Heller y los senadores cantan elogios mientras la Embajada de los Estados Unidos se muda a Jerusalén

JERUSALÉN – El embajador de Estados Unidos, David Friedman, dio la bienvenida a unos 800 invitados a la nueva embajada de EE.UU. en Jerusalén en una ceremonia que conmocionó al Primer Ministro de gobierno israelí: Benjamin Netanyahu y mantuvo una promesa clave hecha por el presidente Donald Trump.

Pero la medida fue condenada por los líderes árabes y provocó protestas masivas de palestinos a lo largo de la frontera de Gaza el lunes. The Associated Press informó que al menos 43 personas murieron después de que los palestinos se precipitaran a la frontera con Gaza en protesta por la apertura de la nueva embajada.

Trump no asistió a la ceremonia del lunes, pero sí se dirigió al grupo por video, reiterando su esperanza de un pacto de paz entre israelíes y palestinos a lo cual afirmó que estaba “completamente comprometido” a hacerlo.

Cuando Friedman agradeció a Trump por reconocer a Jerusalén como la capital de Israel y mover la embajada a la ciudad reclamada como la capital por israelíes y palestinos, algunos en la multitud de estadounidenses e israelíes corearon: “Trump Trump Trump”.

La ceremonia fue un asunto familiar para los Trump. Después del video, su hija y consejera Ivanka Trump dio a conocer el nuevo sello de la embajada.

La dedicación también le dio al mundo una rara oportunidad de ver y escuchar al yerno y asesor principal del presidente Trump, Jared Kushner, hablar largo y tendido. Kushner, a quien se le encomendó la intermediación de un “acuerdo del siglo” entre israelíes y palestinos, mencionó que estaba en el escenario “como un orgulloso estadounidense y nieto de los sobrevivientes del Holocausto”.

La nueva embajada operará temporalmente desde un consulado de EE.UU. existente, hasta que se tome una decisión sobre una ubicación permanente.

Temprano en el día, en el emblemático hotel King David, los senadores republicanos Lindsey Graham de Carolina del Sur, Mike Lee de Utah, Ted Cruz de Texas y Dean Heller de Nevada realizaron una conferencia de prensa en la que elogiaron la valentía y audacia de Trump al transferir el Embajada de EE.UU. de Tel Aviv a Jerusalén.

“Nos lleva a donde estamos hoy”, señaló Heller. Graham sostuvo que la medida hace que sea más probable un pacto de paz entre israelíes y palestinos.

“No puedo imaginar una circunstancia donde exista una solución de dos estados entre Israel y los palestinos sin que Jerusalén sea la capital de Israel”, destacó Graham. También agregó que cree que “la comunidad palestina tiene derecho a su propio estado”.

De interés para los observadores de seguridad nacional fueron las personas que no estaban en la sala.

Al preguntársele por qué ningún senado demócrata o miembro de la Cámara de Representantes asistió a la ceremonia de la embajada, Graham anunció que invitó a colegas del otro lado del pasillo. “Me duele”, confesó Graham que “no llegó ni un solo demócrata”.

Más tarde, el ex senador demócrata: Joe Lieberman de Connecticut ingresó a la sala. Informó a los periodistas que no entendía por qué no habían asistido demócratas en el Congreso, ya que votaron abrumadoramente a favor de la Ley de la Embajada de Jerusalén de 1995, que aprobó el Senado por 93 votos.

“Espero que no vean esto como un mitin a favor de Trump”, señaló. “No lo es.”

El embajador Friedman, un viejo amigo y colega legal, invitó a Lieberman.

El subsecretario de Estado: John J. Sullivan, encabeza la delegación, que también incluye al secretario de Tesorería, Steven Mnuchin, y al enviado especial para Oriente Medio, Jason Greenblatt.

En cuanto a la ausencia de la principal troika de política exterior de la administración, Trump, el vicepresidente: Mike Pence o el secretario de Estado: Mike Pompeo, en la ceremonia, Heller vio que no faltaba la presencia de Trump.

La delegación de Trump, comentó Heller, envió un “mensaje sólido” de apoyo rotundo.

Esta es una historia en desarrollo. Vuelva más tarde para consultar las actualizaciones.

Add Event

You May Like