105°F
weather icon Clear

Joseph Yablonsky, ex-jefe del FBI de Las Vegas, fallece a los 90 años

Joseph Yablonsky, el controvertido y franco ex jefe del FBI en la oficina de Las Vegas, murió el martes por la mañana en Florida, declaró su hija. Tenía 90 años.

El autoproclamado “Rey del Sting” y tan llamado “padre de las operaciones encubiertas en el FBI”, Yablonsky no era un nombre conocido hasta que llegó a Las Vegas.

Después de pasar menos de un año como jefe de la oficina de campo de Cincinnati, Yablonsky fue enviado a Las Vegas en 1980. La ciudad y su cultura eran nuevas para él, pero estaba familiarizado con el mundo del crimen.

“Es un tremendo desafío, digamos, en el crepúsculo de mi carrera para obtener este tipo de asignación”, dijo al Review-Journal poco después de su llegada. “Habiendo lidiado con los tipos de delitos más sofisticados, siento que tengo un mayor entendimiento acerca de cuáles podrían ser algunas de las soluciones”.

Comenzó a llegar a los titulares de inmediato. Yablonsky creía que la mafia todavía estaba trabajando en el mercado de los casinos, y anunció un mes después de su llegada que su oficina atacaría el crimen organizado.

Yablonsky, con frecuencia y en público, se enfrentaba con figuras como el futuro alcalde de Las Vegas, Óscar Goodman, Hank Greenspun de Las Vegas Sun y el entonces presidente de la Junta de Control de Juegos, Richard Bunker.

Fue bien hablado y franco, insistiendo con frecuencia en que los medios de comunicación locales fomentaron los sentimientos contra la ley y contra el gobierno en Nevada, lo que dificultó las investigaciones de su oficina. En 1982, se negó a hablar frente a la audiencia de Rotary Club hasta que un reportero de Las Vegas Sun se vio obligado a retirarse.

“Esta ciudad no quiere ser arreglada. Tiene una cierta actitud de que algunos no quieren que les toquemos lo que tienen construido”, detalló Yablonsky al Review-Journal en 1982.

En 1983 derribó a cinco líderes políticos en uno de los casos de corrupción pública más grandes en la historia de Nevada: la Operación Yobo, que lleva el nombre de un apodo que los locales le habían dado. Las autoridades estatales Floyd Lamb y Gene Echols, los comisionados del Condado de Clark, Woodrow Wilson y Jack Petitti, y el concejal de la ciudad de Reno, Joe McClelland, fueron atrapados en una de las operaciones encubiertas de Yablonsky.

Los cinco fueron condenados por cargos de soborno, pero el veredicto de culpabilidad de McClelland fue anulado.

Yablonsky se hizo famoso cuando tomó como blanco al juez de distrito de los Estados Unidos, Harry Claiborne. Comenzó en diciembre de 1980, cuando Joe Conforte, dueño de un burdel de Mustang Ranch, quien se encontraba fuera del país luego de que fue condenado por evasión de impuestos, hizo un trato con los fiscales a cambio de información sobre los funcionarios que dijo que había sobornado. Claiborne fue uno de ellos.

Conforte le reveló al FBI que entregó a Claiborne (quien era su abogado defensor antes de convertirse en juez) sobornos para que se los entregara a los jueces del tribunal federal de apelaciones en un intento de revertir su condena fiscal.

Yablonsky persuadió a Conforte para que regresara a los estados y testificara contra Claiborne ante un gran jurado federal. Le ofreció a Conforte millones de dólares en exenciones fiscales a cambio de su testimonio, pensando que el director del Servicio de ingresos internos (IRS, por su sigla en inglés) lo ayudaría. Pero eso fracasó cuando el IRS no pudo verificar las acusaciones contra el juez.

En cualquier caso, sus acusaciones llevaron a la primera impugnación de un juez federal en 50 años, y Claiborne fue condenado por dos cargos de presentar declaraciones de impuestos falsas. Claiborne cumplió su sentencia de dos años y pagó una multa de 10 mil dólares, pero él negó las acusaciones.

Una investigación realizada por el Sun en 1982 descubrió una conducta indebida del gobierno en la investigación del FBI, pero Yablonsky defendió sus métodos. El escándalo continuó después de que Yablonsky cumpliera 55 años, la edad de jubilación obligatoria del FBI y abandonó la oficina en 1983 después de más de 30 años.

“Todo era totalmente legítimo”, afirmó Yablonsky al Review-Journal. “La investigación estaba totalmente bajo el color de la ley. ¿Qué más puedo decir?”

Se fue de la ciudad poco después.

Yablonsky nació el 29 de diciembre de 1928 en Newark, Nueva Jersey. Se desempeñó como sargento en el Ejército de Estados Unidos y recibió una licenciatura de la Universidad de Rutgers antes de que comenzara su carrera en el FBI.

Su primera asignación como agente especial fue en Springfield, Illinois, en 1952. Durante los siguientes 21 años, trabajó en Albuquerque, Nueva York y Miami, convirtiéndose en un pionero en operaciones encubiertas bajo la nariz de J. Edgar Hoover.

“J. Edgar Hoover no sancionó ese tipo de operación. No podía ver a uno de nosotros interpretar un papel sucio y violar la imagen bien definida que le gustaba”, agregó Yablonsky al Review-Journal en 1980.

Yablonsky sabía que no era un “estereotipo todo estadounidense”, como él dijo. Sin embargo, su personalidad de masticar cigarros y esquivar los bordes trabajaba a su favor mientras laboraba de manera encubierta con criminales de carrera. Una vez bromeó con un reportero del Review-Journal, “no me comprarías un auto usado”.

Yablonsky se deslizó en los papeles de un abogado corrupto, un comprador de arte y un experto en joyas, entre otros, y nunca fue descubierto durante sus operaciones.

En los años posteriores a su retiro, fue sospechoso de fraude bancario y fue objeto de varias investigaciones, pero nunca fue acusado.

Es posible que Yablonsky haya abandonado la ciudad, pero su memoria permanece. Ha sido mencionado en varios libros sobre la mafia de Las Vegas, y los lugareños que están al tanto siempre recordarán a Yobo Joe.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.