Las estadísticas policiales de Las Vegas plantean preguntas sobre casos omitidos

El Departamento de Policía Metropolitana (LVMPD) comenzó el año nuevo promocionando una caída del 0.9 por ciento en el crimen y violencia entre 2016 y 2017.

“Comenzamos el año pasado comprometidos a reducir los delitos violentos, y pudimos cumplir esa promesa”, afirmó el alguacil del condado de Clark: Joe Lombardo, en una declaración en enero. “Todavía tenemos más terreno por recorrer, pero vamos en la dirección correcta”.

Sin embargo, esa disminución informada sobre el crimen es insignificante, varios criminólogos señalron al Las Vegas Review-Journal. Y traza el cambio entre solo dos años, lo que no se considera una tendencia confiable.

“Esto es solo una pequeña gota en la cubeta”, comentó John Eterno, un capitán retirado de la policía de la ciudad de Nueva York, profesor de justicia penal en la Universidad Molloy de Nueva York y coautor de “The Crime Numbers Game: Management by Manipulation”.

Una mirada más cercana a las cifras de homicidios de la Policía Metropolitana también revela un puñado de discrepancias y una omisión deslumbrante, aunque admitida: las 58 personas asesinadas en el tiroteo masivo en Las Vegas.

Misma intersección, diferente jurisdicción

En el anuncio del departamento en enero, titulado “LVMPD muestra una disminución en la delincuencia violenta en 2017”, la Policía Metropolitana informó un total de 141 homicidios investigados el año pasado. La policía destacó que el total arrojó una tasa de aprobación del 83 por ciento, una medida de la cantidad de casos que resultaron en un arresto.

Un análisis del Review-Journal de esos casos mostró que, según los 141 casos que mencionó la Policía Metropolitana, la tasa de eliminación es precisa. Pero ese total no incluye dos casos investigados por el departamento.

El primer caso que faltaba en el total de la policía sucedió en las primeras horas del 4 de enero de 2017, cuando Daniel Aldape murió aplastado mientras dormía en la esquina sureste de la avenida Ogden y City Parkway, cerca del centro de Las Vegas. Aproximadamente un mes después, otro hombre, David Dunn, también murió mientras dormía, esta vez en el lado opuesto de la misma intersección.

Shane Schindler fue arrestado en conexión con ambos casos y fue sentenciado a por lo menos ocho años en prisión después de declararse culpable de intento de asesinato.

El caso atrajo la atención nacional por las tácticas inusuales que la Policía Metropolitana utilizó para atrapar al sospechoso. Esas tácticas implicaron la implementación de un señuelo maniquí disfrazado de una persona dormida. Schindler fue captado por la cámara de seguridad golpeando al maniquí con un martillo.

Metro murder stats (Severiano del Castillo Galvãn/Las Vegas Review-Journal)

Sin embargo, Aldape, el primer hombre asesinado, no se incluyó en el total de homicidios reportados por la Policía Metropolitana el año pasado. El subjefe jefe Shawn Andersen le reportó al Review-Journal que Aldape quedó fuera del total porque no fue asesinado bajo jurisdicción de la policía.

“Eso ocurrió en la propiedad de Union Pacific Railroad, y eso es patrullado por la policía ferroviaria, esa es su área de responsabilidad”, destacó Andersen. “Lo investigamos, pero ocurrió en su jurisdicción”.

El informe inicial del departamento sobre el homicidio no incluía ninguna mención de que ocurriera en una propiedad ferroviaria. En un comunicado de prensa enviado el 5 de enero de 2017, la Policía Metropolitana describió la muerte de Aldape como “el cuarto homicidio investigado por la LVMPD en 2017”.

Dunn, el otro hombre asesinado en la misma área, fue incluido en el total de 2017.

