Fundación para niños ciegos tiene escuela adaptada

En el último censo durante el año 2015, realizado por la Fundación Americana para la Ceguera, (AFB por sus siglas en inglés), arrojó que en Nevada había un total de 108,000 personas legalmente ciegas, de los cuales 3,262 eran menores de 5 años de edad, y de entre los 5 a los 17 años eran 10,694 con la condición de ceguera.

Existen en la nación 7 estados que todavía no cuentan con escuelas diseñadas exclusivamente para niños con ceguera y Nevada se encuentra entre estos, ante esta situación la Fundación para Infantes Ciegos (Nevada Blind Childrens Foundation) tiene sus propias instalaciones que cumplen las funciones de un colegio adaptado.

Después de las clases regulares a donde sea que asista el niño con esta discapacidad, que comúnmente es el único ciego de su salón, puede acudir a la escuela de la fundación, a realizar actividades como juegos de Lego, clases del sistema de lectura Braille, terapias de los sentidos humanos y otras actividades dependiendo de su edad.

Leslie Jones, directora de mercadotecnia de NBCF, comentó que, “recibimos niños recién nacidos hasta los 22 años de edad, los padres y los menores pueden hacer amigos y compartir sus experiencias, además de que la escuela está completamente adaptada para ellos, para verano nos mudaremos a unas instalaciones nuevas y más grandes”, adelantó.

Completamente gratis, los padres pueden llevar a su bebé de 0 a 5 años de edad a la clase de sensibilidad motriz, que es una terapia ocupacional para trabajar en familia, y adaptarse a la situación de que el niño va a tener una vida diferente al no contar con la vista, incluye una introducción al Braille y mini proyectos. Explicó Jones.

Para niños mayores hay inclusive deportes adaptados, como escalar una pared de rocas falsas, o carreras con patinetas en las que van sentados, de igual forma siempre se intenta involucrar a los padres con bicicletas que son para 2 personas y ambos puedan disfrutar de un paseo. Para estas edades hasta el octavo grado, hay un taller de tareas, sociabilización y vida independiente.

“Las necesidades de un adolescente (13 a 22 años de edad), son distintas, para ellos hay clases de robótica, desarrollar su independencia para su vida adulta, también hay clases de teatro para que sean más sociables, inclusive a varios les interesa ser voluntarios con los más pequeños por la experiencia con la que ya cuentan”, explicó Jones.

Cristal Keenan es madre de Lexi, una niña que nació con ceguera, “la experiencia de asistir a la fundación hace todo menos difícil, hemos conocido niños mayores que nacieron con esta condición y llevan una vida lo más cercano a la normalidad, siempre va a ser diferente pero me doy cuenta como se supera todo”.

Madre e hija asistieron al evento Ladybug Ball, el sábado 7 de abril, para recaudación de fondos, en la que diversas empresas y particulares hicieron donativos económicos. Este evento se desarrolló en el casino Bellagio ya que MGM es parte de los patrocinadores de NBCF.

Para más información visite

www.nvblindchildren.org

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like