Legislador de Nevada cuestiona los grandes pagos para el jefe de la LVCVA

Un miembro de la asamblea de Nevada se unió a los que se oponen a una lucrativa compra de jubilación para el asediado director general de la Autoridad de Convenciones y Visitantes de Las Vegas (LVCVA), Rossi Ralenkotter, calificándolo como un “escándalo” público.

Keith Pickard, R. de Henderson, envió una carta el sábado a todos los 14 miembros de la junta instándoles a rechazar el paquete financiero que Ralenkotter está buscando además de su pensión estatal, que se estima en al menos en $350 mil anuales. Él no tiene un contrato de trabajo, y la LVCVA no tiene la obligación legal de pagarle a Ralenkotter un acuerdo de jubilación.

La carta de Pickard fue en respuesta a los comentarios públicos la semana pasada del alcalde de North Las Vegas, John Lee, un miembro de la junta que llamó a Ralenkotter a renunciar de inmediato sin una compra financiada con fondos públicos. Lee habló en medio de las crecientes preocupaciones sobre el mal uso de los fondos públicos y una investigación policial sobre el abuso de las tarjetas de regalo de aerolíneas compradas por la agencia.

“Sin excepción, los constituyentes que me contactaron se oponen vehementemente a tal pago”, escribió Pickard, un abogado de derecho familiar que se postula para el puesto del Senado Estatal en el Distrito 20. “Y cuando se combina con el hecho de que probablemente conocía las circunstancias que rodean a la adquisición de las tarjetas de regalo de Southwest Airlines cuando las usó, por no mencionar los informes sobre el gasto excesivo en servicios innecesarios y otros beneficios, mis electores me dicen que ya han tenido suficiente”.

Una investigación en curso del Review-Journal ha encontrado excesivos gastos de la autoridad de la convención en entretenimiento de alta gama, obsequios para los empleados y viajes de primera clase al extranjero para los miembros de la junta.

La policía de Las Vegas también está investigando el uso indebido de tarjetas de regalo por valor de $90 mil que la autoridad compró en secreto a Southwest Airlines. Ralenkotter, quien ha dirigido la agencia desde 2004, usó casi $17 mil en tarjetas en viajes personales, a menudo con su esposa. Devolvió el dinero después de que una auditoría descubriera los viajes.

Faltan más de $50 mil en tarjetas, y la junta votó en junio no intentar encontrarlas después de que los auditores indicaron que costaría a los contribuyentes más de $50 mil para hacerlo.

En su carta, Pickard describió que recibió una docena de llamadas de electores que le pedían que “hiciera algo acerca de la corrupción denunciada”.

“Como muchos de ustedes saben, soy un firme defensor de las protecciones del debido proceso legal, y no estoy sugiriendo que declaremos al Sr. Ralenkotter culpable de nada antes de presentar la evidencia”, destacó Pickard. “Pero son raros los casos en que un ‘escándalo’ se anuncia públicamente por adelantado”.

Pickard alentó a los miembros de la junta a “trabajar en público para que mis electores puedan ver que ustedes habla en serio sobre cómo detener los abusos que parecen ‘gotear’ en nuestra conciencia colectiva cada día”.

“Ya sea que usted apoye o no el llamado del alcalde Lee para la renuncia inmediata del Sr. Ralenkotter, mis constituyentes probablemente no estén satisfechos hasta que la totalidad de los abusos sean revelados y corregidos. Tampoco les encantará escuchar que se gastaron más dólares de impuestos para apaciguar a un miembro excepcionalmente rico de la clase gobernante”.

Ralenkotter se negó a hacer comentarios el lunes, pero una portavoz ofreció una declaración sobre el escándalo de las tarjetas de regalo.

“La conclusión de una extensa auditoría externa encontró que no había intención. Sin embargo, no hubo políticas sobre el manejo de las tarjetas de regalo”, mencionó la portavoz. “Los auditores recomendaron un plan de 10 puntos para implementar para asegurar que esto no vuelva a suceder, continuaremos trabajando para implementar procesos para mejorar la eficiencia y la transparencia”.

Cambio de liderazgo

Ralenkotter anunció la semana pasada que continuaba discutiendo un acuerdo de jubilación con la junta y no abordó los comentarios de Lee. Él está buscando una bonificación de rendimiento lucrativo, salario de longevidad y seguro de salud, afirmaron fuentes informadas.

Pickard destacó el lunes que no ha tenido noticias de ningún miembro de la junta desde que envió su correo electrónico.

Pero el presidente del consejo, Lawrence Weekly, un comisionado del Condado de Clark, respondió en una entrevista con el Review-Journal.

“Es su trabajo responder a sus electores, y solo quieren ver que se haga algo y estamos trabajando para llegar allí”, señaló Weekly. “Siento que estamos trabajando para ser respetuosos y, al mismo tiempo, intentar ser lo más responsables posible”.

Weekly manifestó que Ralenkotter ha dedicado su vida y carrera profesional a la autoridad de la convención, “y que ha hecho un gran trabajo”.

Weekly esquivó las preocupaciones de Lee.

“El alcalde Lee es un funcionario electo”, agregó Weekly. “Es miembro de la junta y tiene derecho a decir cómo se siente. ¿Quién soy yo para condenar sus propios pensamientos u opiniones?”

El retiro de Ralenkotter probablemente será discutido en la reunión mensual de la junta en agosto, dijo Weekly.

La semana pasada, Lee le informó al Review-Journal: “A la luz de la investigación criminal, a la luz de algunas de las malversaciones dentro de la organización, se ha vuelto cada vez más evidente que necesitamos un cambio de liderazgo. Necesitamos despejar esta nube”.

El ex presidente del comité de políticas es el primer miembro de la junta que desafía públicamente a la gerencia de Ralenkotter. La junta ha sido criticada por la negligencia en la supervisión de la agencia financiada por los contribuyentes, que tiene un presupuesto operativo anual de 251 mdd.

Lee argumentó que se debe realizar una búsqueda nacional para el sucesor de Ralenkotter porque nadie en la autoridad, incluido el nuevo presidente y COO Steve Hill, tiene suficiente experiencia.

Lee reconoció que Ralenkotter ha hecho cosas buenas por el turismo de Las Vegas a lo largo de los años, pero también determinó que los informes de mala conducta durante la gestión del CEO han dañado la imagen de la autoridad.

“En este momento, creo que la percepción es que es una agencia de élite que opera por encima de la ley y no está preocupada por los contribuyentes y la responsabilidad que tiene con el estado”, finalizó Lee.

El Review-Journal es propiedad de la familia del presidente y gerente general de Las Vegas Sands Corp., Sheldon Adelson. Las Vegas Sands opera el Sands Expo & Convention Center.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like