Las lecciones del tiroteo en Las Vegas generan un programa de capacitación de rifles de la policía

ActualizadoMarch 29, 2019 - 1:25 pm

La policía de Las Vegas (LVMPD) ha implementado un nuevo programa especializado de rifles que permite a oficiales calificados apuntar y disparar objetivos elevados.

El programa se creó a raíz de la masacre del festival Route 91 Harvest y solo está disponible para aquellos que han sido certificados con el uso de rifles por al menos dos años. Fue desarrollado después de que muchos oficiales que cubrían el festival hace 18 meses, se mostraron incapaces de derribar al asesino durante el ataque.

La policía destacó que el hombre armado estaba disparando desde su suite en el piso 32 en Mandalay Bay, a pocos pasos de las dos ventanas que había abierto. Sin una manera rápida para que los oficiales en el terreno determinaran de dónde provenían los disparos y se situaran para dispararle directamente, los expertos dudan que el nuevo programa hubiera hecho una diferencia el 1 de octubre de 2017.

Pero podría aumentar la efectividad de los oficiales de todos los días atrapados en llamadas policiales complicadas y en rápido aumento, dijo Wade Carpenter, quien supervisa tácticas policiales, armas de fuego y explosivos con la Asociación Internacional de Jefes de Policía.

“Creo que es progresivo y proactivo”, expresó Carpenter. “Esto no es como antes de Columbine, cuando rodeábamos y esperábamos para enviar un equipo de SWAT. Ahora, la respuesta es una acción inmediata de los oficiales, ellos son los que están realmente en la línea frontal”.

El nuevo programa fue creado en respuesta a una de las muchas preocupaciones compartidas que los oficiales expresaron en entrevistas con funcionarios del departamento después del ataque. Los detalles aparecieron en registros que se publicaron recientemente en Las Vegas Review-Journal. Otras preocupaciones incluyeron:

—Entrenamiento insuficiente con rifles para agentes.

—Tiempo insuficiente de capacitación.

—El equipo de protección es insuficiente para los oficiales.

Incluso los que portaban rifles y equipo de protección no pudieron usarlos, según los registros. Esto se debe a que, de acuerdo con la política del departamento, fueron almacenados en patrullas estacionadas fuera del terreno del concierto, lo que los hizo inaccesibles a la altura de los disparos.

El Departamento de Policía Metropolitana ha actualizado esa política, permitiendo a los oficiales tener las armas a mano.

Los oficiales también solicitaron llevar más torniquetes y se preguntaron si deberían usar chalecos reflectantes de color amarillo brillante en eventos especiales. Los chalecos están destinados a hacer que los oficiales sean fácilmente reconocibles en una multitud, pero durante el ataque, algunos se los quitaron, sintiéndose como blancos del asesino.

Horario extendido

El nuevo programa de rifles es un paso adelante de otro que ya existía para los agentes de Las Vegas.

En papel, los oficiales pueden inscribirse en el programa existente tan pronto cuando terminen la capacitación de campo. Requiere un entrenamiento inicial de 40 horas, 16 horas de entrenamiento adicional dentro de los 18 meses y un puntaje de calificación del 90 por ciento, explicó la policía. Cada oficial debe volver a certificarse cada trimestre.

Pero en la práctica, algunos oficiales encontraron difícil ingresar al programa, según los registros.

Uno de ellos, Monty Fetherston, dirigía el tránsito del festival la noche del tiroteo. En su entrevista posterior al ataque, Fetherston comentó que se sentía adecuadamente entrenado para manejar el incidente, pero “quería llevar un rifle”.

“Sin embargo, no ha podido ingresar a la clase de capacitación porque siempre está llena”, según los registros de su entrevista. “Ha intentado varias veces entrar en la clase”.

Otro oficial, Christopher Del Villar, añadió que el departamento “debería ofrecer más clases de rifle, ya que por lo general son difíciles de ingresar en este momento”.

Una tercera oficial, Megan Kraut, también señaló que “los días de entrenamiento han sido retirados de los escuadrones” y “el tiempo de alcance ha disminuido”.

Desde el tiroteo, la policía de Las Vegas ha extendido el horario de atención de cinco a seis días a la semana, expuso el sargento Shawn Romprey al Review-Journal en un comunicado enviado por correo electrónico. Dos sargentos, incluido Romprey, ahora también encabezan el rango en lugar de uno, lo que aumenta la cantidad de tiempo supervisado para los oficiales que usan el rango.

No está claro si las clases de rifle todavía son difíciles de conseguir. Pero Kenneth Sanders, un experto en tácticas de aplicación de ley con más de 30 años de experiencia, aplaudió a la Policía Metropolitana por hacer más accesible la certificación de rifles al expandir los recursos.

