Harry Reid nos cuenta todo en amplia entrevista

Durante sus 30 años en el Senado, el ex senador de Nevada, Harry Reid, fue venerado por los demócratas y denigrado por los republicanos.

Reid, de 79 años, un ex boxeador amateur de peso ligero, sigue siendo pugilista y no hace ningún esfuerzo cuando se le pregunta sobre la situación actual en Washington.

Reid comentó que el rechazo republicano del cierre de gobierno más largo en la historia nacional, obligará al presidente Donald Trump a aceptar un acuerdo bipartidista o declarar una emergencia nacional para financiar un muro fronterizo.

Reid también dijo que el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, R-Ky., debió haberse movido antes para poner fin al cierre parcial del gobierno de 35 días que le costó al país más de 3 bdd.

A pesar de la aprobación anterior, McConnell se negó a presentar un proyecto de ley en el Senado después de que Trump emprendiera una protesta y cerrara el gobierno porque la legislación provisional no incluía 5.7 bdd para la construcción de un muro fronterizo que una vez había afirmado que México financiaría.

“Debió haber hecho algo en esto”, agregó Reid sobre McConnell. “Era su cuenta”.

Los comentarios se produjeron durante una amplia entrevista desde su oficina ejecutiva en el Hotel Bellagio en el Strip de Las Vegas.

Reid declaró ante el Review-Journal que Trump ha dañado la marca republicana, lo que provocó una reacción negativa del Partido Republicano, afirma que el comité de Nevada es fundamental para seleccionar al próximo candidato presidencial demócrata y que la oposición al desarrollo de Yucca Mountain será una prueba de fuego para los candidatos.

“Absolutamente”, respondió Reid.

El ex legislador, que tenía los títulos de líder mayoritario y minoritario en el Senado como jefe del comité demócrata durante esa época, también habló con cariño de sus asociaciones con el ex presidente Barack Obama, los actuales y antiguos funcionarios estatales, el baterista de Grateful Dead, Mickey Hart y Bryce Harper, agente libre de las grandes ligas de béisbol.

Mientras estaba en el Senado, Reid se enfrentó a McConnell, quien una vez afirmó que Reid tenía una personalidad de “Jekyll and Hyde”. Llamó mentiroso al ex presidente George W. Bush y acusó falsamente al candidato presidencial del Partido Republicano de 2012, Mitt Romney, de no pagar impuestos.

En 2017, el senador John Cornyn, R-Texas, reportó a Politico que culpó a Reid por “envenenar la atmósfera” en el Senado.

Reid destacó que tuvo la suerte de ser un líder y siempre trató de hacer lo mejor para su grupo demócrata. Y notó la oposición del Partido Republicano a Obama y su agenda durante su primer mandato cuando los demócratas aprobaron la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, y Reid cambió las reglas de filibusteros del Senado para llenar las vacantes judiciales.

“Ciertamente, estaba lejos de ser perfecto”, admitió, “pero creo que hicimos un buen trabajo”.

Desde entonces, McConnell ha vuelto a cambiar las reglas de los filibusteros, permitiendo a los republicanos sentar a dos jueces de la Corte Suprema.

“Tenían el derecho de cambiar las reglas tal como lo hice yo”, aseveró Reid, pero dijo que la oposición del Partido Republicano que bloqueaba la nominación de Obama del juez de apelación Merrick Garland para una vacante en el Tribunal Supremo durante casi un año era incorrecta.

“Eso no tiene nada que ver con los cambios de reglas”, indicó Reid. Eso tenía que ver con el partidismo “y de muy mala manera”.

Lo que Reid teme ahora es que el sistema se vuelva tan disfuncional que los cierres del gobierno se conviertan en un lugar común como una herramienta para legislar. Solo hubo tres paradas el año pasado, incluida una provocada por los demócratas sobre la protección de deportación para los inmigrantes menores.

Un comité bicameral bipartidista tiene hasta el viernes para elaborar una legislación sobre seguridad fronteriza que Trump, los republicanos del Senado y los demócratas de la Cámara de Representantes aceptarán para evitar otro cierre.

“Me temo que Trump va a declarar una emergencia nacional para su muro y eso será atado en los tribunales”, aseguró Reid.

Ese movimiento le permitiría a Trump satisfacer a sus críticos conservadores, como los comentaristas Rush Limbaugh, Sean Hannity y Ann Coulter, explicó Reid. Esos críticos hicieron que Trump cerrara el gobierno en diciembre, un punto muerto que duró hasta enero.

En cuanto a otro cierre, Reid añadió: “No creo que los republicanos le permitan hacerlo de nuevo, ha lastimado a la marca republicana”.

McConnell, continuó Reid, debió haber terminado el cierre antes con una resolución continua para financiar al gobierno mientras seguían tratando las negociaciones, desafiando al presidente que amenazó con un veto.

“Es bastante difícil ser alguien que sea el principal impulsor de la legislación, especialmente cuando eres el líder, y decides no votar sobre eso”, argumentó Reid. “Eso es bastante difícil de vender”.

La oficina de McConnell no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

La Casa Blanca se ha negado repetidamente a responder a los comentarios críticos de Reid sobre el presidente.

Reid detalló que la Constitución establece tres ramas de gobierno separadas e iguales. “El Senado no trabaja para el presidente, trabaja con el presidente”.

“Algunas veces, no estarás de acuerdo en alguna situación, que fue lo que me sucedió en la Casa Blanca. Hice todo lo posible por lograr que el demócrata se viera lo mejor posible y traté de no humillar al republicano, pero repito, el Senado no trabaja para el presidente, uno trabaja con el presidente”, detalló Reid.

