Hombre de Las Vegas describe hallazgo de esposa e hija muertas en 2012

Arturo Martínez despertó aturdido, tropezando a través de su casa en Las Vegas, sangrando y sin poder hablar.

Su esposa yacía inmóvil en una puerta. Al principio, no sabía si estaba soñando. Luego se acercó.

“Sabía que ella estaba muerta”, le dijo al jurado el jueves.

Martínez ocupó el estrado de los testigos durante el juicio de pena de muerte contra Bryan Clay, acusado de violar y matar a Ignacia “Yadira” Martínez, de 38 años, y a la hija de 10 años de la pareja, Karla, en abril de 2012.

Golpeado con el mismo martillo que los fiscales dicen que fue utilizado para matar a las dos, aun arrastrando los pies a través de la oscuridad de la madrugada, Arturo Martínez se dirigió hacia la niña.

“Y vi lo mismo”, dijo, “derramamiento de sangre por toda la habitación”.

Dijo que presionó las yemas de sus dedos sobre sus ojos, que permanecieron abiertos.

Sus dos hijos, Christopher, en ese entonces de 9 y Alejandro, de 5, estaban vivos e ilesos.

Cuando Arturo Martínez tropezó a través de la casa, no sabía que estaba herido hasta que se dio cuenta de que no podía verbalizar palabras a su hijo mayor. Abrazó al niño e intentó protegerlo del horror en su hogar.

“Estaba tratando de encontrar el teléfono pero no recordaba en dónde estaba”, testificó; diciendo que recordaba haberse sentido cansado y mareado.

Se acostó en la cama del menor de los niños, antes de que Christopher lo despertara para decirle que iría a la escuela a buscar ayuda.

Cuando la policía llegó a la casa, el menor lloraba y Arturo Martínez, un ex boxeador, fue esposado y llevado en ambulancia. Las autoridades no sabían quién había matado a su esposa e hija.

Pasó varios días en estado de coma antes de despertarse en una habitación del Centro Médico de la Universidad.

Durante el interrogatorio, el abogado defensor Tony Sgro, quien a principios de esta semana le pidió al jurado que absolviera a Clay, cuestionó a Arturo Martínez sobre su relación con los vecinos.

El testigo atestiguó que los vehículos de los vecinos a veces bloquearon su cochera, pero no podía recordar ninguna otra disputa.

Después de repetidas demoras en los juicios desde su arresto a fines de abril de 2012, Clay se enfrenta a un jurado por dos cargos de asesinato y cargos de secuestro, intento de asesinato y agresión sexual. Si los jurados lo condenan por asesinato en primer grado, podrían enviarlo al corredor de la muerte.

Clay, ahora de 27 años, dijo a los investigadores en el momento de su arresto que se desmayó y no tiene ningún recuerdo de lo que sucedió la noche de los asesinatos.

De acuerdo con los documentos judiciales, el atacante de Martínez dejó una chaqueta envuelta en una camiseta negra, desechada en la calle y encontrada por un vecino temprano en la mañana del 15 de abril de 2012.

Se le mostró una fotografía de la chaqueta el jueves, Arturo Martínez dijo que no la reconoció.

Clay, quien dijo no conocer a ninguna de las víctimas, fue arrestado luego de que la policía allanara la casa de su madre.

Permanece en el Centro de Detención del Condado de Clark sin derecho a fianza.

Póngase en contacto con David Ferrara en dferrara@reviewjournal.com o al 702-380-1039. Sigue a @randompoker en Twitter.

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like