Joven de 15 años de Las Vegas pide ayuda al papa para prevenir la deportación de su madre

Alessandra Nava Granados se enfoca en el presente y espera evitar un futuro en el que ella, a la edad de 15 años, se haga responsable de la hipoteca de la casa de su madre en el valle de Las Vegas y del cuidado a tiempo completo de sus dos hermanas menores.

Pero si el estado de protección temporal (TPS) de su madre no es extendido por la administración de Trump, la estudiante de segundo año de Coronado High School tendría que asumir esas responsabilidades adultas o mudarse con su madre a El Salvador, un país que nunca ha visitado.

“Una joven de 15 años que paga la renta, eso no suena bien, una joven de 15 años que cuida a dos menores de edad menores no suena bien”, señaló. “Simplemente no suena bien, tendría que irme con mi padre y básicamente dejaré mi cultura, mi nacionalidad, mi tierra natal. Entonces, al recitar el Juramento de Lealtad todos los días en la escuela, básicamente ya no tiene sentido porque el lema ‘y justicia para todos’, se está llevando a mi familia”.

Con esa eventualidad atormentándola, Alessandra recientemente se unió a un grupo de 11 hijos de padres con estatus TPS para apelar a un poder moral más alto, el Papa Francisco, en un intento de reclutar al pontífice en su causa.

Alessandra y los otros menores viajaron a Roma el 7 de octubre en un viaje organizado por la Alianza Nacional TPS, un grupo de defensa de los inmigrantes en el programa. Después de trabajar con la Embajada de El Salvador, se les concedió una breve audiencia con el Papa Francisco.

“Fue una experiencia inolvidable”, confesó Alessandra la semana pasada de la oportunidad de pedir su compasión a la cabeza de la Iglesia Católica Romana.

El grupo esperaba persuadir al Papa para que creara conciencia sobre su situación y posiblemente alentara el activismo para evitar que sus familias fueran destrozadas.

Ella dijo que el pontífice respondió con calidez y le notificó al grupo que un derecho de inmigrante es un derecho humano.

Pero él no mencionó mucho más sobre el tema, y Alessandra confesó que no sabía si él defendería su causa.

“Me mostró que no estaba ni a favor ni en contra”, comentó ella, sentada en un sofá en su casa en el valle este, debajo de un retrato tomado en su fiesta de quinceañera en abril.

Huyendo de la guerra civil

Alessandra y sus hermanas de 13 y 12 años de edad son ciudadanas estadounidenses y han vivido en el valle de Las Vegas toda su vida. Pero su madre de 46 años, Sandra, no es ciudadana.

Sandra Granados huyó de El Salvador hace 17 años, después de una infancia turbulenta en la nación centroamericana devastada por la guerra. Recuerda haber visto cuerpos hinchados en las calles durante la guerra civil que duró desde 1980 hasta 1992 y recuerda haber estado atrapada con su familia en su casa durante una semana cuando era una adolescente mientras que una batalla se desarrollaba en las calles.

Permaneció en el país después de la guerra, terminó su educación y consiguió un trabajo que mantuvo hasta que se produjo un fuerte terremoto el 13 de enero de 2001.

Eso fue el colmo. Poco después, Granados vino a los Estados Unidos con un amigo con una visa de viaje y comenzó su nueva vida. Cuando el presidente George W. Bush estableció el estado de TPS para aquellos que habían huido de El Salvador en marzo de 2001, se inscribió en el programa.

Hoy en día, la madre soltera es propietaria de un hogar en Boulder Highway, donde intenta cultivar maíz en el duro calor del desierto. También ha trabajado en Wynn Las Vegas desde su apertura en 2005, entregando pedidos de servicio a la habitación.

Cuando Donald Trump fue elegido presidente, Granados se preocupó por su estado y el destino de sus tres hijos. Ella siempre supo que su estado era temporal (está en el nombre del programa, después de todo), pero siempre había esperado que los Estados Unidos eventualmente proporcionara un camino hacia la residencia permanente o incluso la ciudadanía.

Aunque fue pensado como un indulto temporal para aquellos que huyen de una guerra o un desastre natural en sus países de origen, el programa de TPS fue extendido rutinariamente por las administraciones anteriores de ambas partes, requiriendo que los destinatarios solo llenaran algunos documentos nuevos para la renovación. Aquellos que ya estaban en los Estados Unidos sin documentación también podrían obtener el estado de TPS, si se produjera un conflicto en su país de origen.

Mover para revocar

Pero la administración Trump anunció en enero su intención de cancelar el estado TPS para los ciudadanos de Sudán, Haití, El Salvador y Nicaragua en varios puntos, comentando que las condiciones en esos países se han estabilizado lo suficiente como para que la gente pueda regresar. Las fechas de finalización difieren para cada país, pero los titulares de TPS de El Salvador recibieron hasta el 9 de septiembre de 2019 para dejar los EE.UU.

Quitar el programa ahora no es justo para estas personas, muchas de las cuales han vivido en los Estados Unidos durante décadas y han construido nuevas vidas aquí, recalcan los defensores.

Los críticos responden que el TPS nunca fue destinado a ser permanente y no pretende proporcionar un camino hacia la ciudadanía.

“Simpatizo con la idea de que las personas con TPS a largo plazo han sido básicamente guiadas y que deberíamos amnistiarlas adecuadamente, pero eso solo puede suceder en el contexto de los cambios a la misma ley de TPS”, explicó al Review-Journal, Mark Krikorian, director ejecutivo de El Centro de Estudios de Inmigración, que aboga por los bajos niveles de inmigración.

En marzo, se presentó una demanda colectiva en el Tribunal de Distrito de EE.UU. en el norte de California, que cuestiona la revocación del estado de TPS para los residentes de los cuatro países. A principios de este mes, un juez emitió una orden judicial que permitirá que los beneficiarios de TPS de los cuatro países se queden mientras la demanda pasa a los tribunales.

Sandra Granados comenta que la amenaza de deportación y de ser separada de sus hijos la ha llevado al activismo.

Antes del año pasado comentó que no le interesaba la política en absoluto. Ella hizo su trabajo, crió a sus hijos, renovó su TPS, pagó sus honorarios y mantuvo la cabeza baja. Ella dijo que siempre ha “soñado despierta” con un estado más permanente en los Estados Unidos.

Pero ahora, es diferente.

“Voy a luchar hasta el final, y no vamos a volver”, advirtió.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like