La amenaza de los ciudadanos soberanos surge 5 años después del ataque en Cicis Pizza

El odio alimentó la emboscada de 2014 en la que murieron dos policías de Las Vegas y un hombre que intentó intervenir.

Odio por el gobierno, odio a la policía, odio por los tribunales y odio por el sistema, han dicho las autoridades.

Llegó a manos de la pareja casada Jerad y Amanda Miller, quienes se mudaron a Las Vegas desde California apenas unos meses antes del ataque del 8 de junio de 2014. Los oficiales Alyn Beck e Igor Soldo estaban en su hora de almuerzo en un Cicis Pizza en el valle noreste, cuando los Millers entraron, les dispararon y declararon una revolución.

El ataque continuó en un Walmart cercano, donde el civil armado Joseph Wilcox también fue abatido cuando intentó detener a Jerad Miller, sin darse cuenta de Amanda. Jerad murió en la tienda después de un tiroteo con la policía de Las Vegas. Amanda murió en un hospital después de que ella misma se disparó.

El odio de Jerad Miller no era un secreto. Lo expuso en su página de Facebook, a través de videos y publicaciones, el último de los cuales se mantuvo en línea hasta la semana pasada. Su último mensaje, un día antes del ataque, decía: “El amanecer de un nuevo día. Que todos nuestros próximos sacrificios valgan la pena”.

Las autoridades vendrían a asociar a los Millers con el movimiento de ciudadanos soberanos, una red suelta de extremistas que rechazan el gobierno y la aplicación de la ley, aunque la pareja nunca se declaró públicamente como tal. Sin arrestos, y sin un juicio a seguir, el ataque desapareció de la vista nacional.

Pero casi cinco años después, el fiscal general de Nevada, Aaron Ford, considera el movimiento que los Millers apoyaron la “mayor amenaza terrorista” que enfrenta el estado.

Niveles de amenaza

Ford dijo que llegó a esa conclusión después de conversaciones con las autoridades locales, estatales y federales, cada uno de los cuales investigó casos de ciudadanos soberanos incluso antes del ataque de Cicis Pizza. El detective Ken Mead del Departamento de Policía Metropolitana mencionó a los legisladores estatales en mayo que aproximadamente 500 personas se alinean con el movimiento solo en el Condado de Clark.

Los expertos dicen que la emboscada de 2014 fue un ejemplo extremo de acción intensificada. Los ciudadanos soberanos participan más comúnmente en el “terrorismo de papel”, creando y emitiendo documentos fraudulentos, como documentos de identidad, pasaportes, registros de vehículos y permisos de transporte ocultos, así como documentos judiciales, según Paul Becker, un profesor de la Universidad de Dayton que estudia el extremismo de derecha.

Esos esfuerzos pueden escalar al hostigamiento. Mead le informó a los legisladores que incluso ha recibido amenazas de muerte.

“Cuando observas ese tipo de acciones, entender por qué las autoridades policiales de nuestro estado consideran que es la mayor amenaza terrorista tiene mucho sentido”, indicó Ford al Las Vegas Review-Journal.

Ford respaldó un proyecto de ley en esta sesión legislativa que haría ilegal la emisión de documentos falsos de la corte, apuntando al terrorismo de papel. El proyecto de ley ha sido aprobado tanto en la Asamblea como en el Senado, y espera la firma del gobernador.

Detectives como Mead continúan investigando casos de ciudadanos soberanos.

“¿Es probable que maten miles y miles de personas? Probablemente no”, enunció Carole Gallaher, profesora en American University que también estudia el extremismo. “Pero hay este tipo de niveles de amenaza: la amenaza de violencia, que es real y está siempre presente, pero también existe este nivel que hace muy difícil que las entidades gubernamentales y los empleados hagan su trabajo y socavan la autoridad estatal”.

Ford dijo que otra razón por la que el movimiento es una preocupación es la tendencia de sus miembros a ser supremacistas blancos.

Gallaher agregó que los ideales antigubernamentales del movimiento en sí no son racistas, y Becker señaló que muchas personas de color también son ciudadanos soberanos.

Aún así, comentó Gallaher, las líneas pueden reestructurarse. El movimiento extremista es lo suficientemente amplio como para que algunos de sus miembros también se asocien con grupos de supremacistas blancos, y en ciertas facciones hay suficientes “palabras en clave y silbidos de perros” para que el racismo se considere una convocatoria.

