10 muertos y 15 heridos tras estamparse una van en Toronto

TORONTO – Un joven de 25 años en una camioneta alquilada se lanzó a una acera de Toronto atestada de carritos para almuerzos el lunes, matando a 10 personas e hiriendo a 15 en lo que parecían ser testigos y al jefe de policía de la ciudad como un ataque deliberado. El conductor fue rápidamente arrestado en una tensa pero breve confrontación con oficiales a unas pocas cuadras de distancia.

Los testigos y el jefe de policía afirmaron que el conductor, identificado por las autoridades como Alek Minassian, se movía rápidamente y pareció saltar intencionalmente al bordillo en el vecindario de North York mientras la gente llenaba las aceras en una tarde cálida. Continuó durante más de una milla, tumbando un hidrante de incendios y dejando cuerpos esparcidos a su paso.

Los elementos de seguridad no comentaron sobre un posible motivo, excepto minimizar a una posible conexión con el terrorismo, un pensamiento que se le ocurrió a muchos después de una serie de ataques con camiones y peatones en Europa y la presencia en Toronto esta semana de ministros del Gabinete de las naciones del G7.

Aún así, el jefe de policía de Toronto, Mark Saunders, agregó que no creía que fuera un accidente.

“Definitivamente el incidente pareció deliberado”, declaró Saunders en una conferencia de prensa el lunes por la noche mientras anunciaba que la cifra inicial de muertos de nueve había aumentado a 10 luego de que otra víctima muriera en un hospital. Él mencionó que otros 15 fueron hospitalizados.

Saunders comentó que Minassian, quien vive en el suburbio de Richmond Hill en Toronto, no había sido designado a la policía anteriormente.

Cuando se le preguntó si había alguna evidencia de una conexión con el terrorismo internacional, el jefe dijo solamente: “En base a lo que tenemos, no hay nada que lo comprometa la seguridad nacional en este momento”.

Un alto funcionario del gobierno nacional informó anteriormente que las autoridades no habían entregado la investigación a la Policía Real Montada de Canadá, una señal de que los investigadores consideraban improbable que el motivo del ataque fuera el terrorismo. El funcionario acordó revelar esa información solo si no se cita su nombre.

Las autoridades dieron a conocer pocos detalles en el caso, informando que la investigación aún estaba en curso, con testigos siendo entrevistados y un video de vigilancia siendo examinado.

“Puedo asegurarle al público que todos nuestros recursos disponibles han sido traídos para investigar esta trágica situación”, dijo el subjefe de servicios policiales de Toronto, Peter Yuen.

El incidente ocurrió cuando los ministros del gabinete de los principales países industrializados se reunieron en Canadá para discutir una serie de cuestiones internacionales en el período previo a la reunión del G7 cerca de la ciudad de Québec en junio. El ministro de Seguridad Pública de Canadá, Ralph Goodale, calificó el incidente como un “ataque horrible” y agregó que los ministros de Relaciones Exteriores del G7 extendieron sus condolencias.

El conductor se dirigía al sur en la concurrida calle Yonge alrededor de la 1:30 p.m. y las calles estaban llenas de gente que disfrutaba de un día inusualmente cálido cuando la camioneta saltó a la acera.

Ali Shaker, quien conducía cerca de la camioneta en ese momento, le relató a la emisora canadiense CP24 que el conductor parecía moverse deliberadamente a través de la multitud a más de 30 mph.

“Simplemente se fue a la acera”, dijo Shaker afligido. “¡Empezó a atropellar a todos! Golpeó a cada persona en la acera; cualquiera que estuviera en su camino”.

El testigo Peter Kang notificó a CTV News que el conductor no pareció hacer ningún esfuerzo por detenerse.

“Si hubiera sido un accidente, se habría detenido”, explicó Kang. “¡Pero la persona siguió avanzando por la banqueta, bien pudo haberse detenido!”.

La transmisión de video en varios puntos de venta canadienses mostró que la policía detuvo al conductor, vestido con ropa oscura, después de que los agentes lo rodearan a él y su furgoneta Ryder alquilada a varias cuadras del incidente ocurrido en el vecindario de North York, en el norte de Toronto. Pareció hacer algún tipo de gesto a la policía con un objeto en la mano justo antes de que le ordenaran que se tumbara en el suelo y se lo llevaran.

El testigo Phil Zullo le dijo a la Canadian Press que vio a la policía arrestar al sospechoso y a la gente “esparcida por todo el camino” donde ocurrió el incidente.

“Debo haber visto a alrededor de cinco, seis personas resucitadas por transeúntes y por conductores de ambulancia”, describió Zullo. “Fue horrible, brutal.”

La policía cerró la intersección de Yonge y Finch después del incidente y la agencia de tránsito de Toronto aseguró que había suspendido el servicio en la línea del metro que atraviesa el área.

El primer ministro: Justin Trudeau, expresó sus condolencias por los involucrados.

“Todos deberíamos sentirnos seguros caminando en nuestras ciudades y comunidades”, declaró. “Estamos monitoreando de cerca esta situación, y seguiremos trabajando con nuestros socios encargados de hacer cumplir la ley en todo el país para garantizar la seguridad de todos los canadienses”.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like