Polémica por Nobel a Bob Dylan, pero las canciones sí pueden ser literatura

ESTOCOLMO, Suecia (AP) — El cantautor estadounidense Bob Dylan fue reconocido el jueves 13 con el Premio Nobel de Literatura 2016. Es la primera vez que el prestigioso galardón recae en un músico, premiado por “haber creado nuevas expresiones poéticas dentro de la gran tradición de la canción estadounidense”.

Los periodistas y público que aguardaban el anuncio en la sede de la academia en la Ciudad Vieja de Estocolmo recibieron el anuncio con una ovación. — Nadie duda de la genialidad de Bob Dylan como compositor o su impacto en la cultura dentro y fuera de Estados Unidos.

Pero no todos creen que merece el Nobel de Literatura, un premio normalmente reservado a novelistas, poetas y dramaturgos que por lo general no son muy conocidos en la cultura pop.

La sorprendente elección de la Academia Sueca anunciada el jueves fascinó a algunos y molestó a otros que sienten que entregarle el premio a Dylan es una burla a los prestigiados Nobel.

“Si eres un fan de la ‘música’ busca eso en el diccionario. Después ‘literatura’ y compara”, explotó el novelista escocés Irvine Welsh en Twitter.

Welsh, autor de “Trainspotting”, dijo que aunque es un fan de Dylan, le parecía que el Nobel de este año “es un premio de nostalgia mal concebido, arrancado de las próstatas rancias de hippies seniles y balbuceantes”.

Pero aunque su nombre sonaba entre los candidatos al premio desde hace años, muchos expertos lo descartaban por considerar que la academia no otorgaría el premio a alguien vinculado principalmente con la música.

Se equivocaron. La secretaria permanente de la academia, Sara Danius, dijo que Dylan interpreta su poesía bajo la forma de canciones tal como hacían los antiguos griegos, que solían acompañar sus obras con música.

“Bob Dylan escribe poesía para el oído”, dijo. “Pero está perfectamente bien leer sus obras como poesía”.

En su testamento el fundador de los premios, Alfred Nobel, escribió que este honor debería ser para “la persona que ha producido en el campo de la literatura la obra más destacada en una dirección ideal”.

El autor de literatura fantástica Philip Pullman también celebró el premio para Dylan y dijo que esperaba que el panel encargado de entregar el Nobel pueda considerar una variedad más amplia de literatura.

“Como resultado podría abrirse el premio a la ficción de género”, tuiteó.

Es el primer Nobel de literatura estadounidense desde Toni Morrison en 1993.

Dylan, de 75 años, es el poeta y músico emblemático de su generación. Sus canciones “Blowin’ in the Wind” y “The Times They Are A-Changin”, entre otras, se convirtieron en himnos de los movimientos antibélico y por los derechos civiles en los años 60. Su influencia en la cultura popular es inmensa.

Dylan nació el 24 de mayo de 1941 en Duluth, Minnesota, en el seno de una familia judía de clase media.

Siendo veinteañero tomó por asalto el mundo de la música folclórica. A partir de entonces se reinventaría constantemente, a veces para furia de sus admiradores, a los que luego volvía a ganar. Su carrera fue un pastiche tan complejo de estilos esquivos y cambiantes que se necesitaron seis actores para personificarlo en la película basada en su vida “I’m Not There”, de 2007.

Aunque lo suelen clasificar como músico de rock, Dylan refleja la influencia de muchos estilos como country, gospel, blues, folclórico, pop, y rhythm and blues. Su influencia sobre la música y la cultura popular sigue siendo enorme.

Obtuvo un Oscar en 2001 por la canción “Things Have Changed” y un premio de la Academia de Artes y Ciencias de la Grabación por su trayectoria. En 2008 se le otorgó un premio Pulitzer por sus aportes a la música y la cultura estadounidense.

El Nobel de Literatura es el último en anunciarse. Los seis galardones – incluyendo Medicina, Física, Química, Paz y Economía – serán entregados en una ceremonia el 10 de diciembre, en el aniversario del fallecimiento del fundador del premio, Alfred Nobel, en 1896.

– Los periodistas de The Associated Press Karl Ritter, Keith Moore y David Keyton en Estocolmo, Nicole Winfield en Roma y Sarah Brumfield en Washington contribuyeron a este despacho.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like