43°F
weather icon Clear

Familias de 4 integrantes podrían obtener 3 mil dólares bajo el plan económico del gobierno contra la crisis de coronavirus

WASHINGTON — Los primeros cheques federales para las familias podrían ser de tres mil dólares para una de cuatro personas, según la propuesta de la Casa Blanca de liberar un billón de dólares para apoyar a los hogares y a la economía de Estados Unidos en medio del brote de coronavirus.

El Secretario de Tesorería, Steven Mnuchin, reveló el jueves que los “cheques por correo” se depositarían directamente en las cuentas de la gente bajo el plan que la administración de Trump le propuso al Congreso.

Los pagos serían de mil dólares por adulto y 500 por niño, de modo que una familia de dos padres y dos hijos recibiría tres mil dólares, comentó Mnuchin en Fox Business Network. El objetivo es sacar ese dinero en tres semanas, aseveró.

“Eso es mucho dinero para los estadounidenses que trabajan duro”, incluyó Mnuchin.

Posiblemente el doble si hay mayor emergencia

Agregó que esas familias recibirían otros tres mil dólares seis semanas después si la emergencia nacional aún persiste. Los funcionarios comentaron anteriormente que se espera que el dinero se asigne según el nivel de ingresos, para excluir a los súper ricos.

El Congreso se está apresurando a recopilar en cuestión de días el amplio paquete de rescate económico, la mayor desde la recesión y la crisis financiera de 2008.

Los detalles del plan de rescate económico de Trump todavía se están elaborando, y seguro que crecerá más allá de un billón de dólares, predijeron los legisladores, pero su pieza central es dedicar 500 mil millones de dólares para empezar a emitir pagos directos a los estadounidenses, a partir de principios del próximo mes.

El Departamento de Tesorería propuso dos infusiones de efectivo de 250 mil millones de dólares a individuos: un primer grupo de cheques emitidos a partir del 6 de abril, con una segunda ola a mediados de mayo.

El paquete emergente también canalizaría el efectivo a las empresas para ayudar a mantener a los trabajadores en la nómina como sectores extendidos de la economía de Estados Unidos de 21 billones de dólares casi cerrados.

También se espera que incluya amplias disposiciones en materia de salud. El presidente Donald Trump ha invocado la autoridad en tiempos de guerra para aumentar la producción de suministros médicos vitales y erigir hospitales de campaña temporales bajo la Ley de Producción de Defensa.

“No hay un día que perder”

“No hay un día que perder”, enunció la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, en un comunicado el jueves. “Debemos incrementar las pruebas, el equipo de protección y ventiladores en manos de nuestros trabajadores de primera línea inmediatamente”.

En conjunto, el plan de administración promete la mitad del billón de dólares a familias e individuos, y la otra mitad se utiliza para apuntalar los negocios y mantener a los empleados en nómina.

Los pagos directos irían solo a los ciudadanos del país, y serían “medidos según el nivel de ingresos y el tamaño de la familia”. Los dos pagos serán idénticos y la segunda ola comenzaría el 18 de mayo.

Trump ya firmó una ley de más de 100 mil millones de dólares para impulsar las pruebas del coronavirus y garantizar la baja laboral remunerada a millones de trabajadores afectados.

El Senado planea permanecer en sesión hasta que se apruebe el tercer proyecto de ley sobre el coronavirus, con sesiones de fin de semana posibles. La presión es enorme para que los legisladores actúen rápido y no permitan que la astucia se interponga en los resultados.

Los economistas sugieren que el país probablemente ya está en recesión. El pánico ha hecho que muchos legisladores se despojen de su carga ideológica para enfrentarse a una enorme crisis que excede el alcance del pánico financiero de 2008 (un cierre virtual de muchas empresas durante semanas y un desempleo que podría aumentar hasta el 20 por ciento según algunas estimaciones).

