87°F
weather icon Clear

DOE podría haber enviado erróneamente materiales nucleares peligrosos a Nevada

CIUDAD DE CARSON – El Departamento de Energía de Estados Unidos (DOE, por su sigla en inglés) podría haber enviado erróneamente material nuclear “reactivo” que fue etiquetado incorrectamente como desecho radiactivo de bajo nivel a Nevada en una serie de envíos a lo largo de seis años.

Los envíos comenzaron a principios de 2013 y terminaron en diciembre de 2018. Se suponía que debían enviar solo desechos radiactivos de bajo nivel desde la instalación Y-12 del departamento en Oak Ridge, Tennessee, al Sitio de Seguridad Nacional de Nevada, aproximadamente 90 millas al noroeste de Las Vegas , para su eliminación segura.

Pero el 3 de julio, el Departamento de Energía informó a funcionarios de Nevada que material reactivo, que podría ser inestable en condiciones normales y tener reacciones violentas cuando se combina con otras sustancias, podría haber sido incluido en esos envíos.

El gobernador Steve Sisolak, así como los senadores de Nevada Catherine Cortez Masto y Jacky Rosen, enviaron una carta al secretario de Energía, Rick Perry, dos días después, explicando sus preocupaciones. También expresaron su frustración por el error más reciente, que sigue a la decisión del departamento el año pasado de enviar un media tonelada métrica de plutonio de grado de armamento al sitio de seguridad y no revelarlo hasta meses después del hecho.

‘Actos indignantes’

“Estos actos indignantes, ya sean actos de negligencia o indicativos de otra cosa, son inadmisibles y potencialmente ponen en riesgo la salud y la seguridad de los habitantes de Nevada y nuestro medio ambiente”, afirma la carta.

Un portavoz del Departamento de Energía dijo que hubo nueve envíos durante ese periodo que incluyeron 32 contenedores de desechos en total. El día anterior, funcionarios estatales dijeron que originalmente les informaron que hubo un total de 32 envíos, y que las cifras revisadas publicadas por el Departamento de Energía eran “significativamente diferentes a la información proporcionada durante la sesión informativa del DOE al gobernador Sisolak”.

El Departamento de Energía confirmó el miércoles que los envíos enviados al sitio de seguridad no cumplían con sus criterios de aceptación de residuos, pero dijo que no suponían un riesgo para la seguridad o la salud.

“Los componentes que se enviaron no representan ningún riesgo para la seguridad y la salud del público en general o de los trabajadores en las instalaciones de NNSS. La Administración Nacional de Seguridad Nuclear del Departamento ha iniciado una investigación interna para determinar cómo esto no fue detectado por un periodo de seis años”, señaló el departamento en un comunicado.

El DOE también indicó que los futuros envíos planeados desde las instalaciones de Tennessee han sido “suspendidos temporalmente” y que Perry ha ordenado al personal que inicie una evaluación a nivel de departamento de todas las políticas y procedimientos de envío.

La delegación congresal de Nevada condenó al Departamento de Energía y a Perry el miércoles por los errores, y la representante Dina Titus llamó a los envíos “un nuevo nivel bajo”.

“El nivel de incompetencia en el Departamento de Energía solo se compara con su falta de honestidad”, afirmó Titus en un comunicado.

El representante Steven Horsford llegó a pedir que Perry renunciara a su cargo.

“El secretario Perry ha faltado el respeto en varias ocasiones a la gente de Nevada y ha erosionado la confianza del público en su capacidad para cumplir con las reglas establecidas para la eliminación de desechos. Que no revelara estas acciones equivale a mentirle a un juez federal, a nuestra delegación congresal de Nevada y al gobernador de nuestro estado repetidamente sobre las actividades de su agencia en nuestro estado. El secretario Perry debe renunciar de inmediato”, demandó Horsford en un comunicado.

Cortez Masto y Rosen, en una declaración conjunta, informaron que trabajarían para responsabilizar al gobierno por los envíos.

