Jóvenes salvadoreños fortalecieron su identidad

Alrededor de 800 jóvenes de origen salvadoreño acudieron del 2 al 4 de septiembre a la III Cumbre de Juventudes Salvadoreñas en el Exterior con el fin de fortalecer su cultura y conocer sobre los temas que aquejan a este país centroamericano, esto a través de conferencia y testimonios de invitados especiales.

De acuerdo con el Consulado de El Salvador en Los Ángeles, se estima que hay 9 millones de personas originarias de El Salvador, de los cuales 2.9 millones residen en Estados Unidos, convirtiéndolos en la tercera nacionalidad con más población entre la comunidad hispana y con un promedio de edad de 29 años.

Acorde con Pew Hispanic Center, del total de salvadoreños en Estados Unidos, 40% de estos son de segunda generación. Basado en estas cifras, fue que nació la idea de la creación de un encuentro, que brindara el conocimiento a los jóvenes sobre sus raíces, su cultura, el ámbito social, político, económico y cultural de su país de origen, y darles a conocer la situación actual en Centroamérica.

El fundador de esta iniciativa fue Luis Carlos Sánchez. En 2014, estudió en Washington D.C, la carrera de ciencias políticas, tomó asignaturas de historia de la cultura chicana, historia de la migración e inclusive historia de México, fue cuando sintió la necesidad de difundir las tradiciones de El Salvador y propuso hacer una cumbre en su embajada.

“Es imperante abrir espacios dedicados a las juventudes salvadoreñas en EE.UU., uno de los principales desafíos de estos jóvenes es convertirse en embajadores de su identidad, compartir las experiencias de ser salvadoreño, desarrollar su potencial de liderazgo y fortalecer sus lazos como comunidad y con El Salvador”, dijo a El Tiempo Luis Carlos Sánchez.

Luego de conseguir el apoyo de la Embajada de El Salvador en Washington, la segunda cumbre se realizó en Dallas, Texas, y la edición 2016 fue en Los Ángeles, California, del 2 al 4 de septiembre, misma a la que El Tiempo asistió junto a una delegación de representantes de salvadoreños en Las Vegas.

Para la reunión que incluyó delegaciones de Canadá, El Salvador y el resto de varias ciudades de Estados Unidos, se creó la Red de Jóvenes Salvadoreños Unidos en el Exterior (REJUES), que consta de 12 comités que deciden los temas y ponentes de la cumbre, 18 coordinadores y 25 organizadores, mismos que planean durante todo el año vía teleconferencia.

EL REENCUENTRO EN LA CUMBRE

Desde El Salvador, llegó a Los Ángeles el joven Miguel Duran Jr., invitado a la cumbre por la cancillería de su país en Estados Unidos, a sus 20 años de edad, nunca conoció a su padre biológico, quien emigró a Estados Unidos cuando era un bebé de 6 meses de edad.

Gracias a las redes sociales, no hace más de 1 año, que se habían contactado por este medio, y la cumbre en California, era el momento preciso para el reencuentro. Con las manos sudorosas por los nervios de este primer encuentro, a la puerta de la escuela donde se desarrollaban las ponencias, llegó el señor Miguel Durán para a conocer a su hijo.

El joven, vino a conocer a su padre, con una visa de turista y un permiso que solo le duró una semana para permanecer en Estados Unidos. De regresó a El Salvador, comenzará los trámites para una residencia ya que recientemente su papá se convirtió en ciudadano y puede hacer esta petición.

“20 años de no conocer a mi papá, se parece a mí, lo busque por Facebook una ocasión, un 24 de diciembre, era navidad y lo consideré un milagro navideño. De un día a otro me aprobaron la visa, me llegó el miércoles y salí el jueves rumbo a Estados Unidos, la verdad pensé que no iba a venir, por el tiempo tan apretado”, manifestó emocionado el joven.

“Perdí el contacto, cuando él tenía 6 meses, no sé cómo voy a recuperar este tiempo, pero pronto voy hacer que mi hijo se quede aquí en Estados Unidos, haciendo una petición y pidiendo su documentación como residente, esto tan moderno del internet rapidito nos comunicamos en comparación de 20 años, hay muchos planes y mucho que platicar”, declaró el padre.

THE SIMPSONS, DEL LÁPIZ DE UN SALVADOREÑO

Edwin Aguilar, es el nombre que aparece en los créditos al finalizar cada episodio de la popular serie animada “The Simpsons” su cargo como director asistente, lo consiguió gracias a una beca que le permitió estudiar en Art Center of Design en Pasadena, California y en el Bridges Visual Institute de Santa Mónica.

En 1982 a sus 9 años de edad, luego de salir de San Miguel, El Salvador, atravesó todo México para cruzar la frontera sin documentos junto a su hermano y reunirse con su familia ya radicada en Los Ángeles, California, su pasatiempo en su país era calcar los dibujos de El Gato Félix y Condorito que publicaba el diario local cada domingo.