La tragedia se convierte en entrenamiento

El ataque de Cicis Pizza cayó en domingo. Los oficiales Beck y Soldo se habían sentado en una mesa junto frente a la fuente de refrescos del restaurante poco antes de que los Millers entraran y se dirigieran directamente a ellos.

Una cámara de vigilancia capturó a una niña con un vestido rosa que llenaba su vaso cuando Jerad Miller sacó su arma justo detrás de ella y le disparó a Soldo en la parte posterior de la cabeza. La pequeña niña se quedó paralizada, luego se lanzó alrededor de Amanda Miller, cuyo arma estaba desenvainada, y corrió hacia los brazos de su madre.

Beck trató de “contraatacar”, indicó la policía, pero no tuvo oportunidad. Cuando los testigos salieron corriendo de la tienda, los Millers le dispararon a Beck varias veces, luego colocaron una bandera de Gadsden, una pancarta amarilla con una serpiente enrollada sobre las palabras “Don’t Tread on Me”, en su cuerpo y se dirigieron a Walmart.

El ataque fue el foco de un documental del FBI llamado “Un acto revolucionario”. Se produjo en colaboración con el Departamento de Policía Metropolitana, y el FBI ahora lo usa para capacitar a investigadores locales y federales en todo el país sobre el extremismo violento, según Aaron Rouse, el jefe de la oficina de campo de Las Vegas del FBI.

“La amenaza presenta un desafío único para la policía y nuestras comunidades porque los extremistas no comparten un perfil común, pueden auto radicarse, entrenarse por sí mismos y muchos creen que la violencia es una solución aceptable para un reclamo real o percibido”, detalló Rouse en una declaración. “Sus experiencias y motivos son a menudo distintos, cada vez más impredecibles, y demuestran estar dispuestos a actuar solos, lo que dificulta su identificación y detención”.

Aproximadamente un mes después del ataque de Cicis Pizza, un estudio de 2014 del Consorcio Nacional para el Estudio del Terrorismo y las Respuestas al Terrorismo, clasificó al movimiento de ciudadanos soberanos como la amenaza mejor calificada para las autoridades locales, estatales y tribales.

De los 364 oficiales encuestados, que trabajaban para 175 agencias diferentes en ese momento, el 86 por ciento estuvo de acuerdo en que el movimiento era una seria amenaza terrorista. Un estudio similar realizado en 2007 clasificó a los extremistas islámicos como la principal preocupación para la aplicación de la ley.

Tres años antes del ataque a Las Vegas, un boletín del FBI también describió el movimiento como una “creciente amenaza doméstica para la aplicación de la ley”.

En la franja

A pesar de que el odio de Jerad Miller estaba bien documentado, las publicaciones de Amanda Miller en Facebook no generaban señales de alerta. Eran principalmente sobre el trabajo, los gatos de la pareja, su boda y su mudanza a Las Vegas.

Las autoridades nunca determinaron si Amanda compartía el odio de su esposo o si reflejaba sus acciones por devoción. Pero Gallaher indicó que el silencio de Amanda Miller es común en los círculos extremistas.

“Es un buen movimiento para las personas que son introvertidas, paranoicas y que sospechan de unirse a las cosas y ser parte de cosas más grandes”, señaló Gallaher.

Tal vez debido a las opiniones antigubernamentales del movimiento, no existe una organización nacional de ciudadanos soberanos. En cambio, el movimiento opera en círculos separados, permitiendo que los seguidores vadeen de un grupo a otro o existan en la franja sin atrincherarse, argumentó Gallaher.

Aún así, hay símbolos nacionales, como la familia Bundy, cuyo enfrentamiento armado con funcionarios de la Oficina de Administración de Tierras en el 2014 se hizo grande en los titulares nacionales aproximadamente dos meses antes del ataque de Cicis Pizza.

La confrontación atrajo a miembros de la milicia de todo el país para tomar las armas en el rancho de Bunkerville de la familia, aproximadamente a 80 millas al noreste de Las Vegas. La familia creía que los funcionarios no tenían derecho, a pesar de una orden judicial, de reunir al ganado Bundy que pastaba en tierras federales. Jerad y Amanda Miller también fueron al rancho.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like