Forense dictamina que la muerte de un bebé desnutrido en Las Vegas es un homicidio

Un pequeño de casi 5 meses, que pesaba menos en su muerte en febrero que cuando nació, murió tras un homicidio, afirmó el martes la oficina del forense.

La oficina forense del Condado de Clark determinó que Hannibal Oceja murió debido a una falla en el crecimiento, desnutrición y la ingesta insuficiente de líquidos, así como de inanición y por abandono.

Los fiscales pretenden pedir pena de muerte contra sus padres, Anthony Oceja Jr., de 30 años, y Loreana Martínez, de 25, quienes fueron acusados formalmente de asesinato en su muerte, según documentos judiciales.

También fueron acusados de abusar de sus otros dos hijos, una niña de 2 años y un niño de 3, además de tres acusaciones de crueldad animal, según documentos judiciales.

Hannibal pesó 5 libras cuando sufrió un paro cardíaco el 25 de febrero, días antes de que cumpliera 5 meses, determinó el forense del Condado de Clark. El niño pesó 6 libras, 7 onzas al nacer.

Los médicos de Sunrise Hospital and Medical Center le reportaron a la policía que Hannibal parecía gravemente desnutrido, según el informe de arresto de su madre.

Más de una vez desde la muerte de Hannibal, Martínez dijo que su hijo era un bebé “perfectamente sano” y que sus otros hijos “se habían desarrollado todos pequeños”, según el informe.

Pero los primeros intervinientes y los médicos que trataron a Hannibal el 25 de febrero dijeron que “se podían ver fácilmente los huesos, su médula espinal parecía que estaba a punto de salirse de su piel y su caja torácica se apreciaba fácilmente”, según el arresto informe.

Un paramédico preguntó a Martínez si su hijo tenía 5 semanas o 5 meses de edad cuando los primeros auxilios llegaron al apartamento de la familia en la cuadra 5700 de la avenida Hacienda, según el informe. Tenía casi 5 meses de edad.

Los investigadores determinaron que el médico de Hannibal le aconsejó a Martínez en diciembre que complementara su programa de ingesta de leche materna, ya que el bebé no progresaba, luego se perdió varias citas con el médico en las semanas previas a la muerte de Hannibal, según el informe del arresto.

En una entrevista con detectives, Martínez aseguró que amamantaba a Hannibal “varias veces al día” durante al menos 45 minutos. También le dijo a la policía que el médico mentía “sobre hablar con ella sobre la suplementación de su leche materna” y que “nunca tuvo citas de seguimiento programadas”, señaló el informe.

En una entrevista por separado con la policía, Oceja mencionó que “desconocía que el médico le dijera a Loreana que el bebé no estaba prosperando”, según el documento policial.

El Departamento de Servicios para Familias del Condado de Clark nunca había investigado a la familia antes de la muerte del bebé, según los registros.

Los dos hijos supervivientes y los tres perros desnutridos fueron retirados del hogar.

Willard Ewing, defensor público de Martínez, no quiso hacer comentarios el martes por la noche ya que todavía es nuevo en el caso. Una llamada al defensor público de Oceja, David Schieck, no fue devuelta inmediatamente.

La muerte de Hannibal marcó el 39° homicidio investigado por el Departamento de la Policía Metropolitana este año, y la tercer muerte del departamento relacionada con abuso o negligencia infantil, según los registros del Las Vegas Review-Journal.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like