘Applied Behavior Analysis’ (ABA). Sin embargo, no estamos de acuerdo con muchos de los puntos que se han dado. Hay regulaciones que quieren hacer, las cuales afectarían a muchas de las familias que ya tienen ese sistema en sus casas. Definitivamente creemos que tendrían que modificar algunos aspectos y en eso estamos trabajando; desde luego nosotros como padres pensamos en lo mejor para nuestros hijos”.

Espinoza aseveró que actualmente muchos niños con autismo reciben fondos por parte de la agencia ATAP para poder costear sus terapias. Sin embargo, las nuevas regulaciones que planean hacer las autoridades gubernamentales consisten en que ahora el programa Medicaid ofrezca ese apoyo. Situación que no es del agrado de la gran mayoría de los padres de niños autistas ya que posiblemente muchos infantes tengan que detener su tratamiento.

“Esa es la confusión, ATAP no solamente sigue siendo agencia y proveyendo los servicios, sino que ahora se convierte en un proveedor para las familias, una opción para tomarlos como los consultores de esta terapia. Hay muchas cosas que pedir, en primera ATAP, necesitamos que sean parciales, que a todos les den la misma información porque he notado que no lo están haciendo así”, expresó la presidenta de Azul Blue.

Uno de los principales problemas con estas modificaciones es que diversas clínicas que atienden a niños autistas están decidiendo no trabajar con el programa Medicaid. Esta situación implicará quienes han recibido su tratamiento en estos lugares deban buscar otras alternativas y en la mayoría de los casos quedar en lista de espera.

Además de ser trabajador del Centro de Lovaas, Luis Trujillo tiene un hermano de 6 años de edad que padece autismo; por tal motivo acudió a dicha sesión para expresar su inconformidad ante el Comité Legislativo de Cuidados de Salud, posteriormente compartió con El Tiempo su sentir ante esta situación.

“Nosotros como familias no deberíamos tener que pasar por esta transición, hemos tomado el tiempo de espera para obtener servicios. Mi hermano ya está a punto de graduarse con los avances, pero potencialmente esto le puede afectar a él, pienso que no es justo para las familias que han recibido servicios por muchos años el tener que transferirse”.

“Independientemente de que yo sea empleado del Centro de Lovaas, también soy un familiar que está muy afectado. Como empleado me tengo que quedar en la compañía y mi hermano se va tener que ir a otro lado, no podría estar en contacto con las personas que trabajan con él directamente. Esto nos afecta muchísimo y no es justo, hay muchos niños que el estado podría ayudar y a nosotros que ya estamos establecidos nos quieren mover, no es justo para los niños. En Nevada podríamos hacer más cosas para ayudar a los niños, pienso que en vez de ir para adelante nos estamos regresando”, manifestó Trujillo.

Durante la sesión, distintas personas argumentaron que hay familias con miembros autistas que llevan más de 6 años recibiendo servicios en determinadas clínicas, en las cuales han logrado progreso constante en el tratamiento de las personas que padecen dicha condición.

“Solo les están dando seis meses para encontrar otro proveedor; son aproximadamente tres o cuatro meses que tienen que estar en una lista de espera donde estos niños no recibirían servicios. Cierto, Lovaas no está trabajando ahora con Medicaid pero todos los niños que ya están ahí no deberían salirse, es lo que yo pienso”, acotó Luis Trujillo quien se mostró imparcial ante el tema, independientemente de ser trabajador de la clínica mencionada.

Por su parte, la señora Irma Alvarado, madre de dos niños con autismo cuyas edades son de 11 y 12 años, expuso su preocupación por esta situación, la cual podría tener una resolución final durante la segunda mitad del mes de mayo.

“Me preocupa que quienes están trabajando ahora con mis hijos no han llegado a un arreglo con ellos (con Medicaid), francamente me va a afectar bastante porque van a parar el servicio y otra vez vamos a estar en lista de espera. Duramos casi dos años esperando por este servicio, no se me hace justo”, mencionó la señora Alvarado quien aprovechó el espacio de este semanario para enviar un mensaje a los legisladores locales, organizaciones, clínicas e involucrados en el tema.

“Les pido que se pongan a pensar si pueden ser un poco más accesibles con las personas que trabajan con los niños. Si ellos no llegan a un arreglo, los únicos afectados van a ser los niños como mis hijos, que ahora han progresado mucho pero si paran el servicio se van a ir para atrás otra vez. Ojalá que las personas que tengan hijos con autismo vengan a este tipo de lugares a mostrar su apoyo para que nos tomen en cuenta, si no escuchan nuestra voz de preocupación no se va a poder hacer nada”, finalizó.

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like