La policía de Las Vegas arregla demanda otorgando $500 mil a afectada tras un caso de asesinato

El Departamento de Policía Metropolitana (LVMPD) pagará $500 mil a la madre de un hombre que murió bajo custodia policial en un caso que provocó cambios en la política del uso de Tasers del departamento.

El Comité de Asuntos Fiscales de la Policía Metropolitana aprobó el lunes unánimemente el acuerdo en la demanda federal de derechos civiles, que fue presentada por la familia de Anthony Jones en 2012 y la presunta muerte por negligencia y el uso de fuerza excesiva por parte de los agentes.

“Significa que LVMPD ha reconocido que estos agentes usaron fuerza excesiva”, destacó Peter Goldstein, el abogado que representa a la madre de Jones, Rosie Lee Mathews.

Jones, de 44 años, murió después de un altercado con la policía el 11 de diciembre de 2010. Según los registros policiales, el oficial Mark Hatten les informó a los investigadores que detuvo a Jones mientras conducía cerca de la calle J y el bulevar Lake Mead porque los faros de Jones estaban apagados. El video obtenido por los investigadores mostró que los faros de Jones estaban encendidos en el momento de la detención.

Según Goldstein, Hatten mencionó más tarde durante su deposición que detuvo a Jones por no detenerse por completo en una señal de alto.

Hatten le pidió a Jones que saliera del automóvil después de que este comenzó a actuar “erráticamente”, según el informe policial. Un altercado se produjo frente al vehículo de patrulla de Hatten, y el oficial sacó su arma. Jones salió corriendo, y los dos hombres se pelearon frente a una casa cercana.

Jones se negó a cumplir con las órdenes, por lo que Hatten lo aturdió con un Taser. El impacto inicial no afectó a Jones. Finalmente, Hatten disparó su Taser 10 veces por un tiempo combinado de 90 segundos, el estallido final fue el más largo con 19 segundos, según el informe.

“No me puedo mover, no me puedo mover”, le dijo Jones a Hatten cuando se le ordenó ponerse las manos detrás de la espalda, según el informe.

El oficial Timothy English llegó y utilizó su Taser dos veces durante 10 segundos combinados. Los investigadores determinaron que ninguno de los oficiales violó la política del departamento.

Dos oficiales más llegaron para tomar a Jones bajo custodia, según el informe. Después de esposar a Jones, los oficiales notaron que dejó de respirar. Fue declarado muerto en Valley Hospital Medical Center.

La oficina forense del Condado de Clark reportó que Jones murió de intoxicación por cocaína y etanol, pero que un corazón agrandado y los procedimientos de restricción policial contribuyeron a su muerte, lo cual se calificó como un homicidio.

Los fiscales del Condado de Clark no presentaron cargos criminales en la muerte de Jones.

LVMPD ahora restringe el uso de pistolas paralizantes durante más de tres ciclos de 5 segundos. La nueva política también prohíbe que varios oficiales usen sus pistolas paralizantes contra una persona al mismo tiempo.

No se pudo contactar al departamento para hacer comentarios el martes.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like