Honrarán a veterano de Las Vegas herido en Irak en un evento en Henderson

El Sargento del ejército, Adam Poppenhouse y su equipo, estaban en una misión en Irak en 2006 para encontrar un piloto de caza derribado cuando un gran artefacto explosivo desintegró su pierna derecha justo días antes de cumplir 21 años.

Dijo que se mantuvo despierto durante todo: los gritos, ser sacado del tanque justo antes de que se incendiara, las 500 libras de explosivos que dejaron un cráter de 30 metros a su paso.

Lo siguiente que supo el soldado fue que se despertó en el Centro Médico del Ejército Walter Reed en Washington.

“Es insondable. Es como si fueras sacado de una existencia y atado a otra”, relató Poppenhouse el jueves.

El veterano de 33 años de Las Vegas, que sirvió en el ejército después de graduarse de la escuela secundaria en 2004, será honrado desde el mediodía hasta las 9 p.m. del sábado en el anfiteatro Henderson Events Plaza.

El evento es patrocinado por la ciudad de Henderson y One Hero at a Time, un grupo local de voluntarios que busca recaudar fondos y honrar a los veteranos que han sido gravemente heridos.

“Estoy impresionado”, comentó Poppenhouse sobre el honor.

Dos veces al año, el grupo selecciona a un veterano para honrarlo: uno de Las Vegas y otro de Mesquite.

Las ganancias del evento del sábado, que incluye una donación de entrada de $20 por persona, rifas, alimentos y bebidas, irán a Poppenhouse y su familia.

El evento, el noveno del grupo celebrado en Henderson, incluye una ceremonia de apertura con la guardia de color ROTC de la Escuela Secundaria Básica, bandas e historias de 25 veteranos de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea.

“Queremos hacerles saber que esta nación aprecia su sacrificio”, dijo Rick Hillis, de 49 años, quien fundó el grupo.

Hillis, un ex sargento del ejército, se retiró después de una lesión durante la Operación Tormenta del Desierto que lo dejó con quemaduras el 40 por ciento de su cuerpo. Afirmó que espera usar el evento para educar a otros.

“Es importante que nuestra generación más joven comprenda qué es la libertad”, explicó Hillis. “Alentamos a las personas a que vengan al evento, miren a Adam a los ojos, le den la mano y le digan ‘Bienvenido a casa’”.

Después de su lesión, Poppenhouse pasó casi tres años en el hospital. Después de 18 meses de terapia con su prótesis izquierda, la pierna derecha de Poppenhouse se volvió frágil y necesitó ser amputada.

“Caminar sobre extremidades protésicas llevó años para dominar, es un proceso físico y mental agotador”, describió. Pero después de perseverar, ahora puede jugar golf semi-profesional, saltar a la piscina con su hijo y jugar hockey.

Poppenhouse hizo hincapié en que muchos veteranos no han sufrido lesiones físicas, pero todavía tienen cicatrices emocionales.

“Es una de esas cosas en las que tienes que ver lo bueno”, agregó.

Él y su esposa, Megan, tienen un niño de 2 años que lleva el nombre de su padre y esperan otro bebé en cualquier momento.

“Estoy muy orgulloso de mi servicio militar. Definitivamente no cambiaría mi experiencia “, aseguró Poppenhouse. “Se necesita una persona especial para tomar la decisión de ir al extranjero y defender a nuestro país, y el sacrificio que todos hacen”.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like