Familia se reúne por velorio de menor asesinado en North Las Vegas

Sydney Harris no quería creer que era real el miércoles por la noche cuando su familia y amigos se reunieron en el lugar donde su hijo adolescente recibió un disparo mortal el día anterior.

“Sé que es real porque vi su cuerpo”, señaló la joven de 33 años. “Pero no quiero creerlo ni aceptarlo, que mi hijo, mi hijo de 16 años, se haya ido”.

LaMadre Harris había ido a una tienda el martes por la tarde cuando ocurrió el crimen, relató Sydney. La policía de North Las Vegas inicialmente indicó que se esperaba que el menor sobreviviera al ataque en el estacionamiento de un centro comercial en el área de West Centennial Parkway y North Goldfield Street, cerca de North Fifth Street.

Los agentes fueron convocados al área alrededor de las 2:10 p.m. y el joven fue llevado al Centro Médico Universitario.

“El personal médico trabajó diligentemente para salvar su vida”, declaró el miércoles un comunicado de la policía.

La Oficina Forense del Condado de Clark dará a conocer la causa y forma de muerte del menor.

“No sé lo que pasó; empeoró la situación”, señaló Sydney Harris mientras se paraba frente a carteles y velas en el suelo cerca de donde dispararon a LaMadre.

Los carteles fueron decorados con imágenes del occiso, así como las frases “Rest in Heaven” y “Long Live Man Man”, que hacen referencia al apodo de la infancia de LaMadre.

“Así es como lo llamé cuando nació”, relató Sydney Harris. “Se veía como un ‘hombre grande’ porque cuando nació, tenía una zona oscura al rededor del bigote, haciéndole verse mayor, entonces dije: ‘Ah, este es un hombre hombre’”.

La prima de LaMadre, Jamika Johnson, de 41 años, comentó que la hermana de 18 años de LaMadre estaba de pie junto al joven cuando le dispararon. La policía determinó que una persona se acercó y le disparó varias veces antes de huir.

“Mi primo se ha ido, pero dejó a una hermana traumatizada”, afirmó Johnson. “Ella vio morir a su hermano”.

Johnson señaló que creía que la hermana de LaMadre sería baleada igualmente, pero “por la gracia de Dios” el tirador no tenía suficientes balas.

“Ahora ella tiene que vivir con esa imagen y el trauma de tener que experimentar eso todos los días”, comentó Johnson. “Nadie debería tener que pasar por esto”.

El portavoz del Departamento de Policía de North Las Vegas, Aaron Patty, indicó el miércoles por la noche que no sabía si la hermana del menor estaba con él cuando ocurrió el tiroteo, pero que “había muchos adolescentes alrededor”.

Tanto Johnson como Sydney Harris afirmaron que no sabían quién era el responsable del tiroteo.

“No estaba aquí; simplemente no lo sé”, respondió Sydney Harris. “Estoy esperando justicia; espero que descubran qué está pasando y quién es el responsable de esto”.

Los detectives no creen que el tiroteo haya sido aleatorio. Patty informó el miércoles por la noche que no se habían hecho arrestos.

Sydney Harris destacó que su hijo, un estudiante de Legacy High School, que se encuentra a menos de una milla de donde le dispararon, le encantaba bailar, jugar al baloncesto y hacer ropa. Ella lo llamó el “rey del Jean-cut-up” por su hábito de rediseñar pantalones de mezclilla, y agregó que era “el tonto de la familia”.

“Era un niño normal que hacía cosas de 16 años”, afirmó. “No merecía morir por las manos de un asesino, no merecía morir de la manera que murió”.

Cualquier persona con información sobre el tiroteo puede llamar a la policía de North Las Vegas al 702-633-9111 o Crime Stoppers al 702-385-5555 para permanecer en el anonimato.

El miércoles se creó una página de GoFundMe para recaudar fondos para la familia.

Add Event

You May Like