74°F
weather icon Clear

La investigación del Review-Journal estimula la reforma de salud mental

Funcionarios de salud de Nevada están examinando cómo el estado podría licenciar consultores que transfieren a personas con enfermedades mentales a hogares grupales no regulados, un paso impulsado por una investigación del Las Vegas Review-Journal que destacó la muerte de una mujer suicida después de que la colocaron en una residencia sin supervisión.

“Esta historia ha sido realmente motivante para las personas”, dijo Julie Kotchevar, subdirectora del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Nevada. “Ciertamente, me ha motivado asegurarme de que no vuelva a suceder”.

En una reunión legislativa el lunes, Kotchevar presentó a los legisladores una idea: Ampliar el estatuto estatal que rige a las “agencias de referencia” para exigir que cualquier persona que haga ese tipo de trabajo obtenga una licencia. Actualmente, la ley estatal requiere una licencia solo para negocios que derivan pacientes a “instalaciones residenciales para grupos”.

Esa definición, “instalaciones residenciales para grupos”, excluye cientos de hogares grupales, que incluyen hogares comunitarios para personas con enfermedades mentales graves y hogares no regulados de “vida independiente” para otros residentes vulnerables.

El problema salió a la luz después de que la consultora con sede en Henderson: Eileen Lee, que no tenía licencia ni formación médica o experiencia, transfirió a numerosos pacientes con enfermedades mentales de hospitales locales a hogares grupales no regulados ni licenciados. El mes pasado, colocó a Rayshuana Roy, una mujer bipolar y suicida de 33 años, en un hogar grupal no regulado. Roy fue encontrada muerta un día después.

Pero Lee no hizo nada ilegal. Kotchevar declaró que ampliar la definición de “agencia de referencia” requeriría que personas como Lee obtuvieran una licencia para transferir pacientes a todas las instalaciones.

“Es para proteger a todos”, agregó. “Los hospitales sabrían que necesitan contratar a alguien que tenga esa licencia. Y luego, al igual que cualquier otra profesión autorizada o regulada, si esa persona hace algo que hace daño a otra o conlleva negligencia profesional, pueden ser considerados responsables de ello”.

Robin Reedy, directora ejecutiva de Nevada para la Alianza Nacional de Enfermedades Mentales, señaló que las personas sin entrenamiento en salud mental no deberían tomar decisiones sobre la vivienda.

“Un consultor decidió la gravedad del problema de esta persona y no tenía capacitación médica”, destacó Reedy. “¿No debería un psicólogo o psiquiatra tomar la decisión sobre si alguien va a un hogar de apoyo?”

El Comité Legislativo de Salud puede elegir redactar un proyecto de ley durante la sesión legislativa de 2019 para hacer ese cambio.

Otro cambio discutido por Kotchevar el lunes requeriría que los hospitales chequeen con pacientes vulnerables como Roy después del alta o que los conecten con otros servicios para el seguimiento. El Hospital North Vista, que liberó a Roy de Eileen Lee, se negó a comentar sobre la situación.

Los funcionarios de salud estatales también discutieron los esfuerzos para acabar con los hogares grupales ilegales. Una auditoría estatal reciente reveló que 37 casas estaban en condiciones deplorables, y muchas de ellas no estaban certificadas. Desde entonces, 13 casas han sido cerradas en el sur de Nevada, y cinco han sido cerradas en el norte.

Los hogares ahora están regulados por la Oficina de Cumplimiento y Calidad de Atención Médica, en lugar del departamento de salud, utilizando nuevas listas de verificación.

Kotchevar destacó que los propietarios de hogares grupales sin licencia son “buenos para esconderse”. Algunos obtienen licencias comerciales para parecer legítimas, añadió, pero los funcionarios estatales ahora verificarán esas listas. Otros eluden las reglas al afirmar que no administran medicamentos o brindan servicios de apoyo que requieren licencia.

Kotchevar quiere que el estado consolide las viviendas en una categoría para que tengan licencia y estén reguladas de manera consistente.

También el lunes, los legisladores se enteraron de un plan para proporcionar servicios de alcance móvil en Las Vegas para personas con trastornos mentales. La asociación con los departamentos de policía y bomberos del área de Las Vegas se deriva de una subvención de $1.8 millones hasta junio de 2019. Permitiría que los médicos con licencia acompañaran a las autoridades en llamadas relacionadas con crisis de salud mental.

“No podemos permitirnos el lujo de no tener estos servicios”, dijo el asambleísta James Oscarson, Republicano por Pahrump, que forma parte del comité de atención médica.

 

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Polémica en la DEA, denuncian racismo

En el campo de tiro de la academia de la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos en Virginia, un entrenador gritó un nombre, que era compartido por dos de los aprendices.

Mujer murió de COVID-19 en vuelo de Las Vegas a Dallas

Una mujer de Texas en un vuelo del Aeropuerto Internacional McCarran murió en julio por causas relacionadas a COVID-19, según autoridades.

Programa de ayuda para la vivienda del Condado Clark con gran demanda

Se contabilizan aproximadamente 32 millones de dólares, una proyección que proporciona una imagen bastante fiable de la demanda del programa de 50 millones de dólares, según un vocero del condado.

El Distrito de Salud apoyará a la junta si vota para reabrir las escuelas

El Distrito de Salud del Sur de Nevada apoyará la reapertura de las escuelas del Condado Clark si la junta escolar vota para hacerlo, incluso si los datos de salud locales no han indicado condiciones ideales.

LVMPD recibió fondos para seguridad vial

El Departamento de Policía Metropolitana de Las Vegas (LVMPD, por sus siglas en inglés) recientemente recibió una subvención de $100,000 por parte de la Oficina de Seguridad Vial del Departamento de Seguridad Pública de Nevada, estos fondos estarán destinados para apoyar a las fuerzas del orden en sus campañas dirigidas a detener a personas que eligen conducir bajo los efectos de sustancias nocivas.