ICE realiza redadas en tiendas 7-Eleven en todo el país, incluidas algunas en Nevada

Los oficiales de la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas de E.U. arrestaron el miércoles a 21 presuntos empleados indocumentados en las ubicaciones de la franquicia 7-Eleven en todo el país, incluso en Nevada.

Los arrestos, que son administrativos y exigen que los detenidos comparezcan ante un tribunal de inmigración, formaron parte de una barrida de ICE en el que la agencia notifico a 98 tiendas 7-Eleven con avisos de auditoría, una herramienta que la agencia usa para monitorear si las tiendas están contratando trabajadores indocumentados. No se sabía cuántos lugares en Nevada fueron notificados.

“Las acciones de hoy envían un fuerte mensaje a las empresas estadounidenses que contratan y emplean una fuerza laboral ilegal: ICE hará cumplir la ley, y si se descubre que infringe la ley, se le hará responsable”, dijo el subdirector del ICE, Thomas D. Homan en una declaración por correo electrónico el miércoles.

Derek Benner, un alto funcionario de ICE, dijo a The Associated Press que la operación del miércoles fue “la primera de muchas” y “un presagio de lo que está por venir” para los empleadores.

Seven-Eleven, Inc., de Irving, Texas, que administra la operación de franquicias en Estados Unidos, dijo en un correo electrónico que los dueños de las franquicias son los únicos responsables de la contratación y que la empresa exige que todos los propietarios de las franquicias cumplan la ley.

“Seven-Eleven toma en serio el cumplimiento de las leyes de inmigración y ha rescindido los acuerdos de franquicia de los franquiciados condenados por violar estas leyes”, dijo el correo electrónico. La compañía no dijo si terminaría los contratos de esos lugares donde los 21 empleados indocumentados fueron arrestados.

No es la primera vez que las franquicias 7-Eleven se meten en problemas por contratar a personas indocumentadas. En 2013, ICE Homeland Security Investigations arrestó a nueve propietarios y gerentes de franquicias en Virginia y Long Island, Nueva York, acusados de conspirar para cometer fraude electrónico, robar identidades y ocultar y albergar a empleados indocumentados.

Ocho de los nueve se declararon culpables y se les ordenó pagar más de $ 2.6 millones en restitución y perder 14 franquicias 7-Eleven y propiedades inmobiliarias de Nueva York valuadas en más de $ 1.3 millones. Un comunicado de prensa del ICE de 2013 calificó el caso como “el mayor decomiso de delincuentes extranjeros en la historia del Departamento de Seguridad Nacional”.

Una vez que un negocio recibe una notificación de inspección, tiene tres días para entregar copias de los formularios de verificación de elegibilidad de empleo o I-9. Si una investigación descubre una violación, la empresa está sujeta a multas y, en los casos en que la ley fue violada a sabiendas, el enjuiciamiento penal, de acuerdo con ICE.

Cualquier persona que se encuentre indocumentada durante una investigación puede ser arrestada e iniciada en un proceso de deportación, la vocera de ICE Lori Haley escribió en un correo electrónico el miércoles.

Bajo la administración del presidente Donald Trump, las detenciones de ICE aumentaron en casi un 38 por ciento desde finales de enero y finales de abril de 2017 en comparación con el mismo período de tiempo en 2016, según la agencia.

Los expertos en inmigración en Las Vegas dijeron que los arrestos, comúnmente conocidos como “redadas”, ocurrieron con poca frecuencia a nivel local.

Póngase en contacto con Jessie Bekker en jbekker@reviewjournal.com o al 702-380-4563. Sigue a @jessiebekks en Twitter.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like