Inmigración al día

Estimados Lectores:

Han pasado varias cosas en el tema de inmigración durante esta semana. Primero, el pasado lunes 9 de junio, la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos decidió que la ley conocida como CSPA (Child Status Protection Act) no beneficiaría a los hijos de los familiares que son pedidos por un ciudadano o residente legal. Esta fue una decisión muy triste, ya que todos los miembros de la comunidad, teníamos la esperanza de que la Corte Suprema, se pusiera del lado de las familias inmigrantes que tienen que decidir entre buscar un futuro mejor y la separación familiar, pero lamentablemente la Corte Suprema decidió ir a favor del gobierno.

Para entender mejor, déjenme explicarles de que se trata esta ley. Cuando un ciudadano americano pide a un hermano, un hijo casado o un residente piden a su esposo(a) o hijo mayor de 21 años, el día que esta petición es aprobada, la visa aún no está disponible. Aun cuando la petición está hecha, el familiar del residente o ciudadano debe esperar varios años, hasta que su fecha de petición también conocida como fecha de prioridad, aparezcan en el boletín de visas del departamento de estado.

Una vez que la visa esté disponible para su uso, el hermano, hijo o el esposo, recién puede comenzar con el trámite para ingresar a los Estados Unidos como residente. Cuando este momento llega, el familiar principal puede venir con su esposo(a) y sus hijos menores de 21 años.

Todo parece funcionar, pero el problema que estamos viendo, es que muchos de los hijos que han sido pedidos por sus padres residentes o ciudadanos, es que cuando diligencian la petición, estos son niños menores de edad, pero debido a la tardanza del trámite, cuando finalmente se presenta la petición a al departamento del estado para que la visa sea expedida, estos ya no son niños, sino que son jóvenes mayores de 21 años de edad, y por lo tanto estos hijos no pueden cobijarse bajo la ley, se ven en la obligación de quedarse en el extranjero y la familia se tiene que separar.

El noveno circuito había dicho que en estos casos, el papá de los niños podía entrar y pedir a sus hijos con la misma fecha de prioridad que él tuvo. No obstante, la Corte Suprema dijo que no. Cuando un hijo derivado de la petición cumple los 21 años de edad, automáticamente pierde el beneficio si es hijo, hermano, o hijo casado. Inmediatamente el hijo del ciudadano americano cambia de categoría de hijo menor a hijo mayor de 21 años de edad.

En resumidas cuentas, los años que el joven y sus padres esperaron, no cuentan. Es una pena pero lo único que podemos hacer es tratar de que el Congreso cambie las leyes para ayudar a estos hijos. Pero eso solo sucederá si tenemos representantes pro inmigrantes en el Congreso y para eso necesitamos que los ciudadanos americanos salgan a votar. Si conoce ciudadanos americanos pídales que voten el próximo mes de noviembre en las elecciones de Congresistas y que voten por Congresistas que apoyan y están a favor de los inmigrantes para que ellos puedan impulsar leyes más humanas.

Si tiene más dudas o preguntas acerca de este tema por favor consulte un abogado de inmigración personalmente. Hasta la próxima semana.

Add Event

You May Like