Hospitales de Las Vegas evacúan rápidamente a enfermos mentales

Los Nevadenses con enfermedades mentales están siendo expulsados de los hospitales demasiado pronto, y muchos terminan regresando a las salas de emergencia o son entregados a un “consultor” sin licencia que los envía a hogares grupales inadecuados, según ha podido conocer el Review-Journal.

“Podrían ser psicóticos y estar muy medicados, y los estamos liberando”, afirmó Takari Reese, un ex técnico de salud mental del Hospital North Vista. “Los doctores están literalmente haciendo que la gente pasee pacientes por la puerta sin zapatos, con batas para pacientes”.

El mes pasado, North Vista Hospital liberó a Rayshauna Roy, una mujer suicida bipolar, de 33 años, a una desconocida llamada Eileen Lee, que no tenía experiencia médica. Lee, a quien le pagan por sus servicios de “consultoría”, colocó a Roy en una casa grupal independiente sin supervisión médica. El hospital nunca llamó a la familia de Roy, que vive en Las Vegas, y Roy murió dentro de la casa un día después.

Funcionarios de salud de Nevada informaron la semana pasada que están investigando la situación.

Pero el alta de Roy es un síntoma de un problema mucho más grande en Nevada: recursos escasos para tratar enfermedades mentales, falta de profesionales capacitados y escasez de camas de hospital para pacientes que a menudo no tienen los medios para pagar la atención.

“Los conservan si un médico está de acuerdo con la evaluación y dice que esta persona debe estar detenida por 72 horas”, agregó el subjefe del Departamento de Policía Metropolitana: John McGrath. “Pero hemos tenido personas que han sido liberadas en 15 minutos. Tenemos personas que hemos tomado varias veces en el mismo día. Esa parte del sistema está rota”.

La prisa por sacar a pacientes mentalmente enfermos lleva a ubicaciones en hogares grupales sin licencia, similares a los descubiertos en una reciente auditoría estatal. También empuja a los hospitales a confiar en intermediarios externos como Lee a quienes se les paga para colocar a las personas pero no tienen experiencia médica y no hacen el seguimiento con los pacientes.

“Los hospitales y otras instalaciones de rehabilitación están bajo presión para sacar a la gente”, dijo Lynn Hunsinger, trabajadora social autorizada que trabaja con varios proveedores de atención médica. “Tan pronto como consiguen que alguien sea dado de alta, se libera una cama para otra persona”.

Fantasi Pridgon, gerente de proyecto de HealthInsight, que busca mejorar la atención médica en Nevada, comentó que North Vista tiene la segunda tasa de readmisión más alta en el estado.

“Con North Vista, tienen tantos pacientes, y muchas veces no tienen camas suficientes”, reportó Pridgon. “Desafortunadamente, terminaron descargando a alguien a un hogar grupal sin tener suficiente información”.

Carlos Sánchez, de 61 años, trabajador de mantenimiento, fue liberado el viernes del pabellón psiquiátrico de North Vista luego de intentar suicidarse. Sánchez dijo que el personal del hospital lo presionó para que ingresara en un hogar grupal -a pesar de que tiene familia en Las Vegas- y un hombre con quien entabló amistad en la sala fue entregado a Lee el jueves.

“Creyeron que no tenía hogar”, destacó Sánchez. “No me dejaron llamar a mi familia”.

Detenciones Legales 2000 en efecto

En Nevada, las personas que no pueden cuidar de sí mismas o que amenazan con lastimarse o a otros, son sometidas a una suspensión médica de 72 horas llamada Legal 2000. Las suspensiones son ordenadas por oficiales de policía, médicos u otros proveedores de atención médica autorizados. Pero los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley afirman que los hospitales de Nevada están liberando a las personas con enfermedades mentales antes de las 72 horas completas, lo que genera un ciclo preocupante en el que las personas vuelven a la calle, se emite otra retención legal y se envían al hospital.

