Informa un reporte detalles de problemas con el departamento de policía de la UNLV

Un estudio que explora la viabilidad de la consolidación de los servicios policiales en las instituciones de educación superior del sur de Nevada revela que el departamento de policía de la Universidad de Nevada, Las Vegas (UNLV) está plagado de problemas y no puede apoyar esa fusión.

La Asociación Internacional de Administradores de Aplicación de la Ley del Campus (IACLEA) descubrió que el departamento de policía de la UNLV carece de un enfoque coordinado para la seguridad y protección del campus, con la facultad, el personal y los estudiantes creyendo que la seguridad no es una prioridad en la universidad.

“Esta percepción también se manifestó en lo que se describió como un aumento en los tiempos de respuesta, falta de presencia policial y de seguridad por la noche, falta de un programa unificado de tecnología de seguridad para el campus, cámaras de seguridad rotas”, entre más cosas redacta en el informe.

La revisión fue encargada por el Rector del Sistema de Educación Superior de Nevada (NSHE): Thom Reilly, en septiembre después de que tanto la UNLV como la Universidad del Sur de Nevada (CSN) no presentaran un camino para la consolidación. Los regentes solicitaron que las dos escuelas trabajen juntas para presentar un plan de consolidación después de que las instituciones del norte del estado se fusionaron con éxito.

“Después de leer el informe, estaba convencido de que quería que la UNLV y la CSN revisaran atentamente el informe y desarrollaran un plan en el futuro”, indicó Reilly. “Quiero que tengan amplias oportunidades para abordar los problemas que surgieron del informe”.

Reilly compartió el informe con los regentes y el sistema NSHE el jueves por la mañana, cuando la UNLV también anunció que el jefe del Departamento de Policía de la UNLV, José Elique, se retirará el 1 de diciembre.

La “relación áspera” y una “serie de problemas de personal” entre los ejecutivos de la policía en CSN y UNLV se destacó en el informe.

“Este problema es profundo y no es probable que se resuelva de la noche a la mañana”, describe el informe.

Un Sinnúmero de Problemas

Para complicar aún más el asunto hay problemas dentro del departamento de policía de la UNLV, que incluyen equipos obsoletos, coches de policía viejos y deteriorados, un centro de despacho descuidado y el incumplimiento de las mejores prácticas en materia de agresión sexual, el Título IX y la Ley Clery.

El informe también cita la preocupación “generalizada” entre la facultad, el personal y los estudiantes sobre el financiamiento del departamento de policía “por partes”. Los estudiantes cuestionaron por qué Elique tuvo que ir al gobierno estudiantil para recaudar dinero para 19 nuevos teléfonos de emergencia.

Samantha Bivins, una ex senadora estudiantil de la UNLV quien lideró el esfuerzo para actualizar los teléfonos de emergencia, también presionó para que el departamento produzca un video de tirador activo actualizado. Ella afirma que cree que el esfuerzo de los estudiantes “finalmente llamó la atención de la administración”.

“No era algo que habíamos hecho antes”, agregó. “Ninguno de los miembros del Senado estaba proponiendo nada, y aunque estoy de acuerdo en que los estudiantes no deberían tener que pagar por ello, quería que se gastaran 250 mil dólares en seguridad, en lugar de sentarse en una cuenta y simplemente cobrar intereses”.

Desde entonces, la universidad ha asignado fondos de reserva para mejoras de seguridad, incluido el reemplazo de más teléfonos de emergencia.

“Me parece que están en camino de comenzar a abordar algunos de los problemas de equipo y capital en torno a la seguridad pública”, destacó Reilly.

El Presidente del Cuerpo Estudiantil, Christopher Roys, también ha continuado haciendo que la seguridad del campus ocupe un lugar destacado en la lista de prioridades, admitió Bivins.

El programa Rebel Rides se inició con un lanzamiento suave el mes pasado, dijo Roys. El gobierno estudiantil compró un carrito de golf de alta tecnología para que el departamento de policía acompañe a los estudiantes a sus automóviles.

