Hay crisis de vivienda asequible en el Valle de Las Vegas

Jacenta Harris trajo a sus dos hijos más pequeños a Las Vegas para comenzar una nueva vida.

Luego llegó un aviso de desalojo.

Harris, de 38 años, comentó que se mudó de Detroit en agosto para escapar de una relación abusiva. Ella gastó casi todos sus ahorros para mudarse a un departamento, pero se enfrentó a la falta de vivienda un mes después, luego de que un esperado trabajo de conserjería no se materializara.

“Pensé que íbamos a estar en la calle”, agregó Harris. “Me sentí perdida. No tuve paz”.

Las cosas han mejorado. Harris tiene un trabajo de limpieza a medio tiempo, un departamento más barato y ayuda para pagar el alquiler de la organización sin fines de lucro: HopeLink of Southern Nevada.

Decenas de miles de hogares en el sur de Nevada no tienen tanta suerte.

Los expertos afirman que este valle desértico de brillantes luces y más de 2.1 millones de residentes -su fuerza de trabajo dominada por los empleados de casinos, hoteles y restaurantes- tiene una creciente crisis de vivienda asequible.

Y no es un problema que se pueda medir simplemente comparando el alquiler en Las Vegas con el de Los Ángeles u otras metrópolis de la Costa Oeste.

“Si bien los alquileres en Las Vegas y Reno pueden ser más bajos que los de Seattle y San Francisco, el salario medio también es considerablemente más bajo”, señaló el administrador de la División de Viviendas de Nevada: Steve Aichroth.

Tres estudios publicados recientemente muestran que la brecha de viviendas asequibles se está ampliando en todo Nevada.

Entre los Hallazgos:

– Alrededor de 210 mil hogares de bajos ingresos en los condados de Clark y Washoe necesitan asistencia para obtener viviendas asequibles, de acuerdo con el Informe Anual de Progreso de Vivienda del estado. Alrededor de 168 mil de esas familias viven en el sur de Nevada.

– Las listas de espera en Nevada casi han duplicado su tamaño desde 2014 para el tipo de vivienda asequible más prolífica de la nación, las construidas aprovechando los créditos fiscales federales, según el Informe en Balance del Estado.

– Nevada es el peor estado de la nación en proporcionar viviendas asequibles a familias de muy bajos ingresos, según el informe “The Gap” de la National Low Income Housing Coalition.

La noticia llega cuando los programas federales diseñados para albergar a los residentes más pobres del Condado de Clark se extienden hasta sus límites.

La demanda de vales de elección de vivienda se volvió tan grande después de la Gran Recesión que la Autoridad Regional de Vivienda del Sur de Nevada ha tomado nuevas solicitudes para el programa dos veces en los últimos 10 años. Las listas de espera para viviendas públicas superan los 30 mil nombres, más de 10 veces la cantidad de casas que el programa tiene para ofrecer.

Para los solicitantes sin preferencias designadas por la SNRHA, “probablemente estén hablando de esperar al menos de tres, cuatro a cinco años”, detalló Sheila Christmas, gerente de elegibilidad.

Escasez de Viviendas

El mercado de alquiler de Nevada ha enfrentado una presión creciente desde la recesión, cuando las ejecuciones hipotecarias empujaron a los propietarios de viviendas a los apartamentos. La economía del estado se está recuperando, su tasa de desempleo está mejorando y el crecimiento de la población se encuentra entre los más fuertes del país.

A pesar de esto, los datos del censo de EE. UU. muestran que el año pasado, Nevada tenía la cuarta tasa más baja de propiedad de vivienda entre los estados de EE. UU. Y Washington, DC. Solo el 55 por ciento de los hogares de Nevada poseía una casa, lo que representa una disminución de 10 puntos porcentuales antes de la recesión.