Roy estaba en una retención Legal 2000 antes de ser designada a Lee.

Según los datos de la Policía Metropolitana, la policía realizó 10 mil 745 detenciones legales 2000 el año pasado. Casi 100 de esas personas fueron colocadas en bodegas cuatro o más veces, y algunas fueron colocadas en un Legal 2000 hasta 15 veces en un año. El número de retenciones de Legal 2000 manejadas por la Policía Metropolitana se ha más que duplicado en los últimos siete años.

Jim Martin, un gerente de TI de 41 años, fue llevado a North Vista el mes pasado en un control Legal 2000 después de que intentó suicidarse.

Martin, que tiene depresión y ansiedad, dijo que fue liberado un día después. Nunca lo llevaron a la sala psiquiátrica. No recibió medicación ni papeleo. No vio a un psiquiatra hasta justo antes de su liberación.

“Todo lo que tuve que hacer fue decirle al psiquiatra que ya no quería suicidarme para ser liberado”, reportó Martin. “No hubo pruebas o medicamentos administrados. Solo dijeron, ‘OK, te creemos; estás bien para irte’ y me echó por la puerta, siento que me apresuré”.

Procedimientos de Descarga

La portavoz de North Vista: Susan Olson detalló que los médicos determinan “el nivel de atención” en el momento del alta y que los adultos tienen derecho a ir a donde quieran.

El Review-Journal se contactó con la mayoría de los hospitales de Las Vegas para preguntar sobre los procedimientos de alta para los pacientes de salud mental. La mayoría, incluidos Spring Valley, Valley Hospital, Desert View, Summerlin, MountainView y Southern Hills, no respondieron.

La portavoz del Centro Médico Universitario: Danita Cohen, dijo que el médico tratante del hospital decide cuándo se debe dar de alta a un paciente.

La vocera de Sunrise: Fran Jacques, se negó a responder preguntas sobre las políticas de alta, pero emitió un comunicado en el que dice que el hospital sigue las leyes estatales y los médicos toman todas las decisiones de alta.

Sunrise negó el uso de enlaces hospitalarios como Eileen Lee. Los otros hospitales no respondieron esa pregunta.

El sur de Nevada tiene una instalación estatal para enfermedades mentales, el Hospital Psiquiátrico Rawson-Neal. El administrador del hospital: Jo Malay, respondió que casi el 90 por ciento de los pacientes de Rawson-Neal provienen de las detenciones de Legal 2000. La mitad de ellos son transferidos desde hospitales locales.

Pero, Malay insistió que el estado no usa los servicios de Lee u otros consultores, ni se apresura a sacar a la gente.

“Antes de la alta, el equipo de tratamiento buscará la capacidad del cliente para emitir buenos juicios, practicar el autocuidado y comprender su plan de tratamiento”, agregó Malay.

La ley estatal requiere que las empresas o individuos que “proporcionen referencias” a hogares grupales residenciales obtengan una licencia. Lee no la tenía. De acuerdo con funcionarios estatales, solo Akamai Senior Options de Las Vegas tiene licencia para derivar pacientes a hogares grupales.

Reese, el ex técnico de salud mental de North Vista, puntualizó que el médico de la sala de psiquiatría del Hospital North Vista: el Dr. Kevin Bernstein, insistió en que contactaran a Eileen Lee primero. Bernstein trató a Rayshauna Roy antes de ser liberada a Lee y murió un día después.

“Nos dijeron que contactaremos primero a Eileen antes de contactar a otra persona y ella se iba a encargar del alta”, destacó Reese. “Y ella vino inmediatamente dentro de las 24 horas para evaluar a ese paciente”.

Bernstein no devolvió las llamadas para hacer comentarios. Su abogado: John V. Spilotro, reconoció que el hospital usa a Lee, pero afirmó que es uno de los enlaces de varios hospitales.

Spilotro mencionó que tendría que “examinar” si Lee necesita una licencia para transferir personas fuera del hospital.

 

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like