“Cualquier agencia que elija adoptar rifles asume un aumento en la responsabilidad por el entrenamiento del arma”, detalló Sanders. “Un rifle requiere mucho más entrenamiento que una pistola. La agencia respondió adecuadamente”.

Nuevo programa

El nuevo programa especializado permite a los oficiales que han sido certificados con rifle durante más de dos años, llevar un visor de alcance, permitiéndoles disparar objetivos a distancias o posiciones más elevadas.

Un oficial de patrulla que usa un visor de alcance no es lo mismo que un francotirador, un trabajo solo disponible para los oficiales de SWAT. Pero el alcance le da a los oficiales calificados en el campo un mayor rango, indicó el portavoz de la policía Jay Rivera, especialmente en una situación con grandes multitudes de espectadores inocentes, en cuyo caso los oficiales deben ser “quirúrgicos” en sus disparos.

“No es una unidad nueva”, afirmó Rivera. “Esta es una habilidad y una certificación”.

Sanders, el experto en tácticas de la policía, expresó que el programa suena “fantástico”.

El programa de rifles existente en LVMPD ya tiene fuertes requisitos de certificación, dijo Sanders. Pero el mandato de dos años para el nuevo programa especializado es importante porque permite a los supervisores “estudiar a los oficiales y ver si valen la pena”

“Quisiera alguien que demuestre que puede tomar buenas decisiones por su cuenta”, determinó Sanders. “Ciertamente que no sea novato”.

Charles Joe Key, un experto en balística y entrenamiento en armas de fuego, advirtió que el programa no serviría como una solución integral para un ataque como el de Route 91.

“Si tienes una ventaja de alto nivel, eso te permite un potencial mucho más amplio para enfocar objetivos”, anunció Key. “Si tienes a alguien en el terreno lidiando con eso y no pueden encontrar la ubicación desde donde se originan los disparos, no me importa si tienes un bazuca, no te va a ayudar”.

Key también advirtió que es fácil que los visores se desajusten, incluso un pequeño golpe en el camino hacia escena del crimen puede desenfocarlo, lo que puede resultar en disparos lejos del objetivo por varios pies si los oficiales no lo detectan y lo corrigen antes de disparar.

Los oficiales en el terreno esa noche pidieron que los del departamento asignaran unidades de francotiradores y observadores a futuros eventos especiales similares al Route 91. El departamento no hizo comentarios sobre esas solicitudes, pero la policía de Las Vegas asegura que francotiradores y observadores ya han trabajado de esa manera al menos desde el 2017.

También fueron asignados a trabajar en el festival de música “Life is Beautiful” el año pasado en el centro de Las Vegas.

Rifles al alcance

Si bien los dos programas están diseñados para aumentar la cantidad de oficiales entrenados para el uso de estas armas en el campo, muchos de los agentes entrevistados después del tiroteo masivo también expresaron su preocupación por la política del departamento que requería que los rifles se almacenaran en patrullas.

La sargento Monique Bulmer, quien estuvo estacionada cerca del festival esa noche, dijo a los detectives que la política de despliegue de rifles del departamento debía cambiar.

“Los rifles son muy importantes y la sargento Bulmer siente que el departamento ha tomado una ‘postura anti-rifle’”, escribió un detective.

Bulmer también creía que si las armas no se podían transportar, deberían colocarse en un lugar central para eventos especiales.

“De esa manera se puede acceder a ellos rápidamente si surge la necesidad”, continuó el detective, otros opinaron lo mismo.

Desde el tiroteo, la policía de Las Vegas actualizó la política de rifles del departamento, indicó la teniente Kendall Bell en un mensaje enviado por correo electrónico al Review-Journal.

“Esencialmente, a los oficiales certificados para portar rifles ahora se les permite llevar uno consigo para que estén al alcance”, escribió Bell, quien dirige eventos especiales.

El cambio significa que los oficiales en, digamos, un juego de los Golden Knights, ahora pueden arrojar las armas sobre sus hombros, siempre y cuando estos estén certificados para hacerlo.

“La palabra clave es que estén certificados”, destacó Sanders, el experto en tácticas de la policía, “lo que significa que están entrenados para sostener y operar las armas de manera segura y protectora”.

“Así que los oficiales todavía pueden involucrar al público y no ser intimidantes”, continuó Sanders. “Pero si un oficial necesita el rifle, está justo ahí”.

Carpenter, junto con la Asociación Internacional de Jefes de Policía, recalcó que la norma se está transformando y ​​señaló que puede ser reconfortante ver que los oficiales están “listos” y tienen “la capacidad de proteger lugares grandes”.

En la misma línea, muchos agentes también solicitaron más equipos de protección disponibles como chalecos, escudos y cascos diseñados para detener las rondas de alta velocidad.

