46°F
weather icon Overcast

La prohibición de acampar para gente sin hogar en Las Vegas enfrenta obstáculos legales y logísticos

En la esquina de First Street y Garces Avenue en Las Vegas, una mujer descalza se susurra a sí misma. Un hombre, usando su maleta llena como almohada, duerme en la acera, envuelto en una sábana marrón como una momia. Cerca, contra una pared de cemento, Harry Reynolds y su novia, Alice Pate, extendieron tres mantas y acamparon para pasar la noche.

“Dios quiere que estemos juntos”, dice Pate. “En los refugios, nos quieren separar”.

Tales cálculos personales para las personas sin hogar pronto podrían complicarse si la ciudad aprueba una ordenanza propuesta que hace que acampar y dormir en áreas públicas del centro y áreas residenciales de toda la ciudad sean un delito menor mientras haya camas disponibles en refugios para personas sin hogar. La propuesta fue presentada este mes por funcionarios de la ciudad desesperados por detener la ola de personas sin hogar en el núcleo urbano y obligarlos a buscar ayuda.

Más allá de las cuestiones de su legalidad, la ordenanza ya se enfrenta a un intenso escrutinio de críticos que argumentan que solo criminalizará a los indigentes y vulnerables. Los funcionarios responden que sería una capa más en una estrategia más amplia para proteger a las personas sin hogar y al público en general, salvaguardar los intereses comerciales y abordar una creciente crisis de salud pública.

Antes de las prolongadas deliberaciones esperadas sobre la propuesta que comenzará el 6 de noviembre, existe un consenso entre los miembros del Concejo de la Ciudad de que la conversación es necesaria para abordar lo que se considera un problema regional cada vez más grave.

Lo que vendrá del nuevo esfuerzo no está claro; Al menos tres miembros del concejo de siete miembros apuntan que no han decidido si apoyarán la prohibición de acampar.

“Veo esto como un esfuerzo de desesperación para tratar de descubrir cómo manejar una situación casi inmanejable”, indicó el concejal Brian Knudsen, quien buscó conversaciones que implicaran soluciones a largo plazo. “La ciudad (ya) está dando pasos realmente proactivos, pero no es suficiente y no es lo suficientemente rápido”.

Al igual que Knudsen, el concejal Stavros Anthony y la concejal Olivia Díaz, cuyo Distrito 3 se encuentra en el corazón del centro de Las Vegas, mencionaron que todavía están pensando en ello.

El concejal Cedric Crear, quien también representa las áreas del centro, no estuvo disponible para una entrevista.

Los otros tres miembros del concejo, incluida la alcaldesa Carolyn Goodman, han expresado su apoyo a la medida.

“Esta ordenanza no es para encarcelar gente”, advirtió la concejal Victoria Seaman, quien respalda la ley. Señaló que el Courtyard Homeless Resource Center de la ciudad en Foremaster Lane ofrece asistencia muy necesaria. “Es para ayudarlos a llevarlos a donde necesitan ir y no invadir las empresas donde hay personas durmiendo en las puertas”.

Estos funcionarios señalan que las empresas del centro han sido una fuerza impulsora detrás de la propuesta.

Entre los que presionan para actuar se encuentra el abogado Gerald Gillock, cuya oficina se encuentra en la esquina de Clark Avenue y Fourth Street. Dijo que diariamente ve agujas, basura hipodérmicas y el hedor de orina y heces llegan a suscitarse.

“Van al baño a todas partes, eso sucedió 10 veces en dos semanas”, relató. “Incluso pensé, ‘llamaré su atención’ y recogí los desechos con una pala y los llevé al Ayuntamiento”.

Pero Gillock no cree que la ordenanza sea la solución. Lo calificó de “inútil” porque los refugios ya están llenos y la ordenanza no requeriría que la ciudad proporcione instalaciones de saneamiento público.

Posibles batallas legales

El plan de la ciudad puede enfrentar obstáculos legales, aunque el abogado de la ciudad, Brad Jerbic, cree que se mantendrá en la corte.

El Noveno Circuito del Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos revocó una prohibición de acampar similar en Boise, Idaho, el año pasado porque, sin garantizar que hubiera suficientes camas de refugio disponibles, se consideró un castigo cruel e inusual. Ese caso podría terminar ante la Corte Suprema, pero Las Vegas redactó intencionalmente su proyecto de ley para incluir el lenguaje “si hay camas disponibles” para evitar esa controversia en particular.

Jerbic anunció que planea presentarle al concejo información sobre prohibiciones de campamento completas o parciales en otras 10 jurisdicciones. Sugirió que el Noveno Circuito, que supervisa Nevada, es un caso atípico sobre el tema.