Antes de trabajar para The Simpsons, este salvadoreño de 42 años de edad, tuvo la oportunidad de colaborar para Chuck Jones, dibujante de Bugs Bunny y Lucas el pato, ya que Aguilar conocía los trazos que copiaba de las corcho latas de sodas que traían a estos personajes en El Salvador, anécdota que ganó la simpatía de Jones, quien le dio el empleo.

“Homer, Marge, Bart, Lisa y Maggie, no saben de nacionalidades, a Matt Groening (creador de The Simpsons) no le interesa de dónde eres, si no tu talento y responsabilidad, ya que cada episodio puede durar hasta 10 meses de producción”, confesó el artista.

Como director asistente de un equipo de 80 dibujantes, que tiene 7 hispanos para dar vida a la familia más famosa de Estados Unidos, “siempre me gusto trabajar y luchar para entrar a una compañía de animación, tengo 19 temporadas con The Simpsons, todo hay que hacerlo con ganas y mantenerse positivo”, mencionó Aguilar.

Aguilar fue ponente de una clase de salvadoreños en los medios de comunicación para los jóvenes asistentes a la cumbre.

INMIGRACIÓN Y VISITANTES DE EL SALVADOR

68 mil 720 niños centro americanos menores de 18 años de edad, fueron capturados en la frontera entre México y Estados Unidos, es la cifra que dio a conocer la organización Centro de Refugiados Centroamericanos (Carecen) y la edad promedio de un inmigrante no acompañado fue de 14 años.

84% de esos inmigrantes, confesaron que la razón de dejar su país de nacimiento era “la violencia”, seguido de “la economía” y por último “reunirse con su familia”, acorde con Carecen.

Jennifer Cárcamo, miembro de Carecen, manifestó que, “solamente un año antes, durante el 2013, los agentes de inmigración ICE, contabilizaron 27 infantes menores de 2 años de edad que fueron deportados a un país centro americano”.

Varios jóvenes asistentes a la cumbre, vinieron directamente desde El Salvador, para conocer Estados Unidos y convivir con sus connacionales que viven en este país, para llevarse a casa la realidad de cada cual del sitio donde viven.

Ernesto Hernández, visitante de El Salvador, reveló sobre lo que platicó con sus nuevos amigos salvadoreños americanos.

“Número 1, que no olviden sus raíces, si pueden apoyar a los jóvenes que estamos allá, con alguna idea, lo que más daño nos hace es la delincuencia, sientes que no tienes oportunidades”.

“La violencia aumenta día con día, ya es algo cotidiano y te parece muy normal, visitar Estados Unidos te das cuenta de otra cosa, te olvidas pero no hay que perder esa visión, no hay que dudar, es completamente diferente. Con los valores que me inculcaron me llevo a estudiar y trabajar y permanecer alejado de las pandillas”, comentó Hernández.

Dariana Escobar de 14 años de edad, originaria de Santa Ana, El Salvador, pero criada en Las Vegas Nevada, al contrario de Hernández dijo desconocer la situación que padece su país de origen. Tuvo la oportunidad de charlar con los visitantes de El Salvador y se conmovió hasta las lágrimas y agradeció a sus padres la oportunidad que le brindaron de vivir en EE.UU.

“Si es cierto desde que estudie la primaria existe la violencia en mi país. En la escuela nunca te van hablar de eso o de los miles de desaparecidos de la guerrilla, obviamente hay una historia oficial del gobierno que es lo que ves en la escuela, pero en las calles con un poco de conciencia, sabes que no es como te lo platican”, destacó Escobar.

LOS 32 MIL DESAPARECIDOS

Con una carta firmada por 26 congresistas dirigida al presidente Barack Obama para que libere toda la información que tiene el gobierno sobre la guerrilla en El Salvador, la fundación Share, que dirige José Artina, lucha por conocer el paradero o por lo menos la historia de lo que sucedió con los 32 mil desaparecidos entre 1979 a 1992 en el país centro americano.

Una carta más dirigida al presidente de El Salvador, Salvador Sánchez, para dar a conocer al público los expedientes militares de ese país. Si el ejército salvadoreño dice que esos datos no existen, es como si esas personas desaparecidas no existieron jamás, ellos mismos pueden narrar la historia oficial si se les cuestiona en donde dejaron los cuerpos. Dijo Artina.

El muro de los nombres en el parque Cuscatlán de El Salvador, tiene los 32 mil nombres, del periodo de las guerras civiles de 1979 a 1992, y el 30 de agosto de cada año se celebra el “día del desaparecido”, que no es una fecha reconocida oficialmente, pero que las familias celebran en honor a sus padres, hermanos y amistades de los que nunca supieron su paradero.

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like