Liberan a ex sargento de la Fuerza Aérea acusado de la muerte de su esposa

Un ex sargento técnico de la Fuerza Aérea condenado en marzo por homicidio involuntario por la muerte a tiros de su esposa, dejó el martes un tribunal de Las Vegas como hombre libre.

Jarom Boyes, de 46 años, fue sentenciado formalmente el martes a una pena máxima de cuatro años en prisión por homicidio involuntario, pero había cumplido casi cinco en el Centro de Detención del Condado de Clark mientras esperaba el juicio.

“El juez básicamente lo dejó salir de la sala”, afirmó el abogado de Boyes, Gabriel Grasso.

Grasso dijo que Boyes está buscando trabajo y tiene la intención de apelar la condena, que el abogado llamó un “premio de consolación” para el estado.

“Es una condena tan amplia cuando alguien muere”, admitió. “Se te ve como la persona que cometió el error que causó la muerte de alguien”.

Boyes se había enfrentado a un cargo de asesinato en primer grado el 6 de abril de 2013, tras la muerte de su esposa, Melissa, de 24 años, sargento de personal de la Fuerza Aérea.

Durante el juicio de marzo, los fiscales argumentaron que después de un altercado físico en la casa de la pareja en el norte de Las Vegas, Melissa Boyes se retiró al baño, donde agarró su arma para defenderse. En una grabación de audio en el teléfono celular de Jarom Boyes, se le puede escuchar diciéndole a su esposa que “baje el arma”. No hay ningún sonido de lucha con el arma de fuego.

Melissa Boyes murió de una herida de bala en el pecho.

“Estamos felices de decir que el jurado encontró a Jarom Boyes responsable de alguna manera por la muerte de Melissa”, detalló el vicefiscal de distrito, Binu Palal, al Review-Journal después del veredicto.

Aunque la familia de Melissa Boyes no testificó antes de la sentencia, el vicefiscal de distrito Jake Villani destacó que enviaron cartas a la jueza de distrito, Jennifer Togliatti, pero que “poco se podía hacer” con una sentencia máxima de cuatro años por homicidio involuntario.

“Todo habla por sí mismo”, dijo Villani. “Con suerte, Boyes se mantiene en línea recta”.

La mamá de Melissa Boyes, Martha Ferguson, le informó al Review-Journal en marzo que su hija era divertida, alegre y sociable.

Melissa Boyes se unió a la Fuerza Aérea a los 18 años. Después de su muerte, una de sus dos hermanas menores se unió a la Fuerza Aérea en su memoria.

“Destacó en todo lo que intentó hacer, ella lo dio todo”, agregó Ferguson.

Antes de su muerte, Melissa Boyes le mencionó a su madre que iba a inscribirse por cuatro años más en el servicio. Tomaba clases de ciencias forenses y estudiaba para obtener su licenciatura.

Jarom y Melissa Boyes se conocieron en Osan, Corea del Sur, donde ambos estaban realizando su servicio. Estuvieron casados por cuatro años.

“Ella era mi héroe”, concluyó Ferguson.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like