La política de separación familiar a lo largo de la frontera de los Estados Unidos se fragmenta

WASHINGTON – La política emocional de separar a los niños de sus padres también está comenzando a dividir a los republicanos y sus aliados a medida que los demócratas aumentan la presión.

La ex primera dama, Laura Bush calificó la política de “cruel” e “inmoral”, mientras que la senadora republicana Susan Collins expresó su preocupación y un ex asesor del presidente Donald Trump comentó que pensaba que el tema iba a perjudicar al presidente en algún momento. Grupos religiosos, incluidos algunos conservadores, protestan.

La Sra. Bush hizo algunos de los comentarios más fuertes hasta el momento sobre la política desde el lado republicano del pasillo.

“Vivo en un estado fronterizo, aprecio la necesidad de hacer cumplir y proteger nuestras fronteras internacionales, pero esta política de tolerancia cero es cruel. Es inmoral y me rompe el corazón”, escribió en una columna de invitados para The Washington Post el domingo. Ella lo comparó con el internamiento de japoneses-estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial, a lo que ella llamó “uno de los episodios más vergonzosos en la historia de Estados Unidos”.

La senadora republicana, Susan Collins de Maine dijo que favorece una seguridad fronteriza más estricta, pero expresó su profunda preocupación por la política de separación de menores.

“Lo que la administración ha decidido hacer es separar a los niños de sus padres para tratar de enviar un mensaje de que si cruzas la frontera con niños, tus hijos serán arrancados de ti”, explicó. “Eso es traumatizante para los niños que son víctimas inocentes, y es contrario a nuestros valores en este país”.

El ex asesor de Trump Anthony Scaramucci señaló en una entrevista el fin de semana que la entrevista del tema de la separación podría ser peligrosa para Trump. Dijo que el presidente “debería solucionar de inmediato este problema”.

“Este es un fusible que se ha encendido”, declaró. “El presidente se va a hacer daño con este problema si permanece muy, muy largo”.

Los signos de la fragmentación del apoyo republicano se producen después de que el aliado de Trump, el reverendo Franklin Graham, calificó la política de “vergonzosa”. Numerosos grupos religiosos, incluidos algunos conservadores, han presionado para detener la práctica de separar a los niños inmigrantes de sus padres.

Esta presión está llegando ya que los funcionarios de la Casa Blanca han intentado distanciarse de la política. Trump culpa a los demócratas falsamente por la situación. La administración implementó la política y podría terminar fácilmente después de que haya provocado un aumento en los casos de familias divididas y angustiadas.

“A nadie le gusta” dividir familias y “ver bebés arrancados de los brazos de sus madres”, agregó la consejera presidencial Kellyanne Conway.

Cerca de 2 mil niños fueron separados de sus familias durante un período de seis semanas en abril y mayo luego de que el Fiscal General: Jeff Sessions anunciara una nueva política de “cero tolerancia” que remite a todos los casos de entrada ilegal para enjuiciamiento criminal. El protocolo nacional prohíbe detener a los niños con sus padres porque los niños no son acusados de un delito y los padres sí.

Trump planea reunirse con los republicanos de la Cámara el martes para discutir la legislación de inmigración pendiente en medio de un debate de la temporada electoral sobre uno de sus temas favoritos. Se espera que la Cámara vote esta semana sobre un proyecto de ley impulsado por conservadores que quizás no cuente con el apoyo suficiente para aprobar, y una medida de compromiso con las propuestas clave respaldadas por el presidente. La Casa Blanca ha dicho que Trump firmaría cualquiera de esos.

Conway rechazó la idea de que Trump utilizara a los niños como palanca para obligar a los demócratas a negociar sobre inmigración y su muro fronterizo largamente prometido, incluso después de que Trump tuiteó el sábado: “Los demócratas pueden arreglar su separación familiar forzada en la frontera trabajando con los republicanos en nueva legislación, para un cambio! “

Cuando se le preguntó si el presidente estaba dispuesto a poner fin a la política, él respondió: “El presidente está listo para lograr una reforma migratoria significativa en todos los ámbitos”.

Para el representante Adam Schiff, demócrata de California, la administración está “usando el dolor, las lágrimas, el dolor de estos niños como mortero para construir nuestro muro y es un esfuerzo extorsionar un proyecto de ley a su gusto en el Congreso”.

Schiff menciona que la práctica era “profundamente antiética” y que la negativa de los republicanos a criticar a Trump representaba una “triste degeneración” del Partido Republicano, que dijo que se había convertido en “el partido de la mentira”.

“Hay otras formas de negociar entre republicanos y demócratas. Usar niños, niños pequeños, como papeles políticos es aborrecible”, determinó el Senador: Jack Reed, D-R.I.

Incluso la primera dama Melania Trump, quien ha tendido a mantenerse al margen de los polémicos debates políticos, se metió en el tema emocional. Su portavoz anuncia que la Sra. Trump cree que “tenemos que ser un país que respete todas las leyes”, pero también “que gobierne con corazón”.

“La Señora Trump odia ver a los niños separados de sus familias y espera que ambos lados del pasillo finalmente puedan unirse para lograr una reforma migratoria exitosa”, reportó la portavoz: Stephanie Grisham.

Las propuestas de la Cámara de Representantes se enfrentan a una amplia oposición de los Demócratas, e incluso si se aprueba un proyecto de ley, parece poco probable que el Senado, estrechamente dividido, se una.

El ex estratega jefe de Trump puntualizó que los republicanos enfrentarían fuertes consecuencias por impulsar el proyecto de ley de compromiso porque proporciona un camino hacia la ciudadanía para jóvenes inmigrantes “soñadores” traídos ilegalmente al país cuando eran niños. Steve Bannon argumentó que el esfuerzo podría poner en peligro la base política de Trump y contribuir a las pérdidas electorales en noviembre, cuando los republicanos esperan preservar sus mayorías en el Congreso.

Conway y Schiff aparecieron en “Meet the Press” de NBC, Collins estuvo en “Face the Nation” de CBS, Lujan y Bannon hablaron en “This Week” de ABC, y Scaramucci estuvo en Fox 11 en Los Ángeles.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like