Pero Eric Tars, director legal del Centro Nacional de Leyes sobre Indigencia y Pobreza, quien trabajó en el caso Boise en nombre de seis personas sin hogar, mencionó que el Noveno Circuito no está yendo por su propio camino. El Tribunal de Apelaciones del Cuarto Circuito de Estados Unidos (bastante conservador), que maneja casos en las Carolinas, Virginia, Virginia Occidental y parte de Maryland, y el Onceavo Circuito del Tribunal de Apelaciones de los EU en Florida, han emitido fallos similares, afirmó.

Tars también argumentó que la ordenanza podría ser contraproducente, imponiéndole a las personas sin hogar registros de arrestos y multas que no pueden pagar, evitando que obtengan trabajo y vivienda (Nevada tiene la menor cantidad de unidades asequibles disponibles en el país) y posiblemente conduzca a la pérdida de línea de vida beneficios del gobierno.

En lugar de “tratar de enhebrar esta escapatoria constitucional”, explicó Tars, Las Vegas podría aprender de las soluciones creativas utilizadas en otras ciudades, como el uso temporal de espacios vacantes como refugios, la rotación de refugios entre diferentes iglesias y la oferta de programas piloto que permiten a los residentes albergar pequeñas casas en patios traseros o brinde opciones de estacionamiento seguro para personas que viven en vehículos.

“No puedes simplemente exiliar a las personas que no quieres ver en tu centro”, argumentó.

Para algunos, vivir en las calles del llamado “Corredor de la Esperanza” en las afueras de Las Vegas Boulevard North, se ha convertido en una rutina monótona. A las seis de la tarde del miércoles, por ejemplo, cientos de hombres hicieron fila para dormir en Catholic Charities of Southern Nevada. Todas las 500 camas allí se llenaron esa noche.

Otros esperaron la cena y una cama en Las Vegas Rescue Mission, donde 191 pasaron la noche. El refugio tenía demasiada capacidad, lo que obligó a algunos a chocar contra colchones y sofás.

La noche anterior, en Salvation Army, las 104 camas para hombres y mujeres se habían llenado antes de las siete de la noche.

En total, solo hay alrededor de dos mil camas para más de cinco mil 500 personas sin hogar en las calles del sur de Nevada en una noche determinada, según el censo de personas sin hogar de este año. El Condado de Clark estima que más de 14 mil no tienen hogar en algún momento durante el año.

Jerbic dijo que se dará a conocer un plan para abordar la escasez de camas cuando se discuta la prohibición de acampar en la reunión del 6 de noviembre. Se negó a proporcionar detalles.

“Tenemos planes de tener siempre un cierto número de camas disponibles solo por este motivo”, enfatizó. “No estarán disponibles a diario, excepto cuando sea necesario para esta ordenanza”.

La ciudad confirmó que no excluirá a nadie en el patio al aire libre 24/7, pero más de 300 se quedan allí en una noche determinada, a pesar de que solo hay 220 colchonetas para que duerman los clientes.

Servicios de salud mental

Incluso si hubiera camas disponibles, el Diácono Tom Roberts, director ejecutivo de Catholic Charities, declaró que le preocupa que si quienes eligen dormir en las calles se vean obligados a buscar refugio, huirían de los recursos y oficiales del equipo de extensión del Departamento de Policía Metropolitana (LVMPD).

Se deben poner más recursos para el tratamiento de la salud mental y las adicciones, apuntó.

“Puedes arrestar a las personas durante todo el día y, francamente, puedes ponerlas en un departamento, pero si no puedes tratar la razón por la que están allí, el departamento se convertirá en un manicomio”, señaló Roberts. “Incluso si tuviéramos camas abiertas, no puedo poner a alguien arriba en nuestro dormitorio que no quiera estar allí. Eso crea un riesgo de seguridad”.

La ordenanza propuesta no cubre las personas sin hogar que tienen enfermedades mentales o son adictas a las drogas. Esa es otra línea divisoria en el debate.

Díaz, una de los miembros indecisos del Concejo de la Ciudad, sugirió utilizar tribunales especializados para desviar a las personas sin hogar que necesitan adicción y tratamiento de salud mental o vivienda.

Pero en una entrevista con KNPR este mes, Goodman resucitó una idea que su esposo, Óscar, defendió cuando era alcalde: convertir una antigua prisión estatal cerca de Jean, a 30 millas al sur de Las Vegas, en una instalación para personas con enfermedades mentales graves, que ella dijo que es uno de los mayores problemas entre la población sin hogar.

Si bien estas preocupaciones generales ocupan a los responsables políticos, otros están trabajando para descubrir cómo funcionaría una prohibición de acampar en el nivel de la calle.

