Ocurren dos balaceras cercanas y casi simultáneas

Dos balaceras ocurridas la noche del jueves 1 de septiembre dejaron al menos un muerto. La primera fue poco antes de las 8 de la noche cerca de la avenida Twain y la Paradise Road. La segunda fue a las 8 pm en las canchas de básquetbol cercanas a la biblioteca West Las Vegas.

La Policía Metropolitana, que acudió de inmediato, no tuvo sospechosos arrestados pero estuvo entrevistando testigos y gente de las zonas. Los tiroteos sucedieron con minutos de diferencia y unas 8 millas de distancia entre si.

De acuerdo con información de la Policía Metropolitana el primer tiroteo fue poco antes de las ocho de la noche, en el 497 North Circle, cerca de la avenida Twain y Paradise Road. Al momento no se tenían arrestos y no se tenia mucha información sobre el caso.

El otro ocurrió alrededor de las 8 pm en el lugar llamado Palacio Park, en el 947 W. Lake Mead, cerca de Martin Luther King. Se supo que al menos una persona fue balaceada en el pecho y fue llevada al UMC, Centro Médico Universitario, unidad de cuidados intensivos, donde finalmente murió.

La policía informó que se trataba de un hombre negro joven, pero no tenían determinada su edad.

A las 10 de la noche los acontecimientos estaban bajo investigación policíaca como homicidios, y nadie había sido arrestado.

La policía aseguró la escena del segundo incidente; marcó los lugares donde cayeron los casquillos de bala, entrevistó testigos y gente cercana al lugar, a las canchas de básquetbol.

Cerca de las 10:45 de la noche, en la escena del parque deportivo, tres mujeres se acercaron; pidieron entrar a la escena del crimen; dijeron conocer a la persona víctima y a un pariente que estaba en el lugar, dijeron a la policía.

En tanto que los oficiales de policía trataban de juntar al pariente y a las mujeres, una de ellas recibió una llamada telefónica informando que (la víctima balaceada) “estaba muerto”.

Al escuchaar la noticia una de las mujeres de inmediato entró en llanto, mientras otra apuró su cigarro con su mano nerviosa. La mujer que recibió la llamada clamó “ese muchacho estuvo en mi casa. Ese muchacho estuvo en mi casa”.

La policía Metropolitana continuó la investigación al igual que la Oficina del Forense.

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like