Las Vegas se unió a la protesta nacional “Un día sin inmigrantes”

Fue algo informal que se corrió de boca en boca, en social media y algo en la prensa regular, pero el jueves 16 de febrero varios negocios hispanos cerraron todo el día, mientras que algunas personas faltaron al trabajo, no consumieron y algunas dejaron de mandar a sus hijos a la escuela. El motivo fue unirse a la protesta nacional bajo el lema “Un día sin inmigrantes”.

El jueves 16 de febrero al menos los supermercados La Bonita y Mariana’s cerraron sus puertas; igual que restaurantes como Vegenation y Lindo Michoacán. Los letreros un poco improvisados en las puertas de acceso informaron “Cerrado por solidaridad con la protesta Un Día sin Inmigrantes”.

El movimiento de protesta “Un día sin inmigrantes” es en reacción a las políticas y acciones que el presidente Donald Trump ha llevado a cabo con inmigración, que incluyen deportación, la construcción de un muro en la frontera sur y la prohibición temporal de entrada a viajeros de siete países predominantemente musulmanes.

Para la tarde del jueves 16 no se sabía con exactitud la cantidad ni el tipo de negocios que dejaron de operar por el día, ni la cantidad de personas que dejaron de trabajar o la baja en el consumo. Pero los comercios mencionados arriba dan una idea del movimiento que tomó forma con sus cierres de operaciones.

El propietario fundador de los restaurantes Lindo Michoacán, Javier Barajas (mexicoamericano y republicano) dijo a El Tiempo que él está encantado de servir a la clientela del valle. Pero está molesto con las acciones que el presidente Donald Trump lleva contra los mexicanos y otras minorías. Si al cerrar nuestros negocios por un día sirve para pedir respeto pues lo hacemos, afirmó.

Por su parte Ruben Anaya, gerente general de Mariana’s Supermarkets, dijo a Las Vegas Review-Journal que su familia procura no inmiscuirse en asuntos sociales, aunque 10 años atrás lo hizo cuando en el nivel nacional y local se dieron una serie de marchas para apoyar a la comunidad indocumentada.

Esta ocasión con el “Día sin inmigrantes” decidimos cerrar el jueves luego que los empleados empezaron a pedir permiso para faltar, dijo Anaya. Hemos estado aquí por más de 27 años y nuestros empleados son una buena razón de ello; la unidad hispana aquí es una gran razón por la que hemos crecido, afirmó Anaya, quien no especificó pero comentó que el cierre les significa gran pérdida de dinero.

La gente que llegaba a las tiendas en su mayoría entendió el cierre y algunos comentaron que lo debían haber hecho otros también, como el supermercado Cárdenas.

Poco antes del cierre de este reporte se supo que la tienda Cárdenas una de las cadenas más grandes del valle, también había cerrado sus puertas a partir de la media tarde, en solidaridad con la protesta. Pero no se pudo confirmar.

Dos escuelas

La asistencia en dos de las escuelas con mucha población latina fue irregular a la baja. Las dos escuelas con alta población minoritaria son Rancho High School, con cerca de 71% de los 3,255 estudiantes que son hispanos. Y Hyde Park Middle School, con 45% hispanos, de acuerdo con estadísticas del año escolar 2014 – 2015.

En la capital

En Carson City, la capital de Nevada, el asambleísta Nelson Araujo (D-Las Vegas) habló en la sesión del día y dedicó tiempo a expresar su solidaridad con la protesta “Un día sin inmigrantes”. Se describió como hijo de una mujer inmigrante que trabaja largas jornadas limpiando cuartos de hotel en Las Vegas, y con su trabajo ha hecho posible que su familia tenga la posibilidad de tener éxito en este gran país. “Yo no podría estar aquí (en la legislatura) si no fuera por esa mujer inmigrante, afirmó Araujo.

Por su parte en la misma sesión legislativa el asambleísta Chris Edwards (R-Las Vegas) dijo que hay mucha desinformación. El debate acalorado sobre las acciones ejecutivas del presidente lleva mucha desinformación, que oscurece las legítimas preocupaciones sobre la seguridad nacional, dijo.

En el país

Reportes de agencias informativas como Associated Press (AP) dieron cuenta que la jornada “Un día sin inmigrantes” tuvo resonancia en ciudades como Boston, Chicago, Filadelfia, Nueva York, Los Ángeles, San Francisco y Austin, con cierre de supermercados, restaurantes, taquerías y diversos negocios, además de marchas de gente portando carteles y gritando consignas contra las políticas del presidente Trump.

Un despacho de la AP informa: “Lo más importante a resaltar de esta dinámica es que no es algo antagónico de empleado contra empleador”, dijo Janet Murgía, presidenta del Nacional de La Raza, un grupo en pro de los derechos hispanos. “Esto es de empleadores y trabajadores unidos, no en conflicto”.

“Hoy en día los negocios no pueden funcionar sin trabajadores inmigrantes”, añadió. (Con información de Las Vegas Review-Journal, y Associated Press).

 

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like