53°F
weather icon Clear

Iglesias de Las Vegas dan la bienvenida a los adoradores en persona

Las campanas sonaron en las comunidades de Las Vegas durante el fin de semana, ya que los servicios religiosos en persona en muchas iglesias comenzaron por primera vez en meses.

Impulsados por el aumento de reuniones públicas permitidas por el gobernador Steve Sisolak de 50 a 250, varias casas de adoración del área comenzaron a regresar a los servicios en vivo durante el fin de semana, mientras que otras que han estado ofreciendo servicios bajo el anterior límite de 50 personas se están preparando para acercarse un poco más a la asistencia previa al COVID.

Aunque el sábado por la noche hubo una pequeña asistencia en algunas iglesias de Henderson, los que acudieron estaban entusiasmados por volver a pararse en la iglesia y celebrar entre amigos con sólo unas pocas restricciones.

St. Francis of Assisi Catholic Church pidió a los feligreses que se registraran en línea de antemano, y se firmaron las confirmaciones de asistencia al llegar. Sólo unas pocas docenas de coches se dispersaron por el enorme estacionamiento para la misa del sábado por la noche, pero los que estaban fuera se maravillaron con la escuela de al lado, que comenzó a inscribir estudiantes durante la pandemia.

En la New Song Church en Anthem, viejos amigos se reunieron en admiración de lo hermoso que era su casa de congregación.

Alrededor de una docena de personas se reunieron en el salón parroquial para escuchar al pastor Paul Block hablar en persona por primera vez desde julio, cuando la iglesia abrió brevemente con un límite de 25 personas.

“Son mi familia”

La residente de Sun City Anthem, Connie Lerner, de 78 años, se estacionó frente a la iglesia y ayudó a su amiga Dottie Roser, de 75, con su andador cuando las dos entraron a la iglesia. Las mujeres admiraron la forma en que se habían organizado los asientos, con dos asientos en cada fila de seis bloqueados por distanciamiento. Roser pasó el tiempo antes de la iglesia dando la vuelta para saludar a la gente mientras Lerner se sentaba en el estudio de la Biblia de Block.

“Este es un lugar especial para mí”, dijo Lerner entre el estudio de la Biblia y la misa de las 5 p.m. “Son mi familia”.

Lerner recordó el pasado octubre, antes de la pandemia y antes de que le diagnosticaran cáncer de mama en fase cuatro, cuando 26 miembros de la iglesia viajaron para ver las tierras santas de Europa y Asia. Dice que todavía prefiere las misas del sábado por la noche porque es una multitud mayor y todos van a cenar juntos después.

Margaret Grunseich, de 69, y su prometido Tom Willmore, de 77, dijeron que la caja de ofrendas que está en la parte trasera del edificio y las entradas y salidas separadas ayudan a todos a sentirse más seguros.

“Podemos traer a más gente de esta manera y seguir siendo conscientes de nuestra salud”, mencionó Grunseich.

Roser, la hermana de Willmore, llamó a estar de vuelta en la iglesia “una bendición absoluta”.

“Puedo alabar al Señor en un santuario entre los compañeros de culto”, mencionó.

“Es tan bueno estar juntos”

Apropiadamente, el sermón del reverendo Drew Moore en Canyon Ridge Christian Church el sábado tocó el tema de las “reuniones impactantes”.

La iglesia había estado ofreciendo sólo misas en línea y en streaming desde marzo, y las misas en vivo se reanudaron este fin de semana con una capacidad completa (250 personas registradas para asistir a dos misas el sábado y dos el domingo).

“Es tan bueno estar juntos”, expresó Moore, el pastor principal de la iglesia.

Los asientos se desinfectaron entre las misas ligeramente más cortas, y todos los asistentes debían llevar cubrebocas. El pastor ejecutivo, Mitch Harrison, declaró que los feligreses no tuvieron problema para seguir los nuevos protocolos de seguridad de la iglesia.

“Pareció funcionar bastante bien”, consideró. “Hemos sido muy conscientes en ayudar a la gente a entender las razones para usar cubrebocas. La gente coopera y están felices de estar aquí, así que creo que eso ayuda al proceso”.

“Es bueno ver muchas caras familiares y algunas nuevas también”, dijo Harrison. “Algunas personas están listas para volver a la iglesia, listas para reunirse de nuevo”.

Mike Wagoner, miembro de la iglesia durante unos 15 años, dijo que volver era “casi como volver a casa. Puedo ver a mis amigos de nuevo”.

También descubrió que, en comparación con una misa en vivo o en video, asistir a una en vivo le ayuda a concentrarse.

“Tengo menos distracción aquí”, dijo Wagoner. “Toda tu mente está puesta en venir a ver a Dios”.

Como en muchas iglesias de la zona, la Holy Spirit Catholic Church pidió a los feligreses que se registraran en línea, y los 250 asientos fueron sido reservados para la misa de las 9:30 a.m., comentó el reverendo William Kenny. Con el uso de cubrebocas y desinfección de manos, las medidas de distanciamiento social incluían que los feligreses se sentaran en los extremos de los bancos y usar sólo uno de cada dos bancos.

La comunión se limitó a las obleas, no se repartió vino de los cálices.

La iglesia ha estado celebrando la misa desde junio, limitando el número de personas dentro a 50, dijo Kenny.

“Hay una verdadera hambre de Eucaristía. Hemos tenido cientos de personas que la ven en vivo, pero no pueden tomar la comunión”, dijo, agregando que muchos probablemente también extrañan la comunión y la socialización que la misa proporciona.

El lado positivo

Kenny añadió que confía en que la asistencia a la iglesia se recuperará cuando la pandemia termine. Señaló que había escuchado que algunas personas encontraron tiempo para leer la Biblia durante la pandemia y otros se dieron cuenta de que necesitaban trabajar en su relación con Dios.

“Tal vez ese es el lado bueno, algunas personas se dieron cuenta de lo importante que es Dios”, subrayó.

En Desert Spring United Methodist Church, se celebró una misa al aire libre para un máximo de 60 personas, comentó el reverendo David Devereaux.

Las sillas se colocaron afuera en grupos según el número de personas registradas en cada grupo. Cada grupo se colocó a seis pies de distancia, todos llevaban cubrebocas y había desinfectante para las manos.

“Durante siete meses he orado frente a una cámara”, dijo Devereaux. “Echaba de menos poder ver a la gente y a la comunidad”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
“Soy más que mi balanza” Revela cómo superar la obesidad

El reconocido médico dominicano Pablo García Vargas anunció el lanzamiento internacional de su libro “Soy más que mi balanza”, que en solo horas se convirtió en una sensación.

Se movilizan demócratas en el sur de Nevada

Las actividades para tratar de conseguir el voto de los ciudadanos de Nevada se intensificaron en la última semana, el Partido Demócrata organizó eventos con estudiantes, cabalgatas y caravanas vehiculares. Todo esto en la búsqueda de conseguir el apoyo de los votantes para el aspirante presidencial Joe Biden y candidatos locales.

Sisolak con un plan para revivir las convenciones

La economía de Nevada podría recibir un impulso a principios de año, ya que el estado está trabajando en un plan que permitiría a las convenciones tener un número significativamente mayor de asistentes.

A una semana de las elecciones, políticos ponen en marcha planes finales

Con la votación anticipada a punto de terminar el viernes y el día de las elecciones a la semana, los organizadores políticos de Nevada han cambiado los planes de todo el año para convertir a los votantes en la carrera final.

Investigan a asambleísta de Las Vegas por diversos cargos

La policía está llevando a cabo una investigación criminal sobre las alegaciones de que un asambleísta de Las Vegas hizo mal uso de fondos de campaña y no vivió en su distrito, según se enteró el Review-Journal.