52°F
weather icon Clear

La nueva directora del refugio ‘The Shade Tree’ de Las Vegas siguió su “llamado”

Vegas Voices es una serie semanal que destaca a gente notable de Las Vegas.

Linda Pérez tomó un riesgo cuando se mudó a Las Vegas.

Encontró muchas oportunidades en el sector sin fines de lucro de la ciudad y decidió ver qué podía encontrar.

Cuando el puesto de directora ejecutiva se abrió en The Shade Tree, supo que había tomado la decisión correcta.

“Siento que esta es mi vocación, mi propósito”, afirma Pérez.

Ella aporta una amplia experiencia en el trabajo sin fines de lucro (y una capacidad aún más amplia de compasión) para el papel y espera aumentar la conciencia y los recursos para las mujeres y niños vulnerables en Las Vegas.

Pérez trabajó para Caesars Entertainment, abriendo casinos en la zona Medio Oeste del país y realizando frecuentes viajes de negocios a Las Vegas.

En el último año, comenzó a enamorarse de lo que vio fuera del Strip y contactó a líderes comunitarios sin fines de lucro.

“Me encanta el trabajo que están haciendo aquí. En algunas áreas, había hecho cosas que todavía no habían hecho aquí y sentí que había una oportunidad para hacer una diferencia en la comunidad”, señaló Pérez, quien fue nombrada directora ejecutiva en junio.

Como sobreviviente de violencia doméstica, Pérez asegura que conoce de primera mano los desafíos que enfrentan las mujeres y los niños en situaciones inseguras, y se siente bien posicionada para proporcionar los recursos que necesitan para generar seguridad e independencia.

“La gente no sabe lo que no sabe, y al no tener ese recurso se sienten desesperadas cuando se encuentran en estas situaciones. Están agotadas, cualquier poder que tenían como mujer se ha ido. Nosotros llegamos a ser ese recurso, a ser esa diferencia”.

Recientemente nos habló sobre la misión de The Shade Tree y lo que la obliga a ayudar a otros a romper el ciclo de violencia doméstica.

Review-Journal: ¿Tu pasión es por el trabajo sin fines de lucro o específicamente por las mujeres y los niños vulnerables?

Linda Pérez: Soy una sobreviviente de violencia doméstica, así que sí, me apasiona esta causa. De lo que me doy cuenta es que me asocio con tantas organizaciones en casa, y eso es lo que estoy tratando de hacer aquí, se trata de retribuir a la comunidad. Aunque me apasiona lo que hago aquí, cada comunidad está sufriendo. Cada organización sin fines de lucro que se crea, es porque hay una necesidad.

Entonces me involucro donde puedo. Se asocian conmigo para obtener conciencia, luego puedo asociarme con ellos por nuestra causa. Podemos hacer cosas juntos y cambiar la comunidad juntos. Ninguna organización puede hacerlo por sí misma. Encuentro que soy una donante, estoy a punto de ayudar y empoderar a otros, y encuentro que, en el área sin fines de lucro, se me permite hacer eso.

Como sobreviviente, cuando necesitabas recursos en tu comunidad, ¿descubriste que había disponibles?

Es por eso que me apasiona tanto este trabajo y crear conciencia sobre los servicios que existen, porque yo no los utilicé. Esta es la percepción de las personas que son abusadas: piensan que es solo a un tipo de persona, pues no lo es, la violencia doméstica no conoce discriminación; no conoce raza, religión o antecedentes económicos. Yo ya tenía mi carrera, estaba estudiando para ser médico.

No compartía lo que estaba pasando, ni siquiera con mis padres porque…los amas. Piensas que tu agresor va a cambiar, es vergonzoso, no iba a avergonzarme a mí ni a él. Entonces nunca utilicé servicios. Acabé lidiando con mi situación en privado y eso no funcionó.

Mientras veo a mi hijastra y mis sobrinas crecer, me doy cuenta de que si viviera esa vida en privado, no podría detener la violencia en mi vida o en mi familia, eso no me serviría. Me ocurrieron estas experiencias para poder usar mi voz.

¿Cómo te involucraste en el trabajo sin fines de lucro en Indiana?

Dirigí un refugio de violencia doméstica como directora ejecutiva en Indiana. Antes de eso, mi primer paso en una organización sin fines de lucro fue ser voluntaria en mi iglesia de 15 mil miembros. Me involucré y eso se convirtió en un trabajo. Me convertí en directora de servicios para huéspedes y utilicé mi experiencia en liderazgo, empecé a hacer más para empoderar a las mujeres, trabajando con chicas jóvenes. Un colega mío me contó sobre el puesto de directora ejecutiva en el refugio de violencia doméstica. Por eso digo que Dios trabaja de maneras misteriosas, fui víctima de violencia doméstica, mi experiencia es en negocios y liderazgo, y eso realmente me ayudó. Sé esto: es lo que amo.

¿Cuál es tu prioridad en este puesto?

La conciencia es la clave. Deben saber quién eres y cuál es tu causa. Descubrí que si puedes meterte en los corazones de las personas que tienen una conexión personal con lo que hacemos, (y las estadísticas son una de cada cuatro mujeres, uno de cada siete hombres) cuando piensas en tu círculo de familiares, amigos, seres queridos, eso significa que tú o alguien que conoces, alguien a quien amas podría ser o será afectado por la violencia doméstica. ¿Por qué no querrías involucrarte? Eso es lo que intentamos hacer, romper el ciclo.

Si alguien siente que tu historia se aplica a ellos o que podrían estar en una situación insegura, ¿dónde pueden comenzar?

Llamándonos por teléfono. Hagan ese primer paso. La gente piensa que si llaman a un refugio, eso significa que están listos para entrar, y ese no es el caso. A veces recibimos llamadas y alentamos a las personas, incluso si solo solicitan información y no están listos para abordar su situación, podemos comenzar con el diálogo. Todavía pueden utilizar nuestros recursos, como conectarse con un administrador de casos para el desarrollo de la fuerza laboral. El día que estén listos y lleguen aquí, comenzamos con nuestro programa.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.