Hombre acusado de intento de homicidio y agresión sexual en Las Vegas

El hombre que saqueó la casa de una mujer de 80 años estaba a la mitad de la puerta cuando volteó y apuntó su arma directamente a su frente, justo entre sus ojos, y apretó el gatillo.

La mujer, Shevaun, mencionó que debe haber sacudido la cabeza en el último minuto, sobreviviendo a la herida de bala en la cabeza. Comentó que yacía en el suelo cuando su agresor salió por la puerta de su casa el domingo por la mañana con muchos de sus objetos de valor, incluido un brazalete de plata, un collar de 84 perlas y su pulsera favorita Navajo.

Volvió a entrar en la casa como si hubiera olvidado algo, pero Shevaun continuó tumbada en el suelo hasta que se fue.

“No tenía miedo”, confesó la ex vendedora de antigüedades durante una entrevista telefónica el jueves por la noche. “Seguí pensando en que no quiería morir de esa manera, no podía morir de esa manera”.

Shevaun, quien pidió no dar su apellido por cuestiones de seguridad, mencionó que fue golpeada, baleada y casi violada el domingo por la mañana dentro de su casa en la cuadra 1400 de Francis Avenue, cerca de Maryland Parkway y Charleston Boulevard. Mientras que la herida de bala y los moretones en su cara, cuello y brazos tardarán un tiempo en sanar, ha sido liberada del hospital.

Pero ella no ha regresado a su casa desde el encuentro, que comenzó cuando se despertó alrededor de las 8 a.m. el domingo con el sonido de sus platos traqueteando. Vio a un hombre que no llevaba más que una gorra de béisbol en la puerta de su casa.

“¿Qué estás haciendo?” Shevaun recordó haberle preguntado al hombre.

“Te voy a violar”, dijo que respondió.

Durante la siguiente hora, el hombre le dio una bofetada en la cara, trató de atacarla sexualmente, saqueó su casa de 20 años y finalmente le disparó con su propia arma.

Shevaun había agarrado la pistola antigua calibre .25 desde debajo de su sofá durante la invasión de la casa, pero el hombre la vio y se la arrebató.

“Me dijo, ‘Voy a tener que matarte’”, relató. “Le respondí: ‘Vamos, no tienes que hacer eso’”.

El arma, un regalo de su padre a su madre, se le entregó en 1994. Ella dijo que nunca la había disparado y se pensaba que era un modelo de 1948.

Su atacante no usó el arma hasta que estuvo a punto de abandonar la casa. Ella pensó que él se iba a ir, pero cuando giró, le disparó.

Shevaun llamó al 911 después de que se fuera para siempre, alrededor de las 9 a.m.

“Creo que estaba seguro de que me había matado”.

El hombre intentó usar su camioneta como una escapada pero la batería estaba agotada, por lo que se fue a pie, recordó.

Shevaun recordó que tenía un tatuaje de una mujer en su brazo, y usó la descripción del tatuaje para ayudar a la policía a identificar a un sospechoso. Ella atribuyó el mérito a los detectives que investigaron su caso por trabajar horas largas y difíciles para identificar al sospechoso.

El lunes, la policía de Las Vegas arrestó a Herbert Scott Rogers, de 53 años, como sospechoso del ataque y lo arrestó por varios cargos.

Los fiscales acusaron a Rogers el jueves de intento de asesinato, agresión sexual, agresión física, secuestro, robo y vandalismo, todo con un arma mortal. Permaneció en el Centro de Detención del Condado de Clark con una fianza de un mdd.

El capitán del Departamento de la Policía Metropolitana, Laz Chávez, mencionó en una sesión informativa el jueves que no estaba claro si la casa de Shevaun fue atacada.

“Esto obviamente fue un crimen muy terrible en algunos de nuestros más vulnerables”, señaló Chávez, quien supervisa el Comando del Área del Centro de la Policía Metropolitana.

Rogers es un delincuente sexual registrado, según archivos. Fue declarado culpable de intento de lascivia con una menor en 2002 y recibió la orden de tener supervisión de por vida.

Se declaró culpable de una infracción de registro de delincuentes sexuales en 2007, y de un intento de acto prohibido por delincuencia sexual en 2013, según los documentos.

Add Event

You May Like