FBI recomienda no procesar a Hillary Clinton por el caso de los correos electrónicos

El FBI dijo este martes que no recomendará al Departamento de Justicia iniciar un caso en contra de la virtual nominada demócrata, Hillary Clinton, por haber usado un servidor privado para enviar y recibir correos electrónicos cuando era secretaria de Estado, a pesar de haber sido “extremadamente negligente” al manejar información clasificada en esos mensajes.

“Estamos expresando nuestra postura al Departamento de Justicia de que no hay cargos apropiados en este caso”, dijo James Comey, director del FBI, en una conferencia de prensa, en la que precisó que fueron revisados los 30,000 mails que la exsecretaria entregó al Departamento de Estado en diciembre de 2014 y otros miles que había borrado y que fueron rastreados por distintos medios.

La palabra final sobre una possible imputación la tiene la fiscal general, Loretta Lynch, que la semana pasada aseguró que se ceñiría a las recomendaciones del FBI.

La decisión del FBI concluye una investigación de un año y supone un alivio para la candidata, cuya imagen se ha visto afectada. Sin embargo, Comey ofreció declaraciones duras con base a los datos que encontraron los investigadores, lo que podría golpear electoralmente a la exsenadora.

“Si bien no encontramos evidencia clara de que la secretaria Clinton o sus colegas intentaron violar las leyes que gobiernan el manejo de evidencia clasificada, hay evidencia de que fueron extremadamente negligentes en su manejo de información sensible y altamente clasificada”, dijo Comey.

“La evidencia indica que cualquier persona razonable debió haber sabido que un sistema no clasificado no es un lugar para manejar esa información”, agregó.

Rescatan correos borrados

En los 30,000 correos que Clinton entregó, el FBI halló que la exsecretaria de Estado envió o recibió al menos 110 emails en 52 cadenas con información clasificada en ese momento. De esas cadenas, 8 eran consideradas top secret, el máximo nivel de confidencialidad. Esto contradice lo afirmado por Clinton durante la campaña, debido a que ella aseguró que la información fue catalogada como confidencial después de haber enviado o recibido esos correos.

Asimismo, 36 cadenas contenían información secreta y otras 8 información confidencial, los niveles más bajos de clasificación.

Posteriormente a su envío o recibo, otros 2,000 correos fueron clasificados como confidenciales, especificó Comey.

Por otro lado, Comey dijo que Clinton no había entregado todos los correos relacionados con su trabajo oficial, como había asegurado ella. El FBI pudo rastrear miles de emails que habían sido borrados y que pudieron ser rescatados de los servidores de los destinatarios de esos correos.

“Fueron encontrados de diferentes maneras. Algunos habían sido borrados con el paso de los años y los rastreamos en dispositivos que eran apoyados o estaban conectados al servidor privado. Otros fueron encontrados al revisar las cuentas de correos gubernamentales de personas que eran empleados al mismo tiempo que la secretaria Clinton”, detalló Comey.

De esos correos que fueron rastreados, Comey afirmó que tres emails eran clasificados al momento en que fueron enviados o recibidos. De esos tres, uno era secreto y los otros dos eran confidenciales.

El contenido de algunos de ellos no era de asuntos privados, como ella había precisado durante la campaña.

Acceso de “actores hostiles”

Comey agregó que tampoco había evidencia de que el servidor privado hubiera sido hackeado con éxito, aunque dijo que posiblemente “actores hostiles” pudieron acceder indirectamente a algunos correos.

“Encontramos que actores hostiles tuvieron acceso a las cuentas de correo electrónico privadas de personas con las que la secretaria Clinton estuvo en contacto regular desde su cuenta personal”, dijo Comey.

Minutos después de la conferencia de prensa de Comey, el virtual nominado republicano, Donald Trump, escribió un par de tuits críticos con la decisión del FBI.

“El director del FBI dijo que la Torcida Hillary comprometió nuestra seguridad nacional. No hay cargos. Wow”, dijo en su cuenta de Twitter utilizando el hashtag #RiggedSystem (sistema corrupto).

Por su parte, la campaña de Clinton reaccionó dos horas después en un comunicado expresando satisfacción. “Estamos satisfechos de que los funcionarios de carrera que manejaron este caso hayan determinado que ninguna otra acción por el Departamento de Justicia es adecuada”, dijo el portavoz Brian Fallon. “Como ya ha dicho la secretaria varias veces, fue un error utilizar su correo electrónico personal y ella no lo haría de nuevo. Estamos encantados de que este asunto ya está resuelto”.

El caso de los emails estalló en marzo de 2015 cuando la comisión del Congreso que investigaba el ataque en Bengasi, Libia, de 2012, descubrió que Clinton había usado exclusivamente un servidor de correo privado durante sus cuatro años al frente del Departamento de Estado (2009-2013). El FBI comenzó su investigación por recomendación del inspector general de las agencias de inteligencia que descubrió que alguna de la información que pasó por el correo de Clinton era clasificada.

Clinton envió y recibió 60,000 correos durante sus cuatro años en el Departamento de Estado. En marzo dijo que borró la mitad de ellos, porque eran personales (asuntos, según ella, como sus rutinas de yoga o los preparativos de la boda de su hija Chelsea), y que había entregado la otra mitad al Departamento de Estado (casi 55,000 páginas), Por orden de un juez federal, el Departamento de Estado los fue revisando y publicando en tandas mensuales hasta el 29 de febrero pasado.

La conferencia de Comey, a las 11 AM, hora del Este, fue anunciada esta misma mañana y se celebró solo cuatro horas antes de que el presidente Barack Obama acompañe a Clinton por primera vez en un escenario, en Charlotte, Carolina del Norte. Mientras el jefe del FBI hablaba, Clinton y Obama estaban por abordar el Air Force One camino a ese estado, de acuerdo a la agenda de la ex secretaria de Estado.

El sábado pasado, el FBI había entrevistado por unas tres horas y media a la ex secretaria de Estado, como parte de la investigación que buscaba dilucidar si Clinton puso en peligro la seguridad nacional al usar una cuenta privada de correo electrónico cuando ostentó ese cargo entre el 2009 y 2013. Previamente, el FBI había interrogado a las asesoras de Clinton Huma Abedin y Cheryl Mills.

Asimismo, las declaraciones de Comey se dan en medio de recientes críticas por un encuentro de media hora que sostuvieron la semana pasada el expresidente Bill Clinton y la fiscal general de Estados Unidos, Loretta Lynch.

 

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like