El teniente Tim Hatchett, quien supervisa el equipo de extensión para personas sin hogar de LVMPD y tiene experiencia en trabajo social, dijo que si bien no se han explicado los detalles sobre cómo se aplicaría la ordenanza, no prevé que dicha ley imponga una carga indebida a su equipo u oficiales de patrulla que regularmente interactúan con las personas sin hogar.

“Siempre tenemos la capacidad de determinar lo que vamos a aplicar, ¿verdad? Si te detenemos por exceso de velocidad no siempre obtendrás una multa por exceso de velocidad, puedes recibir una advertencia o una reprimenda”, subrayó.

“Pero si ya has hecho todo lo posible por esta persona, tienes que decirle: ‘OK, es hora de que obtengas ayuda, ¿verdad?’ Creo que eso es lo que están buscando”.

Anthony, el concejal y ex capitán de la policía de LVMPD, agregó que las fuerzas del orden, incluidos los alguaciles de la ciudad, deben comprometerse a hacer cumplir la nueva regla, y la ciudad debe tener un sistema para alertar a los oficiales sobre la disponibilidad de camas.

Hatchett indicó que eso no sería un gran desafío, ya que sus oficiales ya se comunican diariamente con los refugios.

Jerbic, el abogado de la ciudad, también añadió que la ciudad y la policía tienen personal designado para comunicarse entre sí durante cada turno.

Red de soporte

Menos claro es cómo las personas sin hogar se adaptarían a las nuevas rutinas.

Anthony Lowe, quien se ha quedado en el refugio Salvation Army desde que los problemas económicos lo pusieron a él y a su esposa en las calles en marzo, comentó que a menudo debe decidir entre una cama o comida los días en que los ministerios no le traen comidas. La artritis en las articulaciones esféricas de sus pies hace que sea difícil para el hombre de 64 años hacer el viaje cuesta arriba a un refugio de alimentación a más de una milla de distancia.

“Pero normalmente no lo hago porque tengo que hacer fila para una cama”, mencionó. “Si puedes caminar, puedes comer casi todo el día”.

Kathleen Sutton, una ex investigadora de 58 años de una compañía farmacéutica que ha atravesado tiempos difíciles, dijo que creía que la aprobación de la ordenanza podría agregar otro elemento de inestabilidad a una existencia ya precaria.

La bancarrota envió a Sutton a las calles en junio. Su miedo a estar sola como una mujer discapacitada en un scooter motorizado la impulsó a encontrar rápidamente una red de apoyo, que incluye a Pate, Reynolds y un veterano sin hogar de la Guerra de Corea de 86 años que todos llaman “papá”.

Le ofrecen protección. Sutton indicó que ha sido agredida sexualmente, vio a un hombre atropellado en un lote desierto cercano e intentó varias vías para obtener ayuda. Señaló que está en la lista de espera para una vivienda asequible, es la número 841.

“Soy una chica ruda, pero tengo miedo de estar sola”, concluyó. “¿A dónde van las personas sin hogar? Los agentes llegan y te piden que te vayas de la calle. ¿A dónde vas? ¿Al final de la calle, hasta que nos despierten de nuevo? Entonces, ¿a dónde vamos?”

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Envía SEP 163 mil libros de texto a migrantes mexicanos en EE.UU.

La Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos (Conaliteg) y el Instituto de los Mexicanos en el Exterior (IME) distribuyen 163 mil libros de texto para migrantes en Estados Unidos, a fin de apoyar la educación y promover la práctica del español de los mexicanos que radican fuera del país.

Inició audiencia para definir el futuro de DACA

El pasado 12 de noviembre la Corte Suprema de Estados Unidos comenzó con el proceso de escuchar argumentos a favor y en contra del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), el cual ha beneficiado a cerca de 700,000 jóvenes inmigrantes que fueron traídos al país cuando eran niños, e incluso bebés. Dicho proceso no tiene una fecha exacta para ser finalizado y con ello saber el futuro de este programa.

Demandan a la policía de Las Vegas por un altercado ‘motivado racialmente’

Un bombero retirado de Las Vegas está demandando al Departamento de Policía Metropolitana, alegando que un encuentro con una oficial en prácticas con motivaciones raciales lo dejó con daño nervioso en sus muñecas y manos.

Constructora de máquinas compra 279 acres de terreno en Henderson

Los planes incluyen una planta de fabricación de 2.3 millones de pies cuadrados y una planta de fabricación de 327 millones de dólares para su empresa y edificios que se arrendarán o venderán a terceros.

 
Afirma Sondland que Guiliani impulsó un ‘quid pro quo’ con Ucrania — LIVESTREAM

El embajador Gordon Sondland le declaró el miércoles a los investigadores del juicio político de la Cámara de Representantes, que Rudy Giuliani estaba presionando a favor de un “quid pro quo” con Ucrania que tenía que estar de acuerdo con ello porque es lo que el presidente Donald Trump quería.