La obesidad; un peligro latente en los niños

Con el objetivo de crear conciencia en las familias de Nevada sobre la importancia de mantener una alimentación saludable y así prevenir la obesidad en menores de edad, se llevó a cabo el evento anual ‘Festival de Niños Saludables’ el sábado 24 de septiembre en el Centro de Recreación Whitney.

La educadora del programa ‘All 4 Kids’ de la Universidad de Nevada Reno (UNR), Zoraida Caldera reveló que casos de obesidad infantil se puede apreciar más a menudo en la población de Nevada.

“Cada vez vemos más niños con sobrepeso en las escuelas, cada vez que vamos a la calle o al supermercado, entonces es importante que los padres se concienticen sobre la importancia de proveerles una alimentación saludable pero no solamente eso, que también los niños se muevan. Nuestros niños pasan mucho tiempo sentados frente a la computadora o jugando con el teléfono inteligente y la actividad física de los niños es mínima”, expresó De acuerdo con el programa ‘All 4 Kids’, los infantes deben hacer un mínimo de 60 minutos de ejercicio al día, situación que en muchos hogares no se lleva a cabo. La falta de actividad física anudada a una mala alimentación puede provocar enfermedades crónicas como diabetes o problemas del corazón”, explicó.

“Lamentablemente los niños hispanos tienen obesidad temprana, pero es por la forma en que la comunidad hispana preparamos nuestras comidas, hay muchas frituras. Las cosas que hacemos fritas no son saludables, es preferible cambiar una fritura por algo que sea asado, horneado o cocido al vapor”, añadió Caldera.

Uno de los aspectos abordados en este evento fue la falta de dieta o la facilidad para consumir ciertos alimentos, ya que se considera que es más fácil para algunas familias comprar comida rápida en lugar de llegar a sus hogares a cocinar; esto tiene mucho que ver con el tiempo con el que cuentan las personas durante su día.

“En nuestro programa nos enfocamos en concientizar a los niños de que es mejor comer una manzana a comer un poco de ‘potato chips’, comer uvas antes de comer un helado o nieve. Es educarlos a que escojan lo que son meriendas saludables”, agregó Caldera.

Durante el ‘Festival de Niños Saludables’ participaron 52 agencias que apoyan la misión del programa ‘All 4 Kids’, en el cual cerca de 1000 personas pudieron informarse respecto a temas importantes que pueden parecer sencillos, pero no lo son tanto para algunas familias debido a la ideología de diferentes padres.

“Una cosa que les importa es la cuestión de las porciones, nos acostumbramos a siempre decirle al niño que coma todo lo que está en el plato y no es la idea; se les está enseñando que los niños coman hasta que estén llenos, claro, los padres vemos y conocemos qué tanto comen nuestros niños pero no debemos obligarlos a comer todo. Ese empuje los motiva a que sobre-coman”, acotó Caldera.

Distintas madres hispanas acudieron a este festival en compañía de sus hijos, una de ellas fue Nancy Arellano quien asistió con su pequeña hija de 15 meses de edad, ya que considera de suma relevancia inculcar buenos hábitos a los niños desde temprana edad.

“Es algo que quiero practicar con ella desde chica, para que sepa que tiene la opción de no solo comer comida chatarra, hay comida saludable. Sé que si desde chica se le inculcan esas cosas, crecen sabiendo las opciones que tienen. Todo inicia por su comida, lo que coma en la mañana es con lo que va empezar su día, elegir comida saludable en lugar de comida chatarra empieza con el ejemplo de la casa. Yo sé que va a tener otras influencias afuera pero el tiempo que está con sus papás es lo que más le va a repercutir a ella”, compartió Arellano.

Este tema debe ser de suma importancia para las familias del ‘Estado de Plata’, es por eso que el periódico El Tiempo se comunicó con la doctora mexicana Karen Hazel López, quien confirmó que los buenos hábitos se inculcan desde casa.

“Principalmente vamos a encontrar sedentarismo, a la mamá puede que se le haga más fácil darle unas papas al niño que hacerle un lonche”, comentó la doctora López.

Añadió que el método para prevenir la obesidad infantil está en manos de los padres de familia.

“Poniéndolos a tener actividad física, estimularlos a hacer otras actividades, como ir a una escuela de idiomas, tu puedes controlar mucho esa ansiedad del niño y la actividad física que tiene canalizarla en actividades que sean productivas para él en lugar de estar comiendo comida chatarra. Los videojuegos ahora no nos ayudan, hay que canalizar todo eso”.

Una investigación realizada por miembros de la Universidad de Nevada Las Vegas (UNLV) indicó que casi un 30 por ciento de los niños de Nevada son considerados obsesos, situación que puede ser provocada por diferentes factores:

“Alimentos altos en azúcar, no comer en tiempos y horarios, no desayunar, no lactancia materna, alimentos de comida rápida y embutidos. En lo personal me voy más por hábitos alimenticios, desgraciadamente algunos hispanos estamos muy acostumbrados a no comer verduras y frutas, preferimos comida chatarra; aunado a que no tenemos muy bien implementado el hábito de la actividad física constante”, manifestó la doctora López quien añadió que los varones pueden tener mayor incidencia sobre este tema.

La obesidad puede provocar severas enfermedades del corazón, hipertensión, dislipidemia, diabetes, entre otras y el tratamiento médico varía de acuerdo a la situación. No obstante, si el problema aún está en etapa de obesidad, la solución podría no necesitar de medicamentos pero si de mucha disciplina. “El tratamiento para obesidad ya sería muy en equipo, ayudar al niño a salir adelante desde casa; que la mamá, papá y los hermanos se adapten al tipo de comida que debe consumir el niño. Es normal encontrar al niño obseso cuando los papás también son obesos, realmente son hábitos que se van transmitiendo”.

“La recomendación es que aunque se tarden 10 o 15 minutos vale la pena empezar a educar a los niños a alimentarse bien, sí trasciende. No queremos más enfermedades como diabetes, hipertensión, problemas metabólicos, dislipidemia. Desde casa hay que educarnos todos, si tomamos dos litros de refresco ya no hacerlo, tomar agua de sabor, empezar poco a poco; incluso las personas delgadas no estamos exentos de llegar a ese punto”, expresó López.

Por último, la doctora Karen Hazel López explicó el por qué una dieta balanceada puede ser un método suficiente para evitar que un niño saludable se convierta en un infante obeso.

“Dieta y buena alimentación. Los niños se van a tratar primero siempre con hábitos, para un tratamiento médico siempre serán primero los hábitos, si el hábito no funciona nos vamos a medicamentos, pero de medicamentos no queremos hablar. Primero es quitar grasas y azúcares, con eso la persona se va a comenzar a sentir bien”, finalizó.

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like