El departamento se negó a comentar si se habían realizado cambios con respecto a la disponibilidad de equipo de rifle para los oficiales de patrulla, pero Sanders añadió que la palabra importante es “disponibilidad”.

Los chalecos contra balas de rifle son pesados, informó Sanders, similar al fondo de una sartén gruesa. Los escudos y cascos de grado rifle también lo son, con un peso aproximado de 100 y 10 libras, respectivamente.

“No creo que estén pidiendo que todos tengan uno”, cuestionó. “Solo piden que estén disponibles”.

Dijo que muchos departamentos almacenan equipos similares en autos supervisores o en un puesto de comando centralizado durante eventos especiales.

El oficial Michael Maloney, que estaba trabajando en el Route 91, recomendó un movimiento similar a los detectives del departamento.

“El oficial Maloney pensó que sería beneficioso tener equipo adicional en el MCP (puesto de comando móvil), como escudos o municiones adicionales”, escribió un detective. “El acceso al MCP también sería útil”.

Torniquetes y chalecos

Durante el ataque, los oficiales en los terrenos del festival se encontraron rápidamente rodeados por asistentes heridos. Cincuenta y ocho personas murieron y más de 800 resultaron heridas.

El personal médico en el sitio era limitado, por lo que la mayoría de los oficiales aplicaban torniquetes solos. Pero rápidamente se quedaron sin suministros, según los registros, y eventualmente usaron camisas, cinturones e incluso sábanas de la tienda médica para detener el sangrado de los afectados.

Según los registros, el detective Glenn Brook, quien trabajó en el festival, sugirió que se podría colocar más equipo de trauma en las patrullas para atender a los heridos.

Daniel Swanson, otro detective asignado al festival, manifestó al personal del departamento que pudieron haber aplicado más torniquetes “si hubieran estado disponibles” y sugirió que “más suministros médicos en general hubieran sido útiles”, escribió.

Cada oficial de policía de Las Vegas ahora tiene acceso a un botiquín médico con al menos dos torniquetes, destacó el teniente Branden Clarkson al Review-Journal en un comunicado enviado por correo electrónico. Desde el ataque, dos vehículos tácticos “con gran cantidad de equipo médico” también se estacionan en cada área de patrulla de LVMPD.

Cada uno de los vehículos lleva al menos 15 torniquetes, lo que significa que alrededor de 30 están ahora en reserva en cada área de patrulla y alrededor de 270 están ahora en reserva para la policía en todo el valle, sin incluir el par provisto a cada oficial.

La mayoría de los oficiales que trabajaron en Route 91 también expresaron su preocupación por los chalecos reflectantes que debían usar en el evento.

El detective Brook opinó que los chalecos “no eran la mejor opción”, según los registros. El sargento Justin Van Nest “se lo quitó durante el tiroteo, al igual que muchos otros” y el oficial Mark Baumann le confesó a los detectives que los chalecos “lo convirtieron en un blanco”.

El teniente Bell puntualizó que a los oficiales todavía se les requiere que usen los chalecos, pero su sección “ahora les ordena a los oficiales que si sienten que su seguridad está en peligro, deben quitárselo”, según un correo electrónico al Review-Journal.

Problemas con las radios

En el último lote de registros, los oficiales expresaron nuevamente su preocupación por los problemas de radio.

Uno de ellos, el sargento Joshua Bitsko, dio a conocer a los detectives que la cobertura de radio era “horrible” dentro del Mandalay Bay. Bitsko estaba con el equipo que irrumpió por primera vez la suite del piso 32 del asesino.

En ese momento, a Bitsko le preocupaba que los oficiales cercanos pensaran que la explosión planeada era parte del ataque. Intentó avisar por radio para alertar a todos, pero sus transmisiones nunca funcionaron.

“No podía confiar en la radio para dar nuestra posición”, aseguró.

Cuando la radio de Bitsko detectó las transmisiones, había demasiadas sobrecargando el sistema y dificultando la transmisión de informes.

“Sé que la gente está muriendo pero, ya sabes, tenemos que detenerlo”, ordenó Bitsko sobre las radios sobrecargadas.

Una investigación del Review-Journal de más de dos meses, reveló en julio que muchos problemas de radio obstaculizaron a los oficiales durante el ataque. En ese momento, un funcionario del departamento citó en un comunicado que el sistema de radio “funcionó sin problemas y según lo diseñado”.

“Para que un usuario de radio transmita, ningún otro tráfico puede estar activo en el canal”, continuó la declaración. “Si el canal está ocupado con otro usuario que transmite, otro que intente activar la tecla, recibirá un tono de rechazo audible y tendrá que esperar hasta que el canal esté despejado”.

Los funcionarios del departamento esta semana no comentaron si se habían hecho cambios al sistema de radio o al procedimiento de transmisión.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like