68°F
weather icon Partly Cloudy

“Aeropuerto de Kabul. Evacuación. Fin del juego”: Los talibanes gobiernan Afganistán

Las hélices de los helicópteros militares estadounidenses que llevaban a los diplomáticos norteamericanos al aeropuerto de Kabul el domingo sonaron como una frenética carrera donde miles de otros extranjeros y afganos pretendían huir a un lugar seguro, mientras una asombrosa y rápida toma de posesión de los talibanes entraba en el corazón de la capital de Afganistán.

A dos semanas de la retirada militar total prevista por la administración Biden, Estados Unidos estaba enviando miles de tropas frescas de vuelta al país temporalmente para salvaguardar lo que se estaba preparando para ser un puente aéreo a gran escala. Poco antes del amanecer del lunes, hora de Kabul, el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, anunció que Estados Unidos había completado la evacuación de su embajada en Afganistán, arriando la bandera estadounidense.

Al mismo tiempo, la administración anunció que se hacía cargo del control del tráfico aéreo en el Aeropuerto Internacional de Kabul, para gestionar los traslados aéreos. Los esporádicos disparos que se produjeron allí el domingo asustaron a las familias afganas, temerosas del dominio talibán y desesperadas por conseguir vuelos de salida, una de las últimas vías de escape en una evacuación que se ha hecho mucho más urgente por la barrida de los talibanes durante una semana en todo el país.

Los aliados de la OTAN que habían retirado sus fuerzas antes de la fecha límite de retirada prevista por la administración Biden, el 31 de agosto, volvieron a enviar tropas este fin de semana para proteger sus propias evacuaciones.

“Asesinato por incompetencia”

Algunos se quejaron de que Estados Unidos no actuaba con la suficiente rapidez para poner a salvo a los afganos que corrían el riesgo de sufrir represalias por parte de los talibanes por haber colaborado en el pasado con los estadounidenses y otras fuerzas de la OTAN.

“Esto es un asesinato por incompetencia”, dijo el veterano de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, Sam Lerman, luchando el domingo desde su casa en Woodbridge, Virginia, para encontrar una salida para un contratista afgano que había vigilado a los estadounidenses y otras fuerzas de la OTAN en la base aérea de Bagram en Afganistán durante una década.

Massouma Tajik, un analista de datos de 22 años, se encontraba entre los cientos de afganos que esperaban ansiosos en el aeropuerto de Kabul para embarcar en un vuelo de evacuación.

“Veo a la gente llorando, no están seguros de si su vuelo saldrá o no. Yo tampoco”, dijo por teléfono, con pánico en su voz.

Las mujeres afganas instruidas son las que más tienen que perder bajo el régimen fundamentalista de los talibanes, cuyo anterior gobierno, derrocado por la invasión liderada por Estados Unidos en 2001, pretendía confinar a las mujeres en gran medida al hogar.

Las fuerzas talibanes entraron a primera hora del domingo en una capital acosada por el miedo y declararon que esperaban una rendición pacífica.

La llegada de las primeras oleadas de insurgentes talibanes a Kabul hizo que Estados Unidos comenzara a evacuar el edificio de la embajada en su totalidad, dejando solo al embajador en funciones Ross Wilson y a un núcleo de otros diplomáticos operando en el aeropuerto. Mientras los helicópteros CH-47 trasladaban a los diplomáticos estadounidenses al aeropuerto, y ante las críticas recibidas por la administración sobre la gestión de la retirada, el secretario de estado Antony Blinken rechazó las comparaciones con la caída de Saigón en 1975.

“Esto se está haciendo de forma muy deliberada, se está haciendo de forma ordenada”, insistió Blinken en el programa “This Week” de ABC.

Compromiso en declaraciones conjuntas

Un comunicado conjunto de los departamentos de Estado y de Defensa de Estados Unidos se comprometió a última hora del domingo a sacar del país a miles de estadounidenses, al personal local de la embajada y a otros “ciudadanos afganos especialmente vulnerables”.

No se dieron detalles, pero las mujeres afganas de alto perfil, los periodistas y los afganos que han trabajado con los gobiernos occidentales y las organizaciones sin fin de lucro se encuentran entre los que más temen que los talibanes los tomen como objetivo por percibir las formas o los vínculos occidentales.

La declaración prometió acelerar la tramitación de visados para los afganos que solían trabajar con las tropas y funcionarios estadounidenses en particular.

Para muchos, las evacuaciones y los últimos intentos de rescate por parte de estadounidenses y otros extranjeros que intentaban salvar a sus aliados afganos, no parecían nada ordenados.

Una periodista italiana, Francesca Mannocchi, publicó un video de un helicóptero italiano llevándola al aeropuerto, con un soldado armado haciendo guardia en una ventana. Mannochi describió cómo se elevaban columnas de humo desde Kabul mientras volaba. Algunas procedían de las hogueras que los trabajadores de la Embajada de Estados Unidos y otros utilizaban para evitar que el material sensible cayera en manos de los talibanes.

Dijo que los afganos apedrearon un convoy italiano. Subtituló en su breve video: “Aeropuerto de Kabul. Evacuación. Fin del juego.”

Esperando el último vuelo

Cientos o más afganos se agolpaban en una parte del aeropuerto alejada de muchos de los occidentales evacuados. Algunos de ellos, entre los que se encontraba un hombre con una pierna rota sentado en el suelo, hacían fila para lo que se esperaba que fuera el último vuelo de la compañía aérea Ariana.

Funcionarios estadounidenses reportaron disparos cerca del aeropuerto el domingo por la noche y durante un momento pidieron a los civiles a dejar de acudir. El portavoz del Pentágono, John Kirby, dijo que el aeropuerto estaba abierto para los vuelos comerciales –la única salida que les queda a muchos afganos de a pie–, pero que sufriría detenciones.

