49°F
weather icon Mostly Cloudy

Las interrupciones en las cadenas de suministro dejan a las empresas de Nevada a la espera de productos

Hace poco más de un año, el negocio de Gizmo Cycling estaba en auge. Las familias compraban cualquier bicicleta que pudieran conseguir, un estribillo común cuando la pandemia de coronavirus impulsó el interés por los pasatiempos al aire libre.

La tienda de bicicletas de North Las Vegas y distribuidora de productos de ciclismo italianos tenía unas 200 bicicletas en stock y las vendió casi todas fácilmente en el verano de 2020, dijo el propietario Bill Corey.

Pero 2021 es una historia diferente. Las interrupciones de las cadenas de suministro y sus efectos dominantes han dejado a muchos minoristas, incluidas las pequeñas tiendas de bicicletas, batallando por conseguir suficientes productos para satisfacer la alta demanda.

“El año pasado fue el mejor para muchos de nosotros (los minoristas de bicicletas)”, dijo Corey. “Este año podría ser el peor”.

El dramático efecto de la pandemia en la fabricación, las ventas y los envíos ha provocado interrupciones a lo largo de toda la cadena de suministro mundial, y pocas empresas se salvan. Una encuesta de la National Federation of Small Businesses mostró que el 90 por ciento de los encuestados había visto algún nivel de impacto por las interrupciones.

El resultado es el retraso de los productos, una menor variedad para los clientes y el aumento de los precios en casi todos los mercados. Los empresarios de Las Vegas afirman que las interrupciones los dejan a menudo en la oscuridad.

Poca oferta, mucha demanda

El enorme retraso comenzó cuando los fabricantes, cerrados en todo el mundo por los primeros cierres de 2020, no pudieron satisfacer la demanda acumulada de bienes y servicios, dicen los economistas.

“A medida que nos acercamos a enero de 2021, la gente empezó a despertarse de repente y a decir: ‘Ya hemos tenido suficiente. Volvemos a la tienda’”, afirma Brittain Ladd, consultora de la cadena de suministro global. “Lo que ocurrió es que más personas a nivel mundial decidieron hacer esto de lo previsto. De repente, hubo millones de personas en todo el mundo que fueron a las tiendas y compraron cosas. El problema es que cerrar la cadena de suministro es mucho más fácil que reiniciarla”.

Las interrupciones se manifestaron en múltiples etapas de la cadena de suministro global: escasez de trabajadores de almacén en Asia, de trabajadores de muelle en los puertos, de grúas para descargar los contenedores de los barcos, de conductores de camiones para trasladar los productos y mucho más. La escasez provocó retrasos en puertos clave como el de Los Ángeles y el de Long Beach, lo que llevó a algunos grandes minoristas a rentar buques de carga o a recurrir al transporte aéreo, una alternativa más cara.

El embotellamiento llegó a ser tan preocupante que la administración de Biden animó a los puertos a operar las 24 horas del día a principios de este mes. Pero esta medida no solucionará la situación rápidamente, según Ladd. La cadena de suministro necesita tiempo para conseguir más trabajadores en campos clave y solucionar el retraso antes de volver a un flujo de mercancías sin fricciones.

Cambiar las decisiones empresariales

Este rápido aumento de la demanda, unido a la escasa oferta, ha ejercido un costo para muchas empresas. Ahora es más difícil y más costoso conseguir su producto, dicen los empresarios de Las Vegas. Un contenedor de transporte de Asia a Norteamérica, que antes costaba menos de mil dólares, se acerca ahora a los 20 mil dólares, según Freightos Data.

Además, es más difícil precisar cuándo llegará el producto: los proveedores a menudo no pueden fijar una fecha de llegada. Randi Thompson, directora estatal de la National Federation of Independent Businesses, dijo que es una de las principales preocupaciones de los propietarios de pequeñas empresas.

El propio negocio de Thompson, un centro de imágenes prenatales en Reno, se ha enfrentado al mismo problema. El centro vende animales de peluche y normalmente vuelve a hacer pedidos cuando quedan pocos. Los productos que antes tardaban dos semanas en llegar ahora pueden tardar tres meses.

Estos retrasos obligan a las empresas a plantearse nuevas estrategias, como hacer los pedidos antes o a otros distribuidores.

“Hay que tener el dinero en el banco para pagar esos pedidos (más tempranos)”, dijo Thompson. “Pueden ser cosas que no se vendan hasta dentro de cinco o seis meses, por lo que se convierte en una cuestión de flujo de caja. ¿Tengo suficiente dinero ahora para comprar productos que no voy a vender en seis meses? Cuando eres una pequeña empresa que no tiene mucho dinero en el banco para cubrir cada transacción mensual, eso puede ser un reto”.

