La deshidratación y bebidas azucaradas van de la mano

Las altas temperaturas de la temporada pueden ser peligrosas para todos, en particular para diabéticos y para quienes consumen en exceso bebidas azucaradas, sobre todo cuando se trata de trabajadores de la construcción y otros que laboran al aire libre.

El caso de un trabajador de la construcción que cayó en una crisis de salud, durante la pasada ola de calor que excedió los 116 grados, puso en alerta a la agencia Alianza Contra la Diabetes (AAD por sus siglas en inglés).

La doctora Olga Martin, directora fundadora de AAD, describió a El Tiempo lo sucedido con este trabajador porque, dijo, “es ejemplar de lo que puede estar sucediendo con obreros, jardineros y quienes trabajan al aire libre, con mucho sol y sin cuidarse”.

El paciente, cuyo nombre omitió la agencia por razones de anonimato, llegó a la clínica de AAD el pasado 20 de junio, con la intención de obtener una receta para comprar el medicamento “Metformin”, la cual le fue negada por no ser paciente previamente analizado y diagnosticado.

Se trata de un individuo varón de 31 años de edad, sin sobre peso, pero con diabetes diagnosticada hace más de un año atrás. Su presión arterial estaba muy baja, mientras que el nivel de azúcar en la sangre estaba muy alto. Durante la consulta en la clínica el hombre se mostró nervioso e incoherente, dijo Martin.

“Su esposa nos informó que el paciente había estado consumiendo sodas altas en azúcar durante todo el día, sentía mucha sed y malestar. Incluso en ese momento el hombre tenía en la mano un “big gulp” uno de esos vasos grandes con soda.

Luego de la evaluación les informamos al paciente y su esposa que el hombre estaba extremadamente deshidratado, con hiperglucemia; necesitaba atención de urgencia por lo que debía ir a un hospital.

Apenas nos escuchó el hombre tomó a su mujer y salieron de inmediato. Fue tan rápido que no sabemos si se encaminaron al hospital o simplemente el hombre bajo su incoherencia decidió irse y ya.

Este hombre estaba bajo un peligro mortal, enfatizó Olga Martin, porque estaba en el límite para perder la conciencia y entrar en otra crisis de salud. Las altas temperaturas como las que tenemos en el Sur de Nevada requieren cuidado e hidratación, pero no con bebidas azucaradas o “energéticas”. Debido a la ingestión de sodas el paciente que describimos estaba desarrollando un ‘edema cerebral’”, dijo Martin.

Mucha gente piensa –dijo Martin— que en la temporada de mucho calor los trabajadores al aire libre pueden hidratarse con bebidas energéticas o las “deportivas” que contienen “helectrolitos”. No es recomendable y los diabéticos deben mantenerse alejados de este tipo de bebidas, pues contienen demasiada cantidade de azúcar, mucho sodio y muy poco potasio, por lo cual no cumple con hidratar adecuadamente.

Martin es una nutricionista especializada y recomendó con firmeza no tomar sodas ni bebidas industrializadas o, por lo menos, disminuir al máximo su consumo. Lo mejor siempre es tomar agua simple. También es bueno tomar aguas con frutas preparadas en casa. Siempre será mejor la prevención y la buena alimentación, antes de desarrollar diabetes y tener que tomar medicinas de por vida, afirmó la doctora Martin.

Mediante una carta la Alianza Contra la Diabetes reportó el caso al Distrito de Salud del Sur de Nevada y aprovechó para dar reconocimiento a la campaña “Verano sin sodas”, que ayuda a la gente a disminuir o eliminar el consumo de refrescos y bebidas procesadas con alto contenido de azúcar. Información y detalles de cómo participar en este programa se puede encontrar en: www.vivasaludable.org

La Alianza Contra la Diabetes es una organización no lucrativa, cuyo lema es “Crear comunidades saludables a través de prevenir y eliminar la diabetes”. Se ubica en el 3930 E. Patrick Lane, las Vegas 89120.

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like