Diagnóstico de cáncer

El ex senador de Nevada se retiró del Senado en 2017 y el año pasado se le diagnosticó cáncer de páncreas. Vive con su esposa, Landra, en Henderson, pero mantiene una oficina en Bellagio en Las Vegas, donde atiende asuntos.

En la pared hay una foto de Pyramid Lake, el más grande de Nevada, una placa de matrícula, Nev 2, de cuando era teniente gobernador hace 49 años, y una carta firmada por Donald Trump con fecha del 8 de noviembre de 2010: “Querido Harry Felicidades, eres increíble”.

La carta, escrita hace ocho años, provoca una risa de Reid que permaneció sentado durante una entrevista de una hora en su oficina, con una silla de ruedas cerca.

La carrera de Reid en el Senado terminó después de un accidente con una máquina de ejercicios en 2015, que según él no funcionó, y lo dejó ciego en su ojo derecho. Reid no buscó la reelección en 2016, terminando una carrera de 30 años en el Senado.

Reid comentó que estaba “realmente bien, en cuanto al cáncer”, pero tiene problemas con la movilidad y la percepción de profundidad. Mencionó que no ha estado “detrás del volante” de un vehículo en 25 años.

“Tienen suerte de que no estoy conduciendo”, bromeó.

Conciertos de Grateful Dead

Desde que dejó el Senado, Reid afirma que se mantiene ocupado con podcasts, 19 nietos y se mantiene al día con los eventos actuales, los deportes y música.

Un programa de radio satelital mencionó recientemente los conciertos de Grateful Dead en la capital de la nación, y las celebridades y políticos que se presentaron en el backstage de estos escandalosos eventos en la década de 1990. Uno de los avistamientos políticos fue Reid.

Reid confesó con entusiasmo que obtuvo la firma del fallecido guitarrista Jerry García, y se mantiene en contacto con el baterista Mickey Hart, quien apareció en la galería House el mes pasado como invitado de la oradora Nancy Pelosi, demócrata por California, para la toma de posesión 116° del congreso.

Reid entabló amistad con Hart luego de una audiencia del comité del Senado en la que fue llamado a declarar hace décadas.

“Todavía me mantengo en contacto con Mickey Hart, el baterista”, reveló Reid. “Es difícil hablar con él porque es tan sordo debido a sus cosas de rock and roll”.

Caucus de Nevada 2020

A medida que todos los ojos políticos se dirigen hacia la carrera presidencial de 2020, donde Trump está recaudando millones para defenderse de una batalla primaria y postularse para la reelección, los demócratas que buscan la nominación de su partido están llegando a Reid, todavía considerándolo un padrino político en Nevada y jefe de una máquina que se ha probado en los últimos dos ciclos.

Fue Reid quien presionó y diseñó la medida en 2008 para poner a Nevada detrás de Iowa y New Hampshire, junto con Carolina del Sur, como uno de los primeros estados presidenciales de las elecciones primarias y de la bancada.

Reid aseguró que no lo hizo por un candidato, o el Partido Demócrata.

“En aquel entonces éramos muy pequeños, pensé que sería bueno para el estado”, apuntó. “Ha sido tremendo para el estado”.

Varios candidatos demócratas y potenciales aspirantes se han acercado a Reid: la senadora Elizabeth Warren, la senadora Kamala Harris, el ex vicepresidente Joe Biden, quien es amigo, y más recientemente la senadora Amy Klobuchar, quien lo llamó la semana pasada.

El amplio y creciente campo de candidatos es “bueno y saludable”, admitió, y agregó que no planea respaldar, sino que aconsejará a quienes soliciten la nominación.

Reid les está diciendo a los candidatos que “no tienen que hacer campaña destacando lo malo que es Trump, eso ya todos lo saben”.

“Incluso los republicanos saben que tiene algunas faltas”, determinó Reid.

Aseveró que la discusión debería centrarse en la prestación de servicios de salud y en los costos crecientes de la educación superior que están paralizando financieramente a los estudiantes y que el argumento de que los demócratas se están desviando hacia la izquierda está sobrevalorado, señaló también que la reciente toma de posesión de la Cámara de Representantes bajo Pelosi incluye a varios moderadores que eligieron los puestos republicanos.

Dijo que no hay nada escandaloso en que “los nuevos políticos dinámicos hablen de hacer cosas que no se han hecho antes”. Sin embargo, añadió que recientemente advirtió a los demócratas sobre el ruido en juicios políticos.

Toda la política es local

Reid se negó a meterse en los escándalos que se arremolinaban alrededor de la casa del estado de Virginia con la participación del gobernador Ralph Northam, cuyo anuario de la universidad mostraba la imagen de un hombre de cara negra y otro con una bata del Ku Klux Klan.

“Sería un poco pesado”, describió Reid sobre los numerosos llamados para que Northam renuncie. “Tendrá que decidir eso personalmente”.

También indicó que será “lo que diga la gente de Virginia”.

Dejó de lado un reclamo de Trump la semana pasada de que el ex senador Dean Heller, un republicano, perdió ante la demócrata Jackie Rosen porque había sido desleal y mezquino con el presidente.

Reid ayudó a despejar el camino para que Rosen se postulara para la Cámara Nacional en 2016, lo que llevó a su exitosa elección en el Senado en 2018 en una ola azul que envió a un número histórico de mujeres al Congreso.

“A ella le sale natural, necesitamos gente como ella”, afirmó Reid sobre Rosen. “Creo que ganó debido a su excelente presentación”.

La decisión de Trump sobre la nueva carrera son simplemente más “falsedades y exageraciones” de él, admitió Reid.

“Tal vez debería estar regocijándome de que él haya dañado al Partido Republicano, pero no creo que sea bueno para el país”, concluyó Reid.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like