Las acciones de la agencia de Arizona sobre el lago Mead encienden lucha por agua

Un alto funcionario de la Autoridad del Agua del Sur de Nevada hace un llamado a los estados que dependen del Río Colorado para que resuelvan sus diferencias antes de que una disputa cada vez mayor descarrile décadas de cooperación en el río.

Los estados de la cuenca superior de Colorado, Nuevo México, Utah y Wyoming han acusado a uno de los proveedores más grandes de Arizona de manipular el sistema fluvial para maximizar la cantidad de agua que Lake Powell lanza río abajo al lago Mead.

Pero los funcionarios del Distrito de Conservación de Agua del Centro de Arizona insisten en que están operando dentro de las reglas del río a medida que entregan agua a través de sus canales del Proyecto de Arizona Central a Phoenix, Tucson y las granjas intermedias.

“Creo que se han reducido las palabras”, dijo Colby Pellegrino, gerente de programas del Río Colorado para la Autoridad del Agua del Sur de Nevada. “La gente tiene que sentarse y hablar de estas cosas. Logramos certeza a través de la colaboración”.

Por el momento, ese espíritu de colaboración está en peligro.

Agencia en agua caliente

En una carta del 13 de abril al máximo regulador del agua de Arizona, la Comisión del Río Colorado anunció que “acciones unilaterales” de la agencia de Arizona “amenazan el suministro de agua para casi 40 millones de personas en los Estados Unidos y México, y amenazan las relaciones interestatales y la buena voluntad debe mantenerse si queremos encontrar e implementar soluciones colaborativas en el futuro”.

Denver Water, la empresa de servicios públicos de agua más grande de Colorado, subió la apuesta el lunes al amenazar con retirar sus fondos de una asociación de conservación en todo el río a menos que los gerentes del Proyecto Central de Arizona puedan demostrar que “cesaron todas las acciones para manipular las demandas y está participando plenamente en medidas agresivas de conservación junto con otras entidades en Arizona”.

La disputa tiene que ver con el complicado marco federal que rige el aumento y la caída coordinados de los lagos Mead y Powell en función de ciertos factores desencadenantes del nivel del agua en cada uno.

Los siete estados occidentales que comparten Colorado aceptaron las reglas de operación a fines de 2007 con la esperanza de proteger los niveles mínimos de agua en los dos embalses artificiales más grandes del país hasta el 2026.

Pero incluso entonces, comentó Pellegrino, los administradores del agua sabían que había formas en que los usuarios grandes podían manipular los niveles del lago para impulsar los lanzamientos desde la parte superior.

Donde los funcionarios del Proyecto Central Arizona cruzaron la línea fue discutiendo abiertamente lo que estaban haciendo.

Hace unas semanas, la agencia publicó una infografía describiendo sus esfuerzos para tomar el agua suficiente para mantener al lago Mead en el “punto óptimo”, lo suficientemente bajo como para provocar un gran lanzamiento de Powell pero lo suficientemente alto como para evitar una declaración de escasez federal que obligaría Arizona y Nevada para recortar el uso general de agua del río. Y una forma de mantenerse en ese punto dulce, dijeron las autoridades, era asegurarse de que no “sobreconservaran”.

Todavía hay espacio para la diplomacia

“Creo que lo que CAP ha hecho realmente es políticamente perjudicial”, comentó el autor, académico y veterano reportero ambiental John Fleck. “Y CAP tiene más que perder, porque son los junior (titulares de los derechos de agua) si la colaboración en el río se rompe”.

La lucha se produce mientras Nevada, Arizona y California continúan trabajando en un plan de contingencia de sequía destinado a mantener a Lake Mead fuera de la escasez al dejar voluntariamente más agua en el embalse.

Nevada ha estado listo para firmar el acuerdo desde 2016, pero el progreso se ha estancado en Arizona y California, donde los usuarios del agua aún discuten sobre cómo compartir los recortes necesarios.

Fleck agregó que los estados de Upper Basin ven el plan de contingencia de sequía como crucial para la salud general del sistema fluvial. En sus cartas recientes, la Comisión del Alto Río Colorado y Denver Water pidieron a Arizona que haga su parte para terminar el plan lo más rápido posible.

“Creo que hay una oportunidad para la diplomacia aquí”, expresó Fleck, quien ahora se desempeña como director del Programa de Recursos Hídricos de la Universidad de Nuevo México, pero aún bloguea sobre asuntos del Río Colorado.

Pellegrino dijo que todos se benefician cuando los siete estados pueden resolver sus problemas sin la necesidad de una batalla judicial costosa, lenta e impredecible.

“Se parece mucho a vivir con seis hermanos y hermanas”, agregó. Aunque puede pelear entre ellos de vez en cuando, “en última instancia, todavía eres una familia”.

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like