Aún hay signos de una ruptura

El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, está tratando de tomar el control del tercer esfuerzo de coronavirus, poniendo a los presidentes de los republicanos a cargo y prometiendo consultar con los demócratas del Senado después. El líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, de Nueva York, criticó el enfoque de McConnell alegando que es “demasiado engorroso, partidista y tomará demasiado tiempo, dada la urgencia y la necesidad de cooperación”.

Sin embargo, la oficina de Schumer señala que ya ha hablado varias veces con Mnuchin y conserva una considerable influencia ya que el Senado planea trabajar hasta el fin de semana para tratar de aprobar la medida. Pelosi y McConnell también han hablado.

Pelosi dijo a finales del miércoles que sus prioridades para el proyecto de ley incluyen la ampliación de la elegibilidad para el seguro de desempleo y la ayuda a las pequeñas empresas que asegura que los trabajadores serán pagados. Los demócratas también están seguros de buscar ayuda a los estados cuyos presupuestos están desequilibrados.

Recién salido de hacer campaña para las elecciones primarias demócratas, el senador Bernie Sanders presentó sus propias ideas: que el gobierno federal siga pagando los cheques de los empleados y que Medicare cubra las necesidades de atención médica no atendidas a raíz del brote.

“La manera más rápida de enfrentar la crisis económica es que el gobierno federal garantice que todos los empleadores puedan cumplir con su nómina y mantener a sus trabajadores en ella”, le notificó Sanders a los periodistas. “Es una propuesta costosa, pero creo que es la mejor y más rápida manera de asegurar que los trabajadores de este país sigan teniendo un sueldo”.

Los economistas dudaban de que el masivo paquete de rescate económico que se estaba elaborando fuera suficiente para detener la pérdida de millones de puestos de trabajo, aunque fuera a corto plazo. Su objetivo es ayudar a los estadounidenses sin sueldo a evitar la ejecución hipotecaria y otras dificultades financieras y evitar que las empresas caigan en bancarrota.

Dos de la Cámara de Representantes dan positivo

En la Cámara de Representantes, Mario Díaaz-Balart, republicano por Florida, y Ben McAdams, demócrata por Utah, emitieron declaraciones afirmando que habían dado positivo para COVID-19, los dos primeros casos conocidos en el Congreso. Otros legisladores han entrado y salido del auto-aislamiento después de estar expuestos a individuos que luego dieron positivo en la prueba del virus.

Para la mayoría de las personas, el nuevo coronavirus solo causa síntomas leves o moderados, como fiebre y tos. Para algunos, especialmente los adultos mayores y las personas con problemas de salud existentes, puede causar una enfermedad más grave, incluida la neumonía.

La gran mayoría de las personas se recupera del nuevo virus. Según la Organización Mundial de la Salud, las personas con enfermedades leves se recuperan en unas dos semanas, mientras que las que tienen enfermedades más graves pueden tardar de tres a seis semanas en recuperarse.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
 
The Nevada Poll™: Trump y Biden virtualmente empatados

El presidente Donald Trump y el candidato demócrata Joe Biden están codo con codo en Nevada, según las nuevas cifras publicadas el martes en The Nevada Poll™.

Polémica en la DEA, denuncian racismo

En el campo de tiro de la academia de la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos en Virginia, un entrenador gritó un nombre, que era compartido por dos de los aprendices.

Mujer murió de COVID-19 en vuelo de Las Vegas a Dallas

Una mujer de Texas en un vuelo del Aeropuerto Internacional McCarran murió en julio por causas relacionadas a COVID-19, según autoridades.

Programa de ayuda para la vivienda del Condado Clark con gran demanda

Se contabilizan aproximadamente 32 millones de dólares, una proyección que proporciona una imagen bastante fiable de la demanda del programa de 50 millones de dólares, según un vocero del condado.

El Distrito de Salud apoyará a la junta si vota para reabrir las escuelas

El Distrito de Salud del Sur de Nevada apoyará la reapertura de las escuelas del Condado Clark si la junta escolar vota para hacerlo, incluso si los datos de salud locales no han indicado condiciones ideales.