91°F
weather icon Clear

La broma de ‘Invasión a Área 51’ despierta la atención de negocios de Nevada y a los militares

Puede que sea la cosa más tonta ir al desierto de Nevada desde que Indiana Jones sobrevivió a una explosión atómica al meterse dentro de un refrigerador.

“Invasión a Area 51, No Pueden Detenernos a Todos”, un evento de broma en Facebook creado el 27 de junio, alcanzó una atención crítica el lunes, ya que más de 1.2 millones de personas se habían comprometido a “ver esos alienígenas” al asaltar las secretas instalaciones militares el 20 de septiembre.

A medida que se extendió el interés en el evento falso, la Fuerza Aérea emitió una declaración para evitar que alguien se tomara las cosas demasiado en serio.

“Cualquier intento de acceder ilegalmente al área es altamente no recomendable”, advirtió el portavoz de la base aérea de Nellis, el sargento de personal Joshua Kleinholz. Nellis supervisa el Área de Pruebas y Entrenamiento de Nevada, terreno que incluye al Área 51.

Kleinholz no estaba autorizado para discutir medidas específicas que la Fuerza Aérea podría tomar si alguien intentara ingresar a la propiedad.

“Al igual que en cualquier instalación militar, existen diferentes niveles de seguridad, dependiendo de lo que se haya recogido y lo que se haya detectado”, explicó. “Y, obviamente, el grado de respuesta puede aumentar dependiendo la amenaza percibida”.

Para la noche del lunes, lo que parecía una invasión comenzó a tomar el aire de una celebración. Un Woodstock extraterrestre, por así decirlo.

“Para que lo sepan, no tuvimos nada que ver con eso”, dijo Connie West, copropietaria de Little A’Le’Inn en Rachel, sobre la publicación en Facebook. “¿Voy a aprovecharlo? Absolutamente.”

En sus 31 años en el pequeño motel, bar y restaurante que maneja con su madre, Pat Travis, West comentó que nunca había visto nada como la atención generada por el movimiento “Invasión a Área 51”.

“Literalmente colgaba el teléfono, caminaba dos pies, y el teléfono sonaba de nuevo”, señaló, mientras se escuchaba a los clientes en el fondo discutiendo los últimos desarrollos.

El día de Travis comenzó a las 3 a.m. con una llamada de la BBC, y las solicitudes de entrevista rara vez se detuvieron, a pesar de que Rachel se encuentra a aproximadamente 100 millas del punto de reunión sugerido en el Valle de Amargosa.

George Harris, propietario del Alien Research Center en Hiko, a lo largo de la Carretera Extraterrestre, espera ser superado el 20 de septiembre.

“Todo el mundo dice: ‘Sí, sí, vamos a hacerlo, es gracioso”, describió Harris. “Bueno, era una gran broma, ahora ya no tanto porque 25 mil personas aparecerán”.

Cuando se le preguntó sobre ese cálculo, Harris respondió: “Se los prometo”. En comparación, su atracción turística promedia alrededor de 125 visitantes por día.

Harris, quien también es el director ejecutivo de Alien Tequila Spirits Co. en Las Vegas, agregó que cree que el interés en el evento se debe a la frustración por el secreto asociado con el Área 51.

“Hay un punto débil entre todos los estadounidenses de que el gobierno no es honesto con ellos”.

Pero, enfatizó que cualquiera que se presente el 20 de septiembre, “si se comportan bien, podrán divertirse”.

En ese sentido, está pensando en configurar una pantalla de 20 por 40 pies para mostrar videos de conspiración alienígena. Incluso podría contratar una banda o dos.

De vuelta en Rachel, West dijo que tres o cuatro bandas se pusieron en contacto con ella el lunes y le preguntaron si podían llevar escenarios portátiles y tocar en su propiedad. “¡Absolutamente!”, declaró ella. “No los estoy pagando”

Las 10 habitaciones de su motel se reservaron hace días para el 20 de septiembre, pero West señaló que cuenta con 30 acres que se pueden usar para acampar.

“Creo que vendrá mucha más gente de lo que algunos de los lugareños piensan”, expresó, sonando cansada por el día de ser entrevistada, pero esperanzada por la avalancha de buscadores de curiosidad.

West no se comprometerá a traer mercadería nueva para vender, sin embargo, en caso de que la multitud no se materialice. Pero ella está haciendo una concesión: concesiones.

“Los lugareños ya me preguntaron si obtendría una estación de palomitas de maíz. Les dije: ‘seguro’”, respondió ella, a regañadientes.

“Conozco a muchas personas que dicen, ‘Oye, solo queremos venir a ver esto, no queremos ser parte de lo otro. Solo queremos ver lo que la gente va a hacer”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.