Los aviones de transporte C-17 de Estados Unidos debían llevar al aeropuerto a miles de tropas estadounidenses recién llegadas, y luego volver a volar con la evacuación del personal de la embajada de Estados Unidos. El Pentágono iba a enviar ahora otros mil soldados, con lo que el número total ascendería a unos seis mil, según dijo el domingo un funcionario de defensa estadounidense, que habló bajo condición de anonimato para hablar de una decisión de despliegue aún no anunciada por el Pentágono.

El Pentágono pretende tener suficientes aviones para sacar hasta cinco mil civiles al día, tanto estadounidenses como los traductores afganos y otros que trabajaron con Estados Unidos durante la guerra.

El caos continuó el lunes por la mañana en el aeropuerto. Los vuelos militares eran los únicos que salían.

No estaba en absoluto claro cuánto tiempo la deteriorada seguridad de Kabul permitiría que continuaran las evacuaciones.

El secretario de asuntos exteriores alemán, Heiko Maas, cuyo gobierno había sido uno de los muchos que expresaron su sorpresa por la rapidez de la retirada estadounidense, le dijo a los periodistas en Berlín el domingo que era “difícil de soportar” ver la rapidez con la que los talibanes tomaron el control de Afganistán y lo poco que pudieron hacer las tropas gubernamentales para detenerlos.

En una agencia de adopción con sede en Carolina del Norte, Mary Beth Lee King buscaba la manera de sacar a dos niños afganos, de 11 y 2 años, que debían ser adoptados por familias en Estados Unidos.

“Incluso si Estados Unidos no los admite en su territorio, hay que llevarlos a algún sitio, para que… sepamos que están vivos y a salvo”, dijo King sobre los dos menores afganos.

Un veterano de Estados Unido. se avergüenza de ser estadounidense

En Virginia, Lerman, veterano de las Fuerzas Aéreas, pasó la noche del sábado al domingo en vela para terminar una solicitud de un programa especial de visados de Estados Unidos destinado a rescatar a afganos que hayan trabajado con estadounidenses.

Cuando Lerman pulsó “enviar”, recibió un mensaje diciendo que el buzón de correo electrónico del Departamento de Estado para el programa de rescate estaba lleno, dijo, compartiendo capturas de pantalla.

El contratista de seguridad afgano para el que trabajaba estaba asustado dentro de su casa con las persianas bajadas y combatientes talibanes fuera, dijo.

El Departamento de Estado declaró a última hora de la tarde del domingo que creía haber solucionado el problema.

“Nunca en mi vida me había avergonzado de ser estadounidense”, dijo Lerman. “Y lo estoy, profundamente”.

Muchas naciones buscan el paso seguro para sus ciudadanos

Decenas de naciones de todo el mundo están pidiendo a todos los implicados en los acontecimientos de Afganistán que respeten y faciliten la salida de los ciudadanos extranjeros y afganos que deseen abandonar el país.

Más de 60 naciones hicieron pública una declaración conjunta el domingo por la noche en la que citan lo que denominan “el deterioro de la situación de seguridad” en Afganistán. La declaración dice que los que están en el poder y la autoridad en todo el país “son responsables –y rinden cuentas– de la protección de la vida humana y la propiedad, y del restablecimiento inmediato de la seguridad y el orden civil”.

La declaración de las naciones también dice que las carreteras, los aeropuertos y los pasos fronterizos deben permanecer abiertos, y que se debe mantener la calma.

La declaración concluye: “El pueblo afgano merece vivir con seguridad y dignidad. Nosotros, en la comunidad internacional, estamos dispuestos a ayudarles”.

La declaración fue distribuida a los medios de comunicación estadounidenses por el Departamento de Estado.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Dos atentados suicidas frente al aeropuerto de Kabul dejan 13 muertos, según Rusia

Un funcionario estadounidense dijo que “definitivamente se cree” que el complejo ataque fue llevado a cabo por el grupo Estado Islámico, cuya filial en Afganistán surgió de miembros talibanes descontentos.

Evacuación de Afganistán a tiempo

WASHINGTON — El presidente Joe Biden ha resuelto mantener el plazo del 31 de agosto para completar la evacuación de Afganistán, dijo un funcionario del gobierno. La decisión refleja en parte los temores del mando militar sobre las amenazas crecientes a la seguridad del puente aéreo masivo iniciado hace 10 días.

Grace azota Haití tras el terremoto

Les Cayes, Haití.- La depresión tropical Grace descargó lluvias torrenciales sobre Haití apenas dos días después de un potente terremoto que remeció la empobrecida nación caribeña, aumentando la miseria de las miles de personas que perdieron a sus seres queridos, están heridas o se quedaron sin casa y obligó a los saturados hospitales y rescatistas a actuar con rapidez.

 
Número de víctimas del terremoto en Haití se dispara

El número de víctimas mortales del terremoto de magnitud 7.2 en Haití se disparó el domingo, mientras los equipos de rescate se apresuraban a encontrar supervivientes entre los escombros ante el posible diluvio de una tormenta tropical que se aproxima.

Estados Unidos dice que hackeo de Microsoft Exchange fue causado por China

El gobierno de Biden y sus aliados occidentales culparon formalmente a China el lunes por un hackeo masivo del software del servidor de correo electrónico Microsoft Exchange y acusaron a Pekín de trabajar con hackers criminales en ataques de ransomware y otras operaciones cibernéticas.

 
Biden y Putin conversan en cumbre

Las dos partes habían dicho que esperaban reunirse durante cuatro o cinco horas, pero pasaron menos de tres horas juntos.