Para algunos negocios, las condiciones obligan a elegir si cambiar algo del producto. En la tienda de entretenimiento para adultos Pepper, en Resorts World Las Vegas, un chip informático que hace funcionar un juguete escasea, lo que retrasó su lanzamiento hasta el primer trimestre de 2022. El cofundador Lincoln Spoor dijo que el negocio consideró si utilizar un chip diferente que pudiera llegar antes, pero que disminuyera el tiempo de uso del juguete de 30 minutos a 18.

“Ahora es una decisión comercial”, dijo. “Quizás la gente va a necesitar más de 18 minutos y entonces se sentirá decepcionada y dirá: ‘Nunca más voy a comprar ese juguete’. Así que es como, ¿realmente quiero comprometerme o estoy dispuesto a esperar más hasta conseguir lo que quiero?”

La incertidumbre provoca la frustración de que los negocios no puedan ofrecer a los clientes la mejor experiencia posible, afirma Spoor.

“Es muy frustrante porque, cuando abrimos una tienda, nos dedicamos a complacer a la gente”, dijo. “Si lo hiciera por el dinero, probablemente habría puesto el dinero en el banco o lo habría puesto al rojo en uno de los casinos, porque las probabilidades son probablemente mejores. Lo hacemos porque nos gusta. Queremos aportar una nueva experiencia”.

Aumento de precios

Es posible que los consumidores hayan notado los efectos de las interrupciones en la caja registradora. El aumento de los precios de productos como los alimentos y la gasolina se nota más. El índice de precios al consumo, una medida de los precios a lo largo del tiempo utilizada para identificar la inflación, subió un 5.4 por ciento desde septiembre de 2020 hasta el mes pasado, según la Bureau of Labor Statistics.

Spoor, que también administra varias franquicias de locales de comida en el Strip, dijo que los precios de los suministros están aumentando significativamente y obligan a trasladar el costo al cliente. Por ejemplo, el brócoli subió un 47 por ciento y la manteca un 98 por ciento.

“En el negocio de la alimentación todo gira en torno al margen bruto”, dijo Spoor. “Se trata de los ingresos menos los costos directos de la tienda, que son la comida y la mano de obra. La comida ha subido mucho y la mano de obra también. Lo único que puedes hacer es subir los precios para mantener tus márgenes brutos”.

G. Tomas Hult, profesor de administración de la cadena de suministro en la Universidad Estatal de Michigan, dijo que los precios inflados llegan en parte porque hay muchos compradores dispuestos.

“Para los que están trabajando, los salarios subieron, el mercado de valores subió y la demanda reprimida es alta”, escribió Hult en un correo electrónico. “Eso significa que los precios pueden ser más altos y que los productos disponibles se venderán, ya que habrá compradores de precios más altos. Como resultado, tenemos inflación, aunque la infraestructura del mercado exige una aportación financiera para resolver los cuellos de botella de la cadena de suministro global y la escasez de trabajadores”.

Es difícil para algunos propietarios de empresas tomar la decisión de repercutir el costo en los clientes, dijo Thompson. Algunos pueden optar por absorber el costo para poder vender el producto, en lugar de arriesgarse a que un cliente se aleje por el shock del precio.

“La fijación de precios es una cuestión muy delicada”, afirma Thompson. “La gente dice: ‘Bueno, basta con subir el precio de una hamburguesa cinco centavos’. Pero no es tan fácil. Hay que tener en cuenta quiénes son los clientes y qué pueden pagar. Subiendo, digamos, tus osos de peluche cinco o seis dólares. ¿Van a dejar de comprarlo? Un oso de 35 dólares frente a uno de 40. No sé si puedo justificar ese gasto’”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
“Vivir el sueño: establecer nuevos estándares”

“Si no puedes volar, entonces corre; si no puedes correr, entonces camina; si no puedes caminar, entonces gatea; pero no olvides que todo lo que hagas, es para seguir avanzando”: Dr. Martin Luher King Jr.

Autoridades de salud dicen que la “pausa” del CCSD ayudará a la recuperación del distrito

La decisión del Distrito Escolar del Condado Clark de cancelar dos días de clases –combinada con un largo fin de semana festivo– ayudará al distrito a recuperarse operativamente después de un aumento de los casos de COVID-19, pero no está claro cómo puede afectar a las tasas de casos comunitarios, dicen funcionarios de salud.

 
Estos adultos mayores habían encontrado un hogar hasta que las rentas subieron

A medida que los costos de la vivienda aumentan en todo el valle de Las Vegas, la situación a la que se enfrentan algunos adultos mayores sirve como un recordatorio de que no hay protección contra aumentos significativos de la renta para la mayoría de los inquilinos en un estado donde la vivienda asequible puede ser difícil de encontrar.