Omiten el uso de Fuerza Policiaca

El segundo caso que quedó fuera del total de homicidios de la Policía Metropolitana de 2017 fue la muerte de Tashii Brown el 13 de mayo, quien murió después de que el agente de policía de Las Vegas: Kenneth Lopera lo aturdiera siete veces con una pistola eléctrica o “taser” y lo mantuvo en estado de asfixia no autorizado por más de dos minutos, violando numerosas políticas del departamento.

El forense determinó que Brown murió de asfixia debido a la restricción policial y dictaminó que su muerte fue un homicidio. Lopera fue acusado de homicidio involuntario y opresión bajo el color de la oficina. Fue el primer oficial de la LVMPD en más de 20 años acusado en relación con el uso de la fuerza.

Andersen mencionó que la muerte de Brown no se incluyó en el total de homicidios de la policía de 2017 porque el equipo de investigación de la fuerza del departamento manejó la investigación de Brown, no la unidad de homicidios del departamento.

“Por lo tanto, solo se lleva en un registro separado”, indicó Andersen.

Aunque es típico que el equipo de investigación de la fuerza del departamento documente e investigue el uso de la fuerza policial, la LVMPD consideró la muerte de Brown como un homicidio negligente, dijo Patrick Baldwin, director de análisis de crímenes de la policía.

Brown perdió el conocimiento justo afuera del Hotel The Venetian, que cae bajo jurisdicción de LVMPD. Y el estrangulamiento comenzó después de una breve persecución a pie, que la policía afirma que Lopera no tenía “sospecha razonable o causa probable” para iniciar, de acuerdo con el informe de su arresto.

Cuando se le preguntó por qué la unidad de investigación importa al compilar los totales de homicidios en todo el departamento, Andersen destacó: “Esa es la política del departamento, y esa es la forma en que manejamos estas cosas cuando ocurren”.

Eterno, el criminólogo, dijo que los pequeños ajustes de la Policía Metropolitana plantean preguntas.

“Me parece que intentan mostrarse de la mejor manera posible, que es su trabajo”, cuestiona Eterno. “Pero nos preocupamos de que jueguen con los números hasta el punto en que no estamos obteniendo ningún valor real de ellos”.

Una solicitud para hablar con Lombardo fue denegada.

Tiroteo masivo denominado como ‘Anomalía’

También quedaron fuera del total de homicidios de la policía de 2017 todas las personas asesinadas en el tiroteo masivo.

En ese momento, un vocero del departamento reportó que la decisión de dejar a las víctimas del tiroteo en Las Vegas fuera de las estadísticas de homicidios del departamento se debió a las pautas de información federales.

“A nivel federal, no se tiene que informar porque fue un evento siniestro masivo”, dijo el portavoz de LVMPD: Larry Hadfield.

El FBI reportó en un comunicado al Review-Journal que “la responsabilidad final de las presentaciones de datos recae en la agencia de aplicación de la ley que contribuye individualmente”.

“Aunque el FBI hace todo lo posible a través de sus procedimientos de edición, prácticas de capacitación y correspondencia para garantizar la validez de los datos que recibe, la precisión de las estadísticas depende principalmente de cada colaborador”, continuó la declaración.

El FBI no especificó si existen directrices específicas para informar incidentes en gran cantidad de siniestros, pero una revisión del manual de informes delictivos del departamento no mostró ninguna.

Todas las agencias locales de aplicación de la ley tienen hasta marzo para presentar los datos del crimen, señaló el FBI.

Aproximadamente una semana después de la publicación del comunicado de prensa de la Policía Metropolitana sobre estadísticas delictivas, Baldwin le dijo al Review-Journal que LVMPD de hecho contaba las 58 personas fallecidas en la presentación del departamento al FBI.

“La intención siempre fue presentarlos”, afirma el director de análisis de crímenes. “Lo que obtuvimos clarificación del FBI fue de cómo informar un incidente como ese”.

En las estadísticas locales, sin embargo, la omisión se mantiene.

“El 58, debido a la anomalía del siniestro, no nos ayudó a mirar las tendencias de homicidios en el resto del valle”, dijo Baldwin.