Vivek Sah, director del Instituto Lied de Estudios Inmobiliarios de la Universidad de Nevada, Las Vegas (UNLV), puntualizó que se debe a una combinación de precios de viviendas crecientes y escasez de nuevas viviendas de nivel inicial que serían asequibles para los trabajadores de la industria de servicios o jóvenes profesionales cargados de deudas por préstamos estudiantiles.

“Cuando hay un momento de auge, los desarrolladores intentan capturar el mercado en el segmento más rentable. Y el segmento más rentable no está en el extremo inferior”, dijo. En Las Vegas “la mayoría de los constructores están construyendo ($300 mil en hogares) y más, y la gente no puede pagarlos porque no pueden dar el pago inicial”.

Cepa de Mercado

El aumento de los inquilinos ha puesto una presión sobre la tasa de mercado y las viviendas de alquiler asequibles por igual.

El alquiler típico de Las Vegas se elevó a $989 al mes el año pasado, superando su máximo anterior a la recesión de $925, según la firma de bienes raíces comerciales CBRE.

Aichroth mencionó que hay “efectivamente cero vacantes” en apartamentos con alquiler restringido construidos a través del programa de crédito fiscal federal. Mientras tanto, el Informe En Balance muestra que las listas de espera para estos alquileres superaron los 10 mil nombres el año pasado, en comparación con alrededor de los 5 mil 700 del año 2014.

Las autoridades afirman que crear viviendas asequibles no siempre significa construir nuevos apartamentos. La mayoría de las familias de bajos ingresos tienen un lugar digno para vivir; solo necesitan encontrar un trabajo que pague más alto o asistencia de alquiler para hacerlo asequible.

Pero sigue existiendo una gran demanda para construir alquileres que presten servicios a familias que ganan menos de $63 mil al año, el ingreso medio familiar del estado para una familia de cuatro.

“Necesitamos construir unas 8 mil unidades por año durante los próximos 10 años para cerrar la brecha. Solo podemos producir entre 2 mil 500 y 3 mil unidades en un gran año”, puntualizó el gerente de finanzas de la división de vivienda: Michael Holliday. “Hacemos el mejor trabajo posible con las herramientas que tenemos, pero en general no estamos teniendo un gran impacto”.

Más Allá de sus Medios

A medida que un número creciente de nevadenses compite por la vivienda, los más pobres del estado están ocupando hogares que no están destinados para ellos.

Solo el 4 por ciento de las viviendas con crédito fiscal del Condado de Clark están designadas como asequibles para los hogares que ganan menos de $25 mil al año. En realidad, estas familias alquilan un tercio de esos hogares.

Como resultado, el Informe En Balance informa que “es probable que haya hogares que viven en propiedades de crédito fiscal que están experimentando algún grado de carga de alquiler, aunque menos que si hubieran estado en viviendas a precio de mercado”.

El gerente general de Nevada HAND: Mike Mullin, cuya organización sin fines de lucro construye y administra propiedades de crédito fiscal, lo llamó un “dilema integrado”.

“El alquiler se establece en un punto en el que es lo suficientemente bajo como para atender a las personas que califican, pero lo suficientemente alto como para cubrir el servicio de la deuda y los gastos operativos para que no cerremos”, destacó. “No hay un subsidio operativo mensual, por lo que la gente tiene que poder pagar el alquiler”.

Buscando Más

Aunque las perspectivas son sombrías para los residentes de Nevada, las cosas están mejorando para Harris y su familia.

Con asistencia para el alquiler, pueden pagar no solo sus facturas sino también para un viaje ocasional o a comer en Golden Corral. La semana pasada, la hija de Harris, Seantaja, de 17 años, eligió un vestido morado para su graduación.

Harris dijo que se da cuenta de que HopeLink no puede ayudar a su familia para siempre. Ella está completando solicitudes de empleo todos los días con la esperanza de obtener un trabajo mejor pagado a tiempo completo.

“Mis hijos me dan ganas de seguir adelante”, expresó. “No pidieron mudarse aquí”.

 

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like