“Una vez más, el DOE ha violado su misión, ha quebrantado la confianza de los nevadenses y no ha seguido sus propios procedimientos de cumplimiento”, indica el comunicado. “Tenemos la intención de determinar de inmediato si los residuos mezclados enviados a Nevada representan un peligro para la salud y la seguridad de los habitantes de Nevada y tomaremos todas las medidas necesarias para responsabilizar al DOE”.

Y la representante Susie Lee también intervino. “El continuo descuido con nuestra seguridad es exactamente la preocupación de todos los habitantes de Nevada a quienes se les dice que debemos dar la bienvenida al almacenamiento de desechos nucleares en nuestro propio patio trasero”, dijo. “Está claro que el Departamento de Energía no toma en consideración la salud, la seguridad o la seguridad de los estadounidenses antes de tomar decisiones. En nombre de todos los habitantes de Nevada, estoy exigiendo respuestas del DOE sobre cómo pudo suceder esto y exigiendo la rápida eliminación de este material de nuestro estado”.

Oficiales superiores informados

El martes, el gobernador y miembros de su personal de alto rango se reunieron con altos funcionarios federales, incluida la administradora de la Administración de Seguridad Nuclear Nacional, Lisa Gordon-Hagerty, para un par de reuniones informativas en persona en las oficinas del Departamento de Energía de North Las Vegas. Una sesión informativa fue no clasificada, aunque siguió una reunión clasificada subsecuente de la que solo Sisolak y los principales funcionarios del Departamento de Protección Ambiental de Nevada tuvieron conocimiento.

Sisolak se enteró del error en una llamada telefónica con el Subsecretario de Energía Dan Brouillette, quien le dijo al gobernador que los envíos habían sido etiquetados incorrectamente y que “podría contener material reactivo”, según la carta enviada la semana pasada.

“Tales residuos nunca han sido aprobados para su eliminación en el NNSS”, decía la carta.

El sitio de seguridad ha operado como un lugar de eliminación permanente para lo que el gobierno federal clasifica como desechos nucleares de bajo nivel, que pueden incluir trapos, ropa, escombros de construcción, filtros y otros equipos contaminados por la exposición al material radioactivo.

La oficina del gobernador dijo que el Departamento de Energía aún no ha confirmado que los envíos contuvieran materiales reactivos, lo cual según la oficina de Sisolak “provocaría problemas de seguridad adicionales y se opondría a los permisos estatales existentes y los estatutos federales que rigen la misión de eliminación de residuos en el NNSS”.

El sitio también recibe algunos residuos de “bajo nivel mixto”, que contienen residuos de bajo nivel y materiales de residuos peligrosos, como basura, lodos y otros materiales de residuos sólidos desechados, siempre que el material reactivo haya sido neutralizado. El NNSS no acepta residuos mezclados con lodos, líquidos o recipientes a presión, según el portavoz del DOE.

El portavoz dijo que los contenedores enviados desde Tennessee contenían lo que el departamento denomina “squibs”, pequeños dispositivos presurizados diseñados para cortar cables de forma remota, lo que viola el acuerdo de aceptación de desechos del NNSS.

Destinados a instalaciones separadas

Debido a que incluyen material peligroso, se supone que los residuos mezclados se manejan por separado en una instalación dedicada en el sitio de seguridad donde se procesan. Los residuos de nivel mixto se entierran en trincheras revestidas como medida de precaución, mientras que los residuos de bajo nivel se entierran en zanjas sin revestimiento.

Pero los envíos enviados entre 2013 y 2018 no se catalogaron adecuadamente, lo que significa que el gobierno federal no sabe cuáles eran los desechos de bajo nivel y cuáles posiblemente contenían materiales peligrosos.

Más allá de violar el propio acuerdo de criterios de aceptación de desechos del sitio, no saber el tipo de desechos que se almacenan en el sitio de seguridad podría ser riesgoso para los aproximadamente 3 mil empleados del sitio, así como para el ecosistema circundante. Los materiales se clasifican como peligrosos porque “se sabe que son perjudiciales para la salud humana y el medio ambiente cuando no se manejan adecuadamente, independientemente de su concentración”, según el sitio web de la Agencia de Protección Ambiental.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST