85°F
weather icon Clear

Informa la ONU que cambio climático afecta a 500 millones de personas

Más de 500 millones de personas viven en áreas afectadas por la erosión relacionada con el cambio climático, advirtió la ONU, antes de instar a todos sus 191 países miembros a comprometerse con el uso sostenible de la tierra para ayudar a limitar las emisiones de gases con efecto invernadero antes de que sea demasiado tarde.

Hablando en el lanzamiento de un Informe Especial sobre el Cambio Climático y la Tierra elaborado por el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU (IPCC, por sus siglas en inglés), los expertos destacaron cómo el aumento de las temperaturas globales, vinculado con el aumento de las presiones sobre el suelo fértil, arriesga a poner en peligro la seguridad alimentaria para todo el planeta.

“Hoy 500 millones de personas viven en áreas que experimentan la desertificación”, dijo Valérie Masson-Delmotte, copresidenta de uno de los tres grupos de trabajo que contribuyeron a un monumental informe de mil 200 páginas.

“Las personas que viven en áreas ya degradadas o desertificadas se ven cada vez más negativamente afectadas por el cambio climático”, recordó. durante una conferencia de prensa efectuada en la Organización Meteorológica Mundial, cuya sede se encuentra en esta ciudad.

Masson-Delmotte agregó que esta degradación del suelo tiene un impacto directo en la cantidad de carbono que la tierra puede contener.

El mayor número de esos 500 millones de personas afectadas se encuentra en el sur y el este de Asia, la región del Sahel, incluido el norte de África, además del Medio Oriente, incluida la península arábiga.

En medio de informes recientes de que más de 820 millones de personas están desnutridas en todo el mundo, el Copresidente de otro Grupo de Trabajo, Jim Skea, destacó el hecho de que hasta el 30 por ciento de los alimentos se pierden o desperdician.

“En el futuro, los países deberían considerar todas las opciones para abordar la pérdida y el desperdicio de los alimentos, reduciendo así la presión sobre la tierra y las emisiones de gases de efecto invernadero resultantes, incluso mediante el cultivo de combustibles a base de plantas, o llamados “bio”, dijo.

El doctor Skea insistió en que limitar el calentamiento global a 1.5 o incluso 2 grados (Celsius) implicará eliminar el dióxido de carbono de la atmósfera “y la tierra tiene un papel fundamental en la eliminación del dióxido de carbono. Las prácticas agrícolas pueden ayudar a acumular carbono en los suelos, pero también podría significar utilizar más bioenergía con o sin captura y almacenamiento de carbono y la expansión de los bosques”.

Producido por 107 científicos de más de 50 países de todas las regiones del mundo, con más de la mitad de los autores contribuyentes de los países en desarrollo, el informe del IPCC proporciona una revisión basada en pares de las últimas investigaciones sobre el uso de la tierra en la actualidad.

Según el IPCC, la agricultura, la silvicultura y otros usos de la tierra contribuyen a alrededor de una cuarta parte de las emisiones de gases de efecto invernadero, un hecho que los responsables de las políticas deben considerar al considerar dónde invertir, adaptarse y mitigar los efectos del cambio climático.

“Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de todos los sectores es esencial si queremos mantener (el aumento de la temperatura) por debajo de dos grados centígrados (por debajo de los niveles preindustriales)”, dijo por su lado la doctora Debra Roberts, copresidenta del Grupo de trabajo II, antes de advertir que había “límites a la escala de cultivos energéticos y forestación que podrían utilizarse para lograr este objetivo”.

Otro copresidente del Grupo de Trabajo, Hans-Otto Pörtner, subrayó la necesidad de una acción inmediata frente al calentamiento del planeta, quien subrayó que “no hay posibilidad de que nadie diga: ¡Oh!, el cambio climático está sucediendo y nosotros (… ) simplemente nos estamos adaptando a él. ¡No! ¡La capacidad de adaptación es limitada!”.

A pesar de los desafíos que enfrentan muchos países debido a las presiones sobre el cambio climático en la tierra, se necesita una acción positiva ahora, sostuvo el Dr. Pörtner, en medio de las estimaciones de que la población mundial alcanzará alrededor de 10 mil millones en el año 2050.

“Hay algunas regiones y algunos lugares, especialmente en las latitudes más bajas donde la vulnerabilidad es extrema. Pero incluso en esos países, cuando hay un énfasis en la adaptación en sus estrategias de desarrollo, la mitigación debe jugar un papel clave”.

También presentando el Informe Especial, Debra Roberts, Copresidenta del Grupo de Trabajo II, sostuvo que sus hallazgos eran un claro recordatorio de que los objetivos acordados internacionalmente para reducir la desigualdad en todas partes bajo la Agenda 2030 de la ONU corrían el riesgo de estar “cada vez más fuera del alcance … si no lo hacemos actuar ambiciosamente hacia ese objetivo general de reducir las emisiones y aumentar la capacidad de adaptación”.

Los hallazgos del informe confirmaron “presiones crecientes de degradación de la tierra y desertificación en lugares como África, Asia y América del Sur”, explicó Roberts, al tiempo que hizo en un llamado a las economías industrializadas del hemisferio norte para que ayuden compartiendo sus conocimientos tecnológicos.

Mientras tanto, dentro de los países menos desarrollados, los gobiernos deben apoyar a las administraciones locales “para mejorar la forma en que administran la tierra y hacerla más sostenible” y señaló que la capacidad de acceder al crédito era una opción política clave. “La importancia de acceder a los recursos financieros para poder cambiar la forma de administrar la tierra es importante”, dijo Roberts.

Cuando se le preguntó sobre el potencial de los biocombustibles para reducir los gases de efecto invernadero, el Dr. Masson-Delmotte reconoció que eso “forma parte de una cartera de posibles soluciones para mantener el calentamiento global en un nivel bajo”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.