106°F
weather icon Partly Cloudy

Hoy hace 70 años: las pruebas nucleares iniciaron una nueva era para Nevada

Hace 70 años, una explosión atómica detonada en una remota y extensa franja del desierto conocida como Frenchman Flat fue vista y sentida en Las Vegas, a 65 millas al sureste.

La cobertura del Review-Journal del día siguiente, el 28 de enero de 1951, incluía informes del público, algunos de los cuales se habían despertado por la onda expansiva o habían sido testigos de un destello blanco y cegador, o habían descrito un “efecto boreal” que se extendía por todo el cielo hacia el noroeste.

“VEGANS ‘ATOM-IZED’”, decía el encabezado del periódico en letras grandes, en negrita y en mayúsculas, salpicadas en la primera página.

Entre 1951 y 1992 se realizaron más de mil pruebas atómicas en el desierto de Nevada, de las cuales unas 100 fueron sobre terreno, pero ésta fue la primera de esa sucesión. También fue la primera prueba de este tipo en Estados Unidos desde una explosión atómica experimental en Nuevo México seis años antes.

La explosión dio paso a una nueva era en la historia de Nevada, que antes había quedado relegada a la percepción de comportamientos burdos como el juego, la prostitución y los divorcios fáciles.

“Legitimó a Nevada; éramos una especie de estado fuera de la ley”, dijo la representante Dina Titus, demócrata por Nevada, que en 1986 publicó un libro, “Bombs in the Backyard”, que analiza el sitio de pruebas de Nevada a través de una lente política y cultural.

“Creo que siempre se considerará que contribuyó a que ganáramos la Guerra Fría, y con razón”, dijo.

Héroes anónimos

En aquella época, las pruebas eran relativamente fáciles de vender: Estados Unidos tenía que protegerse de la agresión extranjera, y sus “bombas buenas” tenían que ser mejores que las de los rusos, que también estaban probando armas nucleares, según el profesor de historia de la UNLV, Michael Green.

Si a esto le añadimos las sospechas de la época de McCarthy de que los comunistas se escondían en Estados Unidos, “incluso si uno se inclinara a cuestionar esto, muchos se mostrarían recelosos”, dijo.

Incluso los trabajadores del centro de pruebas que años más tarde se vieron afectados por enfermedades como el cáncer, mantuvieron un sentimiento de orgullo por su contribución a la defensa del país, según Amy Austin, directora regional de difusión de Nuclear Care Partners, que proporciona atención a domicilio para los antiguos trabajadores atómicos que han caído enfermos.

“No he conocido ni una sola vez a un ex trabajador que dijera que se arrepiente y que no tomaría la decisión de ir a trabajar y servir a su país de esa manera si tuviera que hacerlo todo de nuevo”, dijo sobre sus casi siete años con el grupo acreditado a nivel nacional.

Austin señala que los trabajadores son héroes anónimos que no reciben el reconocimiento que merecen. Rubén Mendoza, especialista en desarrollo empresarial regional de Nuclear Care Partners, que opera en al menos 16 estados, comentó que ha ayudado a miles de ex trabajadores en los últimos siete años.

Según Mendoza, en el Sitio de Pruebas de Nevada había entre ocho mil y 15 mil trabajadores en un día cualquiera, un área masiva más grande que Rhode Island. Dijo que ahora hay una concentración de cánceres en Nevada y en las ciudades circundantes.

“Definitivamente se ha cobrado su precio”, indicó.

Una historia del Oeste estadounidense

El emplazamiento se conoce ahora como Nevada National Security Site y sigue realizando experimentos subterráneos subcríticos (lo que significa que “no se producirá una reacción de fisión nuclear en cadena autosostenida”) para recopilar datos sobre armas nucleares, según su página web.

Titus dijo que ahora es responsabilidad de las autoridades encontrar un uso más amplio para el terreno, como la ciberseguridad o las limpiezas peligrosas, para que se convierta en un motor económico en lugar de una simple reliquia.

En cuanto a su legado, el presidente del Departamento de Historia de la UNLV, Andy Kirk, declaró que las pruebas nucleares en Nevada fueron “el mayor experimento científico de la historia de la humanidad”. Sería la historia definitoria de casi cualquier otro lugar, pero pasa a un segundo plano en una ciudad como Las Vegas tan conocida por sus aspectos culturales.

Kirk, que ha llevado a cabo una extensa historia oral sobre el lugar de las pruebas y es autor de la novela gráfica “Doom Towns”, considera que las pruebas encajan bien en la narrativa más amplia del Oeste estadounidense, no como los ferrocarriles subvencionados y la presa Hoover: Una vasta región es utilizada por el gobierno de Estados Unidos para grandes proyectos, tanto en beneficio como en perjuicio de sus habitantes.

Pero también señaló que con demasiada frecuencia se encuentra con que los estudiantes no saben mucho al respecto.

“La historia es demasiado importante como para que se desvanezca”, subrayó. “No hay forma de entender Las Vegas moderna sin conocer la historia de las pruebas nucleares”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Dice adiós cónsul de El Salvador

El cónsul general de El Salvador en Las Vegas fue transferido al Consulado General de Denver y el vice cónsul al Consulado de El Paso.

Programa deportivo de LVMPD para fortalecer tejido social

Con el objetivo de fortalecer el vínculo entre la comunidad y las autoridades locales, el Departamento de Policía Metropolitana de Las Vegas (LVMPD, por sus siglas en inglés) ha creado un programa mediante el cual emplea el deporte como herramienta para mejorar las oportunidades de decenas de jóvenes en la sociedad. Este ha recibido el nombre de Bolden Lions FC.

Soñadores con “Toga y Birrete”

Hubo momentos que Arely pensó que tendría que dejar sus estudios debido a la incertidumbre generada alrededor del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés); la joven tuvo temor de que el programa desapareciera, durante la administración del presidente Donald Trump; ya que en 2017 -cuando ella apenas comenzaba sus estudios superiores- fue que el ex-mandatario emitió una orden ejecutiva para terminar con DACA.