La gente mayor necesita evaluar su balance y memoria

“Los padecimientos del cerebro son más comunes de lo que se puede pensar y, a además la gente no quiere hablar de ello. Por eso hacemos eventos comunitarios, como este dedicado a pruebas gratuitas de balance y memoria”, expresó Armando Chirinos, vocero de la Fundación Conservar la Memoria Viva, en plática con este semanario el 4 de octubre, cuando la Cleveland Clinic Lou Ruvo Center for Brain Health (en español la Clínica Cleveland Lou Ruvo para la Salud del Cerebro) ofreció pruebas clínicas gratuitas de balance y memoria. “Cuatro de cada ocho personas podrían desarrollar enfermedades de la mente, por eso es que se hace necesario que el público se informe y se atienda”, dijo Chirinos.

“El centro de eventos de la clínica, cuyo edificio sede se localiza en el

888 W. Bonneville (que por cierto tiene una arquitectura muy particular), sirvió para atender a entre 400 y 500 personas mayores de edad”, informó el vocero. Las dos pruebas fueron confidenciales y cortesía de los equipos de Neuro-rehabilitación e Investigación, de la clínica.

De acuerdo con información de la clínica, la primera parte de las pruebas fue de equilibrio, donde se aplicaron varios exámenes sencillos como caminar, sostenerse en ciertas posturas, sentarse, levantarse y responder preguntas.

“Las caídas no deben ser parte del envejecimiento de las personas y en general pueden ser prevenidas”, señala un folleto de información de la clínica, donde también destaca que, cada año, uno de cada tres adultos mayores de 65 años o más se cae y por lo general no lo habla con su proveedor de salud.

Por eso la Clínica Lou Ruvo ofreció las pruebas de balance y memoria, donde los participantes pudieron hablar del tema y aprender que hay maneras de prevenir las caídas, como también los problemas de la memoria. “La información incentiva a las personas mayores a hablar de los temas, plantear las preocupaciones y aprender que hay métodos y recursos para hacer cambios en los estilos de vida con ejercicios físicos y mentales, con dietas, con manejo de estrés, los que ayudan a envejecer sin grandes complicaciones”, dijeron los encargados.

La segunda parte de las pruebas fueron dedicadas a la memoria. En un momento casi al final de los ejercicios de equilibrio el personal de la clínica, auxiliado por miembros de la Universidad Touro y de la Universidad de Nevada Las Vegas, aplicaron ejercicios mentales a los participantes. Por ejemplo, al mismo tiempo de levantarse de una silla, caminar a un punto y regresar, debían decir en voz alta unas operaciones matemáticas sencillas.

Luego en forma individual -en un cubículo- los participantes fueron evaluados con preguntas y unas pruebas muy sencillas, como decir nombres de animales en un tiempo determinado.

“Con estas pruebas clínicas la gente puede darse cuenta de su estado de salud al respecto”, dijo Chirinos y se apoyó en la información de la clínica. “Las pruebas ayudan a que la gente se ponga alerta, a que se informe. No pretenden diagnosticar y tratar padecimientos. Pero sí le dan un punto de partida para hablar con sus proveedores de salud y, en caso necesario, seguir evaluaciones médicas adicionales”, externó.

“Este tipo de pruebas, que ofrece con frecuencia la Clínica Lou Ruvo, son gratuitas, confidenciales y sencillas; la gente necesita conocer la salud mental también, pues desafortunadamente los padecimientos como el Alzheimer y el Parkinson continúan avanzando entre la población”, concluyó.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like