Todavía no está claro si los cientos de personas que sobrevivieron a las heridas de bala el 1 de octubre fueron incluidas en las cifras de delitos locales o federales del departamento. La Policía Metropolitana no dio una respuesta.

‘Un homicidio es un homicidio’

Una revisión de las presentaciones previas del FBI mostró que los homicidios del tiroteo en masa de Virginia Tech, el tiroteo en el teatro, Aurora, Colorado, el tiroteo en masa de Sandy Hook, el tiroteo masivo en San Bernardino, California y el tiroteo del club nocturno Pulse fueron contados respectivamente por las respectivas agencias de seguridad.

Ivan Kuzyk, director de política y gestión del Centro de Análisis Estadístico de Connecticut (Statistical Analysis Center), mencionó que “no hubo discusión alguna” sobre si incluir el número de muertos por el tiroteo masivo en la escuela primaria Sandy Hook en Newtown, Connecticut, en el estado de alegato del FBI.

“En mi experiencia, por desafortunado que sea, un homicidio es un homicidio”, destacó Kuzyk.

Kim English, un director de investigación de la División de Justicia Criminal de Colorado, cuestionó por qué la Policía Metropolitana incluso consideraría dejar a las víctimas de los disparos masivos fuera de los totales de crímenes, locales o federales.

“Como investigador, eso no tiene sentido para mí”, indicó. “Estas son personas que merecen ser contadas”. ¿Por qué no informarías algo tan significativo como un homicidio, y mucho menos múltiples homicidios? Todos sabrán de qué se trataba”.

Mientras que el número de muertos de Sandy Hook fue enviado al FBI, la policía en Newtown omitió los números de su recuento local de homicidios.

Michael Kehoe, que se desempeñaba como jefe de la policía de Newtown en ese momento, dijo que la ciudad normalmente veía un asesinato cada cinco o siete años, y que el tiroteo “obviamente habría sesgado” las estadísticas.

“Pude haberlo puesto allí. Pero ellos lo sabían. Yo lo sabía, no era como si estuviera tratando de ocultar algo “, comentó Kehoe. “Eso es algo que no puedes ocultar”.

Tim Bedwell, quien anunció su candidatura para alguacil del condado de Clark este mes, dijo que no ve razón para omitir las 58 víctimas del total de homicidios de la Policía Metropolitana en 2017 que no sean “hacer que los números se vean mejor a su favor”.

Bedwell, un teniente retirado de la policía de North Las Vegas, describió la decisión como “irrespetuosa”.

“Este no fue un ataque terrorista de una nación extranjera como el 11 de septiembre”. Este fue un ataque a los nevadenses e invitados en el Strip por parte de alguien que visitaba regularmente”, dijo. “Este es un incidente que podría repetirse”.

“Hace que sea difícil analizar racionalmente la seguridad en el Strip si omites las 58 personas asesinadas”, agregó Bedwell.

Incrementan Violaciones

Eterno, el profesor de criminología, notó que el anuncio del LVMPD en enero incluía pepitas de “buenas noticias”. La tasa de solvencia de homicidios de la policía es relativamente alta, y el departamento mostró una caída del 11.3 por ciento en robos.

Pero también notó una señal de alarma: el número de violaciones aumentó un 8.4 por ciento en la jurisdicción.

“Las violaciones suelen ser uno de los delitos menos denunciados”, afirma Eterno. “Si ese número sube, esa es una gran señal de advertencia para el crimen violento”.

Andersen, el subjefe de policía, destacó que el aumento de las violaciónes son “por supuesto una preocupación”. El número de agresiones agravadas también aumentó un 4.8 por ciento.

Baldwin, el director de análisis de crímenes del departamento, dijo que aunque los comentarios del alguacil en enero fueron positivos, “no creo que nadie esté declarando la victoria”.

“Hay mucho trabajo por hacer, pero eso no minimiza que mostramos progreso en 2017”, concluyó Baldwin.

 

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like