La magia de la salsa

Los dos bailarines brasileños saltan al escenario, vestidos maravillosamente de arriba a abajo.

La mujer lleva tacones dorados y un vestido negro, lentejuelas espumosas, le dando la impresión de una noche estrellada.

El hombre lleva una camisa de terciopelo negro, con cuello plateado brillante, pantalones negros y zapatos que parecen haber sido construidos con los restos de una bola de discoteca.

Cuando los dos caminan al estrado, otros bailarines atrás se unen para mirarlos.

La música empieza y las luces de varios colores iluminan a los bailarines, los cuales con movimientos rápidos dan la impresión de moverse de color a color dentro de un prisma.

La acrobacia de los artistas es clara, cuando se mueven con fluidez alrededor del piso, con pasos individuales de sincronización perfecta, y después uniéndose nuevamente en posicion cerrada.

Rafael Barros y Carine Morais, los campeones mundiales de salsa, están bailando por primera vez en Las Vegas frente acudientes internacionales.

En un 4 de julio lluvioso, el espectáculo en el piso del Hotel Tropicana hace más ruido que cualquier fuego artificial.

El Congreso de salsa de Las Vegas celebró su undécimo año, después de ser presentado en el mismo lugar desde el 2008, y anteriormente en el Stardust y Palace Station.

Virginia Cano, co-directora de los Sin City Salseros, ha visto cómo ha crecido la popularidad de la salsa en Las Vegas, desde el 2001, cuando se unió a la compañía de salsa. El grupo fue iniciado por el co-director Nate Strager y Bill Schindler en 1999.

Cano y Strager ayudaron a organizar el Congreso de salsa en Las Vegas, que dura tres días y ofrece presentaciones, clases, bailes sociales y competencias para calificar en el World Latin Dance Cup en Miami, Fl.

El primer evento contó con entre 200 y 300 personas, dijo Cano. Estiman que este año, el evento reunió más de 4000 personas. Tan solo el Congreso en Los Ángeles llegaría más acudientes.

El World Latin Dance Cup es considerado por los bailarines profesionales como la competencia más importante, al lado del Puerto Rico Salsa Open.

Barros y Morais ganaron el evento en Miami el año pasado, al igual que el Puerto Rico Salsa Open tres veces consecutivas. Los dos bailarines de Fortaleza, Brasil, dijeron que han bailado por 12 años.

Con el crecimiento de ofertas para el dúo a presentar rutinas de salsa — los dos dijeron que tienen compromisos hasta el próximo verano — su tiempo para practicar ha disminuido.

Pero, durante tiempos de competencia, cancelan todo para ensayar la parte física por la mañana y la parte del baile desde la tarde hasta las ocho de la noche, dijo Morais.

“No hay un día en nuestra vida que no bailemos,” dijo Morais. Incluso cuando estan esperando un vueló para ir a otro evento, practican ahí mismo, dijo Morais.

Despues de viajar a más que 25 países para presentarse, incluyendo India, Australia e Israel, Barros está convencido que el baile de la salsa es el más popular en el mundo.

El Tropicana ha disfrutado el negocio de los bailarines que vienen cada año.

“Para nosotros, el 4 de julio, es de gran emoción para la ciudad, hay buena energía en la propiedad y atrae un grupo completamente diverso,” dijo Gavin Mealiffe, el vicepresidente de ventas del Tropicana, en una entrevista por teléfono en inglés.

Mealiffe dijo que el hotel Tropicana está tratando de atraer clientes hispanos con el evento de salsa, y que quiere tener otros eventos con un enfoque en la comunidad hispana.

Atrás del estrado, se siente un hombre alto con cabello gris, el cual lleva un traje de color oro y pantalones verdes, ve las presentaciones, con un micrófono en la mano derecha.

El anfitrión del evento, Albert Torres, ha co-producido Congresos de Salsa desde 1999, cuando estableció de Los Angeles. Hoy en día, él pasa mucho tiempo viajando para co-producir a los 42 congresos alrededor del mundo.

Torres, que fue una vez consultor para la película de baile, “Dance With Me” en 1998, que protagonizó el artista Chayanne y la actriz Vanessa Williams, se refiere a sí mismo como un “embajador de la salsa.”

Pero no siempre fue así.

Por 13 años, no habló ni una palabra de español y no quería ser puertorriqueño, dijo Torres.

Dice que la música salsa le cambió la vida y le inspiró para mantener su cultura.

“Antes, decía a mi mamá que ‘yo no tenía nada que ver con esto’ y que quería escuchar a James Brown, Motown y Woodstock,” dijo Torres.

La vida de Torres cambió cuando la familia se mudó a Puerto Rico — que odió en ese momento. De repente, Torres escucho un récord en 1971 por Fania All-Stars que se llama “El Ratón” por el artista Cheo Feliciano.

Torres dijo que muchos años después, se hicieron amigos y viajaron juntos por todo el mundo.

“Cuando él cantaba esa canción, empezaba a llorar porque cuando escuché esa canción que quise aprender el idioma.”

Después de las once, las presentaciones culminaron, bailarines y acudientes salen y esperan emocionados, mientras trabajadores quita las sillas del auditorio en preparación para el gran baile que no va a concluir hasta por lo menos las cuatro de la mañana.

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like