“Definitivamente necesitábamos ser sacados de los 80s”, comentó Bivins. “Nos estábamos quedando muy, muy atrás”.

‘Resistencia Absoluta’

Los funcionarios de la CSN creían que la universidad también estaba retrasada, según el informe. La IACLEA se enteró de que la universidad ya no usa los servicios de despacho de la UNLV debido a equipos obsoletos. Los miembros del departamento de policía de la CSN también se quejaron “repetida y enfáticamente” de la conducta condescendiente mostrada por los oficiales de la UNLV.

En general, la IACLEA encontró una “resistencia absoluta” a una fusión en el sur, donde las instituciones son más grandes, más complejas y están más geográficamente extendidas que las instituciones del norte del estado. Pero Margo Martin, presidenta en funciones de CSN, aseguró que los campus pueden encontrar una manera de trabajar juntos.

“No creo que estos desafíos sean insuperables, pero creo que deben abordarse”, dijo.

El informe también describió las mejoras que la CSN necesita hacer.

La universidad utiliza 60 agentes de seguridad contratados, además de 17 agentes de policía armados, para dotar de personal a sus ubicaciones. La IACLEA anunció que la universidad paga una “exorbitante” cantidad de 1.8 mdd para contratar a los agentes de seguridad, y que la práctica debe ser eliminada. El informe también informó que el proceso para solicitar los servicios policiales de la CSN es “engorroso”.

Martin destacó que la universidad ha eliminado a seis oficiales de seguridad contratados a tiempo completo y se está llevando a cabo un reclutamiento activo para contratar más policías, pero encontrar el dinero podría ser un problema porque a los oficiales jurados se les paga más.

“Una cosa es decir, tenemos que actualizar nuestras cámaras, esto, aquello y lo otro, pero ¿cómo lo financiamos? ¿Aseguramos una subvención? ¿Lo agregamos a nuestro pedido de presupuesto para la Legislatura? “, detalló Martin. “Implica planificar y tener una trayectoria a largo plazo para lo que podríamos hacer”.

El informe también recomienda una evaluación cultural, de liderazgo y organización del departamento de policía de la UNLV antes de que tenga lugar una fusión, y que la Junta de Regentes del estado encuentre un líder, como Adam García, jefe de la policía de la Universidad de Nevada, Reno (UNR), para dirigir esfuerzos de consolidación. García logró una fusión exitosa entre la UNR, la Universidad Comunitaria Truckee Meadows y el Instituto Desert Research en Reno a través de una “colaboración con innovación, autoevaluación, comunicación y trabajo en equipo, y al establecer una visión y objetivos”, dictaminó el informe.

La seguridad en el campus, incluidos los problemas de cultura, liderazgo y gestión del departamento de policía de la UNLV, es también un área que Reilly quiere que aborde el nuevo Director de Operaciones de la UNLV. Reilly creó el cargo el mes pasado para abordar diversas deficiencias operativas en la universidad, y en medio de las tensiones públicas con el presidente de la UNLV, Len Jessup, que se va a un nuevo empleo en la Universidad Claremont Graduate. Las otras cuatro áreas clave de preocupación incluyen recursos humanos, cumplimiento, la Facultad de Medicina Dental y la Facultad de Medicina de la UNLV.

El informe también se publica en un momento en que la CSN está buscando un nuevo presidente permanente.

“También tendremos dos nuevos presidentes que den una nueva mirada a estos temas también”, indicó Reilly.

Dijo que traerá el informe completo, junto con las recomendaciones, a una reunión especial del consejo el 19 de octubre.

Diane Chase, vicepresidenta ejecutiva y directora de la UNLV, no estuvo inmediatamente disponible para hacer comentarios.

IACLEA Final Report – April 2018 (1) by Las Vegas Review